Zona liberada: el fútbol no tiene fronteras (ni límites)

Cristian Grosso
Cristian Grosso LA NACION
Un empleado desinfecta los bancos de suplente en el estadio Morumbí, de San Pablo; la pelota volvió a rodar en la Copa Libertadores, como si fuera inmune al coronavirus.
Un empleado desinfecta los bancos de suplente en el estadio Morumbí, de San Pablo; la pelota volvió a rodar en la Copa Libertadores, como si fuera inmune al coronavirus.
(0)
18 de septiembre de 2020  • 23:59

El fútbol hace lo que se le ocurre. Hasta desentenderse de una enfermedad que ya se apoderó de casi un millón de vidas por todo el planeta. Cuarentenas interrumpidas... Cuánta hipocresía que encierra ese término. La única manera en que la FIFA pudo destrabar el comienzo de las eliminatorias sudamericanas fue cuando tuvo la certeza de que los gobiernos europeos no les exigirían 14 días de cuarentena a los futbolistas que volviesen de jugar por sus países en América del Sur. Que se cumplirán los reglamentos para abrir la ruta clasificatoria a Qatar 2022 es una verdad a medias: sólo fue posible cuando a los dueños de los futbolistas les garantizaron que sus piezas no quedarían encerradas por un tiempo.

Se aseguraron excepciones sanitarias, algo así como un visado de impunidad. Si el fútbol nunca conoció de fronteras -valor de integración e igualdad-, en pandemia le agrada hacer alarde de sus facultades. Exceso de poder.

De repente, los Estados dejan de velar por la salud de sus ciudadanos. Acá y en todas partes. O al menos, se hacen los distraídos con el fútbol. ¿Que se trata de un fabuloso motor laboral que sostiene a miles de familias? Es cierto. Sería noble asumirlo. Pero mejor, disfrazarlo con mil eufemismos y maquillar las mentiras evidentes. El fútbol mueve millones, y esos engranajes no pueden detenerse por demasiado tiempo.

Gianni Infantino, presidente de la FIFA, junto a Claudio Tapia, titular de la AFA; el poderoso fútbol logró excepciones para los jugadores, con tal de que se reanude la acción.
Gianni Infantino, presidente de la FIFA, junto a Claudio Tapia, titular de la AFA; el poderoso fútbol logró excepciones para los jugadores, con tal de que se reanude la acción. Fuente: Archivo

Había antecedentes. El retorno de la Liga de Naciones de Europa se concretó hace algunas semanas cuando se certificaron idénticos permisos, entonces Olivier Giroud y Antoine Griezmann fueron desde Inglaterra y España, respectivamente, a París para participar de Francia vs. Croacia, y regresaron sin problemas. O Sergio Ramos y Ansu Fati defendieron la camiseta de España contra Alemania, y volvieron de Stuttgart con un empate conseguido en el tiempo adicionado. Como ellos cuatro, tantos más. Distancias cortas, beneficios plenos. Dirán que con un PCR a la vuelta alcanzará. No es así. El crack puede estar más a resguardo, pero, ¿saben cuántos auxiliares, colaboradores, 'desconocidos' en definitiva, enfermos dejó la Champions, la Europa y la Nations League? Muchos. Incluso, todavía hay hospitalizados hoy.

No son unos u otros, son todos. Cada uno busca cubrirse para que el carrusel no deje de girar. La Liga de España, ya en marcha, por ejemplo, sólo tolerará una postergación por club, durante toda la temporada, en caso de presentar algún brote. Una. Y después de la fecha 30 ya nadie podrá pedir suspensión para no interferir con el sprint de la definición. Sí, interferir. Muy sensible, ¿no? El club que haya postergado ya un encuentro, y tuviese al apremio de hacerlo nuevamente... se encontrará con una sentencia: se le dará por perdido por 3-0 ese juego. Cada club debió comunicar un estadio alternativo fuera de su comunidad autónoma... El fútbol no se detendrá. No se debe detener.

¿Saben cuántos auxiliares, colaboradores, 'desconocidos' en definitiva, enfermos dejó la Champions, la Europa y la Nations League? Muchos. Incluso, todavía hay hospitalizados hoy.

América del Sur también pesa en la mesa del fútbol porque entre su patrimonio aparecen varias de las más rentables estrellas del firmamento. Hasta sobrevoló una amenaza de boicot por parte de la Conmebol si no se destrababan las habilitaciones. ¿Una Copa del Mundo sin sudamericanos? Imposible. Claro que la Concacaf no tuvo esa suerte y la FIFA pateó sus eliminatorias para 2021. "Muchas partes de la región continúan atravesando situaciones de salud pública muy desafiantes y ése ha sido un factor clave en esta decisión", explicaron el 8 de septiembre. Y no hay dudas de esa realidad. Pero la disparidad de criterio echa luz sobre las conductas. Y los intereses.

Boca viajó en un avión especial para jugar en Asunción.
Boca viajó en un avión especial para jugar en Asunción. Fuente: LA NACION

El jueves, cuando se reanudó la Copa Libertadores para Boca, River, Racing, Defensa y Justicia y Tigre, se estableció un nuevo récord de contagios después de 199 días del primer caso de Covid-19 en la Argentina. Vaya simbolismo. Messi, Lautaro, Leo Balerdi, Otamendi o Lucas Alario, por ejemplo, podrán llegar desde España, Italia, Francia, Inglaterra y Alemania para enfrentarse el 8 y 13 de octubre con Ecuador y Bolivia. Y de inmediato estarán otra vez a disposición de Barcelona, Inter, Marsella, Manchester City y Bayer Leverkusen. Zona liberada, ellos consiguieron la membresía de insustituibles mientras el planeta corre contrarreloj detrás de una vacuna. No es su culpa, es la cadena de producción. ¿Permanecerán toda su estada en el predio de Ezeiza o tendrán alguna tardecita libre?

A la vez, recorrer las rutas del país es una odisea. En muchos casos, los cruces entre jurisdicciones se convirtieron en aduanas internas. En los accesos a pueblos y pequeñas ciudades se ven retenes y barricadas. Caravanas de vehículos encapsulados y horas de esperas dificultan el tránsito de una provincia a otra. Aun con permisos, aun con la categoría de esencial y una prueba de PCR negativo. El fútbol se pavonea con sus privilegios.

El ciudadano de a pie continuará sin poder despedir a un familiar moribundo si viven muy lejos uno de otro. Pero los vuelos seguirán llevando y trayendo futbolistas. Por toda América y del otro lado del océano Atlántico también. Si la Conmebol ya había logrado la sumisión de los diez jefes de Estado de la región, que autorizaron "la burbuja sanitaria" para la 'segura' reanudación de la Copa Libertadores, ¿cómo la FIFA no iba a domesticar a quien hiciera falta? La industria más lucrativa del mundo tiene laderos del más alto nivel. Siempre dispuestos a evadirse por un rato de la realidad si hay un partido de fútbol en televisión.

Racing-Nacional, el jueves en Avellaneda; el mismo día en que en Argentina hubo un récord de contagios por coronavirus, volvió el fútbol.
Racing-Nacional, el jueves en Avellaneda; el mismo día en que en Argentina hubo un récord de contagios por coronavirus, volvió el fútbol. Crédito: Conmebol

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.