Otra historia del apagón en Venezuela: el partido que duró dos días, no tuvo hinchas y se siguió por Facebook

El penal, la máxima emoción, pateado por Brayan Angulo, de Emelec, que pegó en el palo y salió desviado
El penal, la máxima emoción, pateado por Brayan Angulo, de Emelec, que pegó en el palo y salió desviado Crédito: @Emelec
Ariel Ruya
(0)
8 de marzo de 2019  • 17:58

El contexto, de por sí, es extraño, diferente a los últimos tiempos. El partido se transmite por Facebook Watch, un avance tecnológico en épocas revolucionarias en el mundo digital. Pero no se juega el jueves, el día previsto por la Conmebol para esos encuentros de Copa Libertadores. Se desarrolla un día después y a la tarde. El problema fue un apagón general en Venezuela, que provocó un revuelo mayúsculo, en todos los sectores. Político, social y, lógicamente, deportivo.

Deportivo Lara es un represente de Venezuela, reside en Barquisimeto, una de las sedes de la Copa América 2007. El jueves a la noche, su rival, Emelec, hacía los habituales entrenamientos preliminares, antes de la acción, con la esperanza de que volviera la luz. No hubo caso: el vacío estadio Metropolitano de Lara, con capacidad para 45.312 espectadores, siguió en silencio y a oscuras. El encuentro se disputó este viernes, a la tarde, con 32 grados de temperatura. Por Facebook, sin público por una antigua sanción y con pocas gambetas: el espectáculo, visto en cualquiera de los dispositivos que permite seguir la red social, fue visto por 55.800 personas en los mejores tramos. El 0 a 0 podría ser para el olvido. Sin embargo, tiene una historia que contar.

La parte política, en la profunda crisis que sufre Venezuela, tiene relación directa con el postergado partido. Fue masivo el corte de la energía eléctrica, que mantuvo a casi todos los estados del país a oscuras, una situación que el presidente Nicolás Maduro denunció como un "sabotaje". El corte de energía superó las 20 horas y no tiene antecedentes en Venezuela, según cita la agencia ANSA. Maduro "ha suspendido las clases y jornadas laborales el día de hoy, en aras de facilitar los trabajos y esfuerzos para la recuperación del servicio eléctrico en el país, víctima de la guerra eléctrica imperial!", escribió la vicepresidenta Delcy Rodríguez en su cuenta de Twitter. Los cortes de energía eléctrica se han vuelto frecuentes en un país que enfrenta cinco años de hiperinflación.

Una acción del partido, aburrido y parejo
Una acción del partido, aburrido y parejo Crédito: @Emelec

"La guerra eléctrica anunciada y dirigida por el imperialismo estadounidense en contra de nuestro pueblo será derrotada. Nada ni nadie podrá vencer al pueblo de Bolívar y Chávez. Máxima unidad de los patriotas!", escribió Maduro en Twitter. Y el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, se refirió al incidente con un sarcástico mensaje: "No hay comida. No hay medicinas. Ahora no hay electricidad. Lo próximo, no habrá Maduro". El estadio tiene grupo electrógeno propio. El problema iba a ser otro: llegar y salir del estadio, a pesar de que era a "puertas cerradas". En ese contexto, Lara sale a la cancha. No es el único: Zamora es el otro. Caracas y La Guaira se quedaron en la puerta.

Los equipos, unidos, antes del partido, con un mensaje contra los prejuicios
Los equipos, unidos, antes del partido, con un mensaje contra los prejuicios Crédito: @emelec

Lara y Emelec integran el Grupo B, junto con Cruzeiro y Huracán. En el conjunto venezolano fue titular Gonzalo Di Renzo, ex Lanús y en el equipo ecuatoriano, Leandro Vega, ex River. Y es dirigido por Mariano Soso, el joven y audaz DT, de 37 años, el admirador de Marcelo Bielsa que sólo dirigió 12 partidos en Gimnasia y Esgrima La Plata.

Vía Facebook, el partido tuvo 16.000 "comentarios", fue "compartido" 4.668 veces, contó con 48.268 "interacciones" y dispuso de un penal, fallado por Brayan Angulo, de Emelec. Y ni una persona en el estadio. ¿Qué pasó? El 17 de mayo pasado, durante el partido que perdió con Corinthians por 7 a 2, una botella fue arrojada desde una tribuna e impactó en su propio arquero, Luis Curiel. Con cortes en la cabeza, el arquero siguió jugando.

La Conmebol dispuso ciertas reglas, como cada vez que se juega un partido a puertas cerradas. Un máximo de 70 miembros de cada delegación, periodistas acreditados, 12 alcanzapelotas, policías y empleados varios, entre otros.

El mundo mira a Venezuela. Ahora, también, por el fútbol.

Por: Ariel Ruya

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.