Inolvidable: la Atajada del Siglo, de Gordon Banks a Pelé, cumple 50 años

La salvada de Banks al cabezazo perfecto de Pelé. Fue el 7 de junio de 1970 en el partido que Brasil le ganó 1-0 a Inglaterra.
La salvada de Banks al cabezazo perfecto de Pelé. Fue el 7 de junio de 1970 en el partido que Brasil le ganó 1-0 a Inglaterra. Fuente: Archivo
(0)
7 de junio de 2020  • 12:58

Es una de esas escenas que se repiten una y otra vez en los compilados de los mundiales. No es un gol ni una gambeta, tampoco la definición de un título, pero la atajada de Gordon Banks a Pelé es una proeza tan asombrosa que permanece en la memoria de todos los futboleros. La llamaron la Atajada del Siglo.

Ese manotazo del inglés Banks que dejó boquiabiertos a propios y extraños en el estadio Jalisco de Guadalajara cumple hoy 50 años. Se produjo en lo que fue el partido más rutilante de la primera fase de México 1970. Brasil e Inglaterra tenían dos escuadrones y eran candidatos al título. Además, estas selecciones venían de conquistar las tres ediciones anteriores de la Copa del Mundo. La verdeamarilla en 1958 y 1962, los británicos en 1966.

La Atajada del Siglo de Banks a Pelé

00:32
Video

"El cabezazo de Pelé era como una patada"

En 2014, la Atajada del Siglo fue diseccionada por el físico Marcos Duarte para el portal GloboEsporte de Brasil. El científico hizo un análisis por computadora que estableció lo siguiente:

  • El centro de Jairzinho, desde la derecha, cubrió 25 metros a 75 km/h y puso el balón en la cabeza de Pelé
  • O Rei estaba marcado por el lateral derecho Tommy Wright. Para deshacerse de él saltó y se elevó a 70cm. del suelo en perfecto sincronismo.
  • Wright saltó 50 cm y no llegó al balón.

Luego vino el cabezazo perfecto.

"Todo se conjuró para que la ejecución de ese cabezazo sea perfecta: Pelé saltó más alto, se colocó mejor que el defensor, interceptó la pelota en trayectoria descendente y le dio dirección y potencia al remate", comentó Duarte.

"El cabezazo de Pelé era como una patada. La pelota, que ya venía a gran velocidad cambió rápidamente su trayectoria después del frentazo y alcanzó los 45 km/h. En seis décimas de segundo rebotó en el césped y alcanzó la meta. Otro detalle complicó aún más la defensa de Banks: el deslizamiento en el campo cambió la dirección de la pelota. Desde el momento en que rebotó hasta llegar a la meta, el viaje de la pelota fue de dos décimas de segundo, más rápido que un abrir y cerrar de ojos. Banks no podía esperar a que se completara el movimiento para salvar. Tuvo que anticiparse cuando vio que el cuerpo y la cabeza de Pelé se movían. Voló y por eso logró llegar al balón", dijo el físico.

Banks y Pelé, juntos en una conferencia en Londres en 2004; ambos muestran la enorme salvada del inglés en México 70, donde Brasil fue campeón.
Banks y Pelé, juntos en una conferencia en Londres en 2004; ambos muestran la enorme salvada del inglés en México 70, donde Brasil fue campeón. Fuente: AP

"Pelé gritó gol, pensó que entraba"

En un video que la FIFA publicó años atrás sobre la atajada, Banks comentó la jugada: "Fue un momento grandioso en mi carrera, contra el mejor equipo y el mejor jugador que he visto. Además se dio en un momento importante del partido, cuando íbamos 0 a 0. Fue un día muy caluroso, hacía 39 grados de temperatura en el estadio ese día. Cuando Pelé cabeceó lo hizo como piden los entrenadores: de pique al suelo, para hacérselo más difícil a los arqueros. No me pude tirar hacia adelante, porque estaba a varios metros de la pelota. Entonces me tiré a lo largo de la línea de meta para cubrir la trayectoria de balón, de acuerdo a la velocidad y la dirección. Y tuve que adivinar a qué altura rebotaría del suelo. Cuando alcancé a desviar la pelota con la mano pensé que igualmente terminaría dentro del arco, pero tuve suerte y ayuda divina, y se fue por arriba del travesaño. Pelé gritó gol, porque pensó que entraba. Me comentaron que Pelé dijo que fue la mejor salvada que vio en su vida. Pero no sé si lo dijo de verdad o no".

Por su parte, O Rei se ha referido en varias oportunidades a ese cabezazo que le detuvo Banks. El año pasado, tras la muerte de Banks, recordó: "Cabeceé exactamente adonde quería y estaba listo para celebrar. Pero entonces él apareció de la nada como un fantasma azul. No puedo creer cómo se movió tan lejos, tan rápido".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.