Fuera de juego

Las eliminatorias marginaron de Corea–Japón 2002 a grandes figuras como Davids, Salas, Giggs, Litmanen, Angel, Seedorf, Kallon y Revivo, entre otros
(0)
6 de diciembre de 2001  

El Mundial Corea–Japón 2002 tiene fechas, horarios, estadios, protagonistas... y ausentes. Las eliminatorias por el planeta hicieron desbarrancar las ilusiones de muchos. Incluso, de varios consagrados que deberán conformarse con seguir la competencia por televisión. Y si se trata de retratar un traspié paradigmático, allí aparece la frustración de Holanda. Es que una verdadera constelación de estrellas quedó relegada a la incómoda posición de observador, como los futbolistas de Barcelona Patrick Kluivert, Marc Overmars y Phillip Cocu; de Chelsea, Boudewijn Zenden y Jimmy Floyd Hasselbaink; el goleador de Manchester Ruud van Nistelrooy, y el de Deportivo La Coruña Roy Makaay; el arquero Edwin van der Sar (Fulham) y, en Italia, el volante Edgar Davids (Juventus) y el defensor Jaap Stam (Lazio).

Mientras la primera Copa del Mundo del Siglo XXI extrañará al letal goleador ucranio Andrij Shevchenko, Yugoslavia sumó también un significativo grupo de desertores forzosos, como Goran Djorovic (La Coruña), Miroslav Djukic (Valencia), Savo Milosevic (Parma), Pedrag Mijatovic (Fiorentina) y Dejan Stankovic, Darko Kovacevic y Sinisa Mihajlovic, todos de Lazio. Y Rumania aportó otra legión de desterrados, como Bogdan Stelea (Salamanca), Cosmin Contra (Milan), Gheorghe Popescu (Lecce), Adrian Mutu (Verona), Dorinel Munteanu (Wolfsburg) y Adrian Ilie (Valencia).

Sin Noruega, han quedado excluidos John Carew (Valencia), Ole Solskjar (Manchester), John Riise (Liverpool) y Tore Andre Flo (Glasgow Rangers), y lo mismo ocurrió con los checos Karel Poborsky (Lazio), Pavel Nedved (Juventus) y Thomas Repka (Fiorentina).

Pero el tamiz clasificatorio en el Viejo Continente fue más allá y también marginó a jugadores como el búlgaro Krassimir Balakov (Stuttgart), el galés Ryan Giggs (Manchester), el griego Grigorios Georgatos (Internazionale), el finés Jari Litmanen (Liverpool), el suizo Ciriaco Sforza (Bayern Munich), el israelí Haim Revivo (Fenerbahce, de Turquía), el bielorruso Sergei Gurenko (Parma), el bosnio Hasan Salihamidzic (Bayern Munich) y el georgiano Kakha Kaladze (Milan).

Las ausencias más significativas de América las concentró la eliminación de Colombia, ya que no estarán ni Oscar Córdoba (Boca), Iván Córdoba (Internazionale), Juan Pablo Angel (Aston Villa) y Jorge Bermúdez (AEK, de Atenas). Mientras que, sin Chile, Marcelo Salas (Juventus) y Clarence Acuña (Newcastle) también se perderán el Mundial. Lo mismo que los peruanos Claudio Pizarro (Bayern Munich) y Nolberto Solano (Newcastle). Siempre en el mismo continente, pero más al Norte, el hondureño David Suazo (Cagliari), el jamaiquino Deon Burton (Derby County) y el triniteño Russel Latapy (Glasgow Rangers) igualmente quedaron condenados al faltazo obligado.

Desde Africa no estarán los ghaneses Samuel Kuffour (Bayern Munich), Stephen Appiah (Parma), Mohammed Gargo (Udinese) y George Boateng (Aston Villa). Pero, claro, no serán los únicos. A la lista se pueden sumar los marroquíes Noureddine Naybet (La Coruña) y El Moustafa Hadji (Aston Villa), y los delanteros Ibrahima Bakayoko (Olympique de Marseille), de Costa de Marfil; Mohamed Kallon (Internazionale), de Sierra Leona, y el popular liberiano George Weah.

El sorteo del sábado último, en Pusan, abrió paso a las especulaciones y las apuestas. Es que ya se juega el Mundial 2002. Pero mientras algunos buscan una ciudad japonesa o surcoreana donde concentrarse, otros se han resignado a organizar sus vacaciones menos deseadas.

Por siempre relegados

Hay figuras, estrellas de clubes poderosos que saben que su presencia en un Mundial es casi utópica. Ellos representan a naciones sin potencial futbolístico, como los delanteros George Weah (Liberia; juega en Al-Jazirah, de Arabia Saudita), Mohamed Kallon (Sierra Leona; en Inter), Dwight Yorke (Trinidad y Tobago; en Manchester), Jari Litmanen (Finlandia; en Liverpool), Julio César Dely Valdés (Panamá; en Málaga) y el galés Ryan Giggs, un símbolo de Manchester United.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.