Giovani Lo Celso y su último sueño por cumplir en Rosario Central antes de sumarse al PSG

El habilidoso volante anhela despedirse del equipo rosarino con un título; mientras espera encontrarse con Di María en París,
Cristian Grosso
(0)
4 de noviembre de 2016  

Lo Celso, en el patio de su casa en el barrio Alberdi
Lo Celso, en el patio de su casa en el barrio Alberdi Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Manera

ROSARIO.- "Hola Mono?, soy Angelito", escuchó a través del celular. Giovani Lo Celso estaba concentrado cuando sonó el teléfono. Por primera vez iba a estar en el banco de Central y la ansiedad del probable debut de repente quedó postergada por los nervios que le provocó esa comunicación. "Cuando le reconocí la voz me empezó a temblar la mano...", confiesa el Mono, el apodo que papá Juan le puso a Gio a partir de sus diabluras infantiles. "Era Di María, mi ídolo, que me deseaba suerte por si me tocaba entrar al día siguiente contra River". El estreno llegó unas semanas más tarde, en julio del año pasado, contra Vélez. Pero aquel llamado lo marcó. Sin sospechar que "Angelito" volvería a cruzarse en su vida...

Di María esperó hasta la madrugada parisina el desenlace de Central-Boca. Y se durmió feliz. Lo Celso terminó igual de contento, aunque una sobrecarga en el aductor lo obligó a salir. Volverán a encontrarse pronto porque el Mono fue contratado por París Saint-Germain en una operación global de 15 millones de dólares. Pero antes de ser compañeros, hay una cuenta pendiente que atraviesa sus corazones canalla. "La Copa Argentina es mi sueño. Es el torneo que termina en diciembre y es hasta dónde yo puedo jugar. Antes de irme al PSG, Central y yo tenemos una obsesión", cuenta Gio desde sus reflexivos 20 años.

-¿Qué vas a extrañar?

-No voy a poder ir a la isla con mis amigos. No me gusta pescar, pero sí estar por ahí tirado en el río, comer un asadito...

-Del Paraná al río Sena...

-Sí, pero no me imagino comiendo un asadito en sus márgenes. La rutina del río me va a faltar, especialmente los fines de semana que tenemos libre... Porque los días de semana soy más de juntarme con los amigos en alguna casa a jugar a la Play.

-¿Y en la Play con qué equipo jugás?

-Si jugamos con europeos puede ser Barça o Real... o por ahí me animo a jugar con el PSG para ver a los futuros compañeros...

-Muy pronto vas a entrenarte con ellos...

-Suena raro, ¿no? Hoy los manejo con un joystick... Pero mejor paso a paso..., ojalá pueda jugar con esos monstruos y comparta la cancha con Lucas, Matuidi, con Cavani, con Di María...

-¿Todavía no armaste un Central-PSG en la Play?

-¡Noo! Hay mil diferencias..., en la Play y en la vida real.

-¿Estás ansioso por el pase a la Liga francesa?

-No. Estoy disfrutando de jugar en Central.., pienso en la Copa Argentina. Juego en mi ciudad, en mi club y me divierto.

-¿Sí? ¿Te divertís en la cancha?

-En este fútbol argentino tan parejo, con tantas presiones, ya se ve a pocos jugadores disfrutar dentro de una cancha. Yo desde que debuté, siempre traté de disfrutar, lógicamente con las obligaciones que uno desde tener dentro de la cancha, pero siempre me propongo pasarla bien. Porque si estoy suelto, rindo más.

En la casa familiar del barrio Alberdi, tres veces por semana una profesora de francés tiene cita con Gio. Juan Imhoff y Manuel Carizza, ambos rosarinos y rugbiers del Racing Métro 92, lo esperan en París. "Tengo muchas expectativas como persona, más allá del jugador. Siento que voy a crecer... Estoy yendo a una de las ciudades más visitadas, turísticas y culturales del mundo. Pero insisto, antes tengo una obsesión con Central..." La planta alta está repleta de fotos, camisetas y autógrafos. "Con mi viejo y mi hermanito Francesco íbamos a ver los partidos de Central de visitante. Me acuerdo un partido que jugamos con River, en el Monumental, y fuimos al hotel a sacarnos fotos con los muchachos... Hoy algunos de ellos son mis compañeros... y uno es mi técnico. Tengo fotos con el Chacho, con Marco Ruben, con Villagra... y ahora yo comparto el vestuario con ellos.

-¿Qué significa tenerlos de compañeros?

-Es un orgullo. Los veía desde una tribuna y hoy tenerlos al lado es un privilegio. ¿Viste cuando un sueño se te hace realidad? Bueno, eso. Por eso disfruto tanto el día a día.

-¿Cómo te llevás con la fama?

-Siempre pienso en el otro. Estuve del otro lado y me gustaba que pararan para una foto. Con esos pequeños detalles hacés feliz a la gente. Hoy me toca a mí actuar igual y devolver ese cariño.

-¿Qué te parece el fútbol argentino?

-Con todas las obligaciones y las presiones que hay, el fútbol argentino es lo que se ve. Mandan los resultados y nadie banca un proceso. Muchos equipos salen a ganar de la forma que sea, y esa forma no suele ser vistosa.

-En ese marco, ¿es muy difícil jugar de enganche?

-Al ser un fútbol muy táctico y físico, es un puesto que ya se ve poco y nada. Se ven dos cinco, o uno más adelantado que el otro. Esta posición es un placer y me da gusto que el Chacho la use y me haya elegido para ocuparla. Pero todavía debo crecer mucho .

-¿Qué hacés mal?

-En los últimos metros debo finalizar más jugadas yo. Riquelme ya decía que disfrutaba más de dar el pase que de convertir él. Pero hoy mucha gente remarca que al que hace el gol lo ven todos y del que da el pase no se acuerda nadie. Pero en mi puesto es muy importante dar asistencias, sino no podría sobrevivir. Y si los delanteros no tienen oportunidades de gol, al primero que se le cae es a uno, por eso tengo la obligación de abastecerlos.

-¿Qué jugadores te atrapan?

-Hoy pagaría una entrada -como antes la pagaba por Riquelme- por D'Alessandro. Es zurdo, tiene un talento impresionante. Todavía no tuve el placer de enfrentarlo en una cancha, y por el torneo local ya no será porque River nos toca el año que viene. Pero podría ser en una hipotética final de la Copa Argentina...

cg

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.