Independiente se derrumbó como un castillo de naipes y Estudiantes lo aprovechó

Argentina Superliga
  • 3
Estudiantes La Plata

Estudiantes La Plata

  • Ángel González /
  • Diego García /
  • Enzo Kalinski
  • 0
Independiente

Independiente

Máximo Randrup
(0)
19 de agosto de 2019  • 23:00

LA PLATA.- Independiente soñaba con la Sudamericana y estaba bien: se encontraba entre los mejores. Quedó eliminado y se enfocó rápidamente en la Superliga. Venía de un triunfo ante el subcampeón y la intención era alistarse rápidamente como un candidato. Estudiantes le propinó una trompada difícil de asimilar. Le ganó 3-0, gracias a un segundo tiempo soberbio y los goles de Ángel González, Diego García y Enzo Kalinski, que cerró el resultado con una brillante chilena.

Durante toda la etapa inicial, las buenas intenciones quedaron en eso. En el deseo. En lo abstracto. Estudiantes e Independiente, am-biciosos por convicción pero también por necesidad, no lograron llevar a la práctica lo que habían planificado. Intentaron ser prolijos y agresivos, aunque jamás prosperaron. Casi en un parpadeo, la horizontalidad aplastó a la verticalidad; la posesión (de un lado y del otro) se convirtió en monotonía.

La noche transcurrió sin aproximaciones hasta los 24 minutos, momento en el que se cortó la tendencia con un remate del Rojo que no generó ni una pizca de peligro. Si bien Martín Benítez ganó bien la posición por el sector izquierda, luego se apuró y le pegó muy mal. Un rato más tarde llegó el primer acercamiento del Pincha: el intento por sorprender de Federico González salió por arriba del travesaño por amplio margen.

Justo antes del descanso, Estudiantes dispuso de dos oportunidades para ser peligroso: un tiro libre cerca del área y un pase en profundidad. Desaprovechó las dos ocasiones. La pelota rebotó contra la barrera, mientras que la incisiva habilitación quedó en la nada porque Diego García perdió de vista el balón y se le fue por la línea de fondo.

¿Situaciones reales de riesgo en la primera parte? Ninguna. Intentaron ser punzantes, es cierto. Sin embargo, enseguida se tornaron previsibles. Inofensivos. La urgencia de ambos -Estudiantes por su magro promedio e Independiente por haber quedado afuera de la Copa Sudamericana- nunca se tradujo en vehemencia y el entretiempo pareció un bálsamo. La chance para los dos de recalcular.

Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

La segunda etapa fue otra historia. Ya de entrada. De hecho, la apertura del marcador fue al minuto de juego. El recién ingresado Nahuel Estévez presionó a Lucas Romero, se la quitó y avanzó libre. Tras el disparo del mediocampista, se dio el segundo error indivi-dual de Independiente: Martín Campaña entregó un rebote largo y Ángel González lo aprovechó con una definición suave para el 1-0. Sí, justo el futbolista que se disputaron en el mercado de pases y finalmente firmó para el León.

Ese tanto dejó grogui al conjunto de Sebastián Beccacece y envalentonó (casi) hasta el infinito al equipo de Gabriel Milito. No crean que la visita se entregó. Atinó una reacción, pero no tuvo forma de sostenerla. El local, que primero optó por replegarse un poco, se dio cuenta las fragilidades de su adversario y entonces aceleró. El 2-0 lo gestó Facundo Mura, con una escalada por izquierda, y lo firmó Diego García con una precisa definición cruzada.

Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

Fue un sopapo letal para Independiente, que ahí sí se entregó. Solo hubo tiempo para el mejor de la fecha (¡y del campeonato!), que también fue de Estudiantes. Enzo Kalinski, la figura por su regularidad y sobre todo por su obra maestra, la paró de pecho, hizo dos jueguitos y metió una chilena digna de otro Enzo (el uruguayo Francescoli).

Del aburrimiento del primer capítulo, a la contundencia de Estudiantes del segundo. Así fue el partido en La Plata. Un alivio para el León, que se despega un poco de la zona caliente de los promedios; un signo de interrogación para el Rojo, que suma otra desilusión.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.