El torneo Clausura. Entre la resignación y los silbidos