En Una Baldosa: cómo llegar al Mundial Brasil 2014 a través de una colecta y del éxito en Twitter

Fuente: LA NACION - Crédito: Sebastián Rodeiro
El blog futbolero logró su objetivo y está viviendo una Copa del Mundo por dentro; la clave y el camino que los llevó a tierras brasileñas
Jeremías Prevosti
(0)
27 de junio de 2014  • 10:46

RIO DE JANEIRO (De un enviado especial).- 10 de junio de 2010. Mar del Plata, Argentina. Juan Claudio Castro está resignado. Sentado enfrente de la consola de Radio Metro de esa ciudad, donde trabaja como operador, repasa por su cabeza los dos meses de lucha y discusiones que parecen haber sido en vano. Piensa, se enoja y revisa su timeline de Twitter, en busca algún tuit o RT que le dé algunas precisiones. Mientras escoge el próximo tema que irá al aire, escucha pasos que se acercan. Él sigue molesto y no presta atención. Hasta que lo ve llegar, claro está. Es un televisor. Antiguo, en blanco y negro, sin cable y con un control bastante pesado. Pero un televisor al fin. "Tomá, mirá el Mundial", le dicen.

El Mundial Sudáfrica 2010 significó un quiebre para el creador del conocido blog En Una Baldosa. En todos los sentidos. Con la explosión del Twitter, su manera particular de mezclar el fútbol con otros temas de la actualidad, siempre buscando el fleje (y que pase), comenzó a darle popularidad en el mundo de las redes sociales, potenciando aún más la página Web. Pero, además, le hizo prometerse jamás volver a ver una Copa del Mundo en esas condiciones.

Fuente: LA NACION - Crédito: Sebastián Rodeiro

"Dije: ‘Ya está, el próximo voy’. Por eso, en 2011, empecé la campaña para primerear. El objetivo era juntar plata de las donaciones de la gente, yo sabía que no iba a llegar con eso, pero tenía que primerear para que las marcas se fijen en eso. Queríamos ser los primeros", recuerda en diálogo con canchallena.com, en un bar ubicado entre las sedes de Independiente y Racing, en Avellaneda, donde el fútbol parece quedar de lado. #UnMundialParaEnUnaBaldosa fue la campaña que lanzó sin mucha expectativa, pero que no tardó en sorprenderlo.

"Yo no me lo esperaba, pero al toque empezaron a llegar las donaciones. Uno llamó y preguntó si me había llegado. ¡Eran 500 pesos! Le dije que estaba loco y me respondió: ‘Más guita le paso a mi ex mujer por mes y me rompe los huevos. Ustedes me hacen cagar de risa’. Después, una chica de Salta me escribió y me dijo que a partir del minuto a minuto de los partidos había tenido una excusa para hablar de fútbol con su papá y había podido afianzar el vínculo", cuenta Castro. Pero la campaña no sólo les sirvió para juntar el dinero inicial, sino para contradecir alguna de las máximas baldoseras. Aquella en la que aseguran que "no c… nunca" es una. El CEO de @enunabaldosa, como se define, se puso de novio con una chica que colaboró con la causa.

El reclamo popular (acá iría un signo de pregunta) no tardó en llegar: "Tienen chivos y piden plata". Claro, el éxito que generó la colecta fue, como lo habían imaginado, un imán para las marcas. Una tras otras fueron poniéndose en contacto para "colaborar" de alguna manera. Así, con los 12 mil pesos que juntaron de la gente, el aporte de los auspiciantes, la generosidad de los fanáticos que ofrecieron alojamiento en Brasil (sólo en dos ciudades) y "unas 15 lucas" de cada integrante de En Una Baldosa pueden costear el viaje para cuatro personas y media.

Ni Castro puede decir con precisión cuántas personas colaboran con el blog. Ese fue uno de los problemas principales a la hora de armar la lista baldosera para el Mundial. Acá no importaba el grupo ni la comunión del plantel, sino estar en Brasil. Los elegidos, con algún corte BanegaStyle que jamás confesarán, fueron: Castro -el Messi del equipo-, @Smokeseller, @Cinetiquetar y el Uruguayo -conocido en Twitter como @Cabeza1979-. También los acompaña @PantherRosarote, la mascota del viaje, una peluche gigante de la Pantera Rosa.

Cuatro amigos en una camioneta, recorriendo diferentes sedes de un Mundial y viendo varios partidos en los estadio y en los Fan Fest. El sueño de todo "enfermito del fútbol". Hasta que alguien puso en jaque todo. "Si voy, tiene que ir mi mujer", pidió el Uruguayo, mientras las caras de sus compañeros mutaban hacia formas y figuras inimaginables. "Si era por mí, le decía que no, que ya fue, que se quede. No por ella, pero es el estilo del viaje. Pero después me puse a pensar que ellos dos son los únicos que saben manejar", narra Castro.

12 de junio de 2014. San Pablo, Brasil. Juan Claudio Castro está asombrado. Caminando por las calles vacías de la ciudad, donde arribó hace unas horas, repasa por su cabeza los tres años de trabajo y esfuerzo que lograron el objetivo. Piensa, sonríe y revisa sus notifications, donde más de 184 mil seguidores buscan un feedback casi imposible de sostener. Mientras posa para la foto de canchallena.com, escucha a un grupo de brasileños que se encuentran confiados para esta tarde. Él sigue feliz y no repara en ellos. Hasta que reacciona, claro está. En pocas horas estará en un Fan Fest. Lleno de brasileños, disfrutando del partido inaugural de Brasil 2014 y tratando de resistir las emociones. "Mirá, estás en un Mundial, se dice.

Así comenzó el viaje de En Una Baldosa por suelo brasileño. Durante la fase de Grupos, que terminó ayer, recorrieron cuatro ciudades: San Pablo, Curitiba, Camboriú -según explican en su página, "para recordar cómo eran los dorados años 90 (?)"- y Porto Alegre, donde permanecerán hasta el último día del mes. Luego, continuarán la ruta: Florianópolis, de nuevo Curitiba, Santos, Ubatuba y, finalmente, Río de Janeiro. Su debut mundialista se dio en Australia-Holanda, pero el partido más significativo fue, sin dudas, Corea del Sur-Argelia. "Fuimos porque era el más falopa y teníamos que estar nosotros en el encuentro más falopa del Mundial. Seis entradas sacamos. Pero si pedíamos 20, nos daban 20", confiesa Castro.

Pero fuera de la cancha, y del fútbol, el equipo de En Una Baldosa ya tiene material suficiente para sacar su segundo libro, luego del éxito de El veraz del fútbol. Las anécdotas están a la orden del día y cada una supera a la anterior. La primera sorpresa fue descubrir que uno de los integrantes tiene incontinencia urinaria y que deben parar en la ruta cada 15 minutos. Otra, una tanto más hollywoodense, que se les "perdió un coreano". Luego de una "fiesta multi-étnica", en la que varias personas de diferentes países se reúnen en una casa para celebrar el Mundial, este joven amaneció abrazado a @PantherRosarote. Se asustó tanto que salió corriendo, se subió a un taxi y nunca más apareció.

-¿Qué está haciendo En Una Baldosa en el Mundial?

-Laburar y pasarla bien. Trabajamos mucho para lograr esto y le mentimos a la gente, esperemos que no sea en vano, já… Esperá, mejor poné que no venimos a traerle suerte a la selección argentina, sino a mufar al resto de las selecciones.

Que no los escuche Julio Grondona.

Fuente: LA NACION - Crédito: Sebastián Rodeiro

Para conocer un poco más

Qué es En Una Baldosa. Comenzó en 2004 como un blog destinado a homenajear jugadores olvidados de los Mundiales. Luego, empezó a hacerlo con los players del ascenso y la respuesta del público no tardó en llegar. "El estilo tiene que ver con algo más desacartonado, no tan periodístico. Siempre le quisimos poner una impronta de humor, pero no queremos que sea un blog de humor. No somos humoristas, somos periodistas, queremos que eso quede claro", dice Castro.

El éxito en Twitter. @Enunabaldosa tiene más de 184 mil seguidores. La cuenta comenzó a tomar relevancia en 2010, con el Mundial de Sudáfrica, y terminó de posicionarse con los #MaM de los partidos del fútbol argentino. "Twitter nos explotó a nivel popular, dentro de lo que es el ambiente del fútbol, tampoco es que tenemos tantos seguidores. Antes nos conocía el enfermito del fútbol, que conoce a los jugadores del ascenso o que llegó a la página buscando a un defensor suplente de hace 15 años. Con las redes sociales, nos empezaron a seguir las minitas o los pibitos de 15 o 16 años, que conocen el fútbol desde ayer y antes de ayer, no desde hace 10 años", opina.

Otro título de Falcioni. Castro asegura que gran parte del éxito en Twitter se lo deben al Boca de Julio César Falcioni. "Ganaba todo los partidos, pero eran un embole. La gente buscaba algo más para entretenerse, porque eran una cosa... embolante", explica.

El tuit de la esperanza. "Me acuerdo el primer tuit que pegó, pero que pegó en serio porque tuvo más de 100 RT, que para nosotros era una barbaridad. Estaban jugando River e Independiente y en el entretiempo se dio a conocer que habían encontrado a los mineros de Chile con el cartel que decía: "Estamos bien los 33". Entonces, yo publiqué un tuit que decía: "Acaba de llegar la sonda con el mensaje del vestuario de Independiente: están los 11 muertos". Eso lo podía llegar a entender al que no sea muy futbolero".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.