Esteban Andrada, imbatible en Boca: el récord, la "lesión" y por qué es su mejor momento

El gesto de dolor en Esteban Andrada, que sin embargo pudo terminar el partido
El gesto de dolor en Esteban Andrada, que sin embargo pudo terminar el partido Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
(0)
21 de septiembre de 2019  • 20:28

Esteban Andrada es, tal vez, el mejor arquero del fútbol argentino. Boca es el líder de la Superliga, con 17 puntos y todavía no recibió goles, todo un símbolo del sistema defensivo y de la capacidad del número 1 xeneize, todo un fuera de serie. Fue una de las figuras del triunfo contra San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro. El 2-0 pudo ser una diferencia mayor. Los datos, además, reflejan su magnífico presente, con la mira en las semifinales de la Copa Libertadores frente a River. Y más allá: es uno de los preferidos de Lionel Scaloni, el DT del seleccionado.

"Son estadísticas. No pienso en eso cuando salgo a la cancha. Que le vaya bien al equipo y luego viene de la mano todo lo demás. Trato de hacer bien las cosas. Salgo con las bestias de mis compañeros que dejan la vida, los centrales, el cinco, los dos extremos. Trato de no fallarles. Desde que llegué a Boca, entré con el pie derecho. La gente me demuestra el cariño día a día. Ojalá siga por este camino, pero el objetivo lo tenemos claro. Será duro. Hay que enfocarse en Newell's y luego en lo que viene", aseguró.

Los datos son elocuentes. Nunca en el profesionalismo un equipo arrancó el torneo y estuvo 7 fechas seguidas sin recibir goles. Racing, en 1966, y Vélez, en el Clausura 1993, estuvieron "solo" seis. Pasaron siete equipos que no pudieron quebrar el arco del conjunto de la Ribera: Huracán, Patronato, Aldosivi, Banfield, River, Estudiantes y San Lorenzo no lograron vulnerar los tres palos auriazules. Ahora, Andrada lleva 1049 minutos sin recibir goles.

El arquero de Boca se estuvo evaluando la zona de dolor y estuvo a punto de salir reemplazado por Marcos Díaz
El arquero de Boca se estuvo evaluando la zona de dolor y estuvo a punto de salir reemplazado por Marcos Díaz Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

Y acaricia un récord centenario: Marcos Croce, de Racing, mantuvo su valla invicta durante 1077 minutos, entre 1920 y 1921, distribuidos en 11 partidos y 67 minutos. Le faltan 28. Aunque esa etapa fue anterior al profesionalismo. Además, en lo que respecta al histórico récord de Carlos Barisio (1075).

Desde el comienzo de un campeonato, Andrada alcanzó 630 minutos sin sufrir goles. Superó a aquel Racing, custodiado por Agustín Cejas, con 586 minutos y al Vélez de José Luis Chilavert, con 570, estrellas del arco que padecieron goles en la fecha séptima.

Entre tantos números, una preocupación: Andrada se tomó varias veces el aductor de la pierna izquierda. ¿Es para preocuparse? ¿Llegará en óptimas condiciones al choque en el Monumental? Marcos Díaz estuvo a punto de ingresar durante los primeros minutos de la segunda mitad. "Estoy bien, se me puso duro en el aductor en la zona de arriba pero me dejó terminar. Estoy contento por el arco en cero. Quiero felicitar a mis compañeros que hicieron un gran partido. Estoy en mi mejor momento por ellos, también", comentó.

Y fue más allá: "Es la primera vez que me pasa en un partido que siento duro el aductor. Ojalá no sea nada. Me revisarán los médicos. Trataré de recuperarme lo antes posible. Un superclásico es lo mejor que a un jugador le puede pasar".

Andrada, preocupado con los aductores
Andrada, preocupado con los aductores Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.