Gustavo Alfaro será bien recibido: los jugadores que están en Boca y ya fueron dirigidos por él

El saludo de Benedetto y Alfaro: se conocen del ciclo en Arsenal
El saludo de Benedetto y Alfaro: se conocen del ciclo en Arsenal
Franco Tossi
(0)
22 de diciembre de 2018  • 21:07

Boca dio el primer paso rumbo a la tranquilidad y la preparación para encarar el 2019, en un período de reconstrucción tras el duro golpe que significó la derrota en la final de la Copa Libertadores ante River, en Madrid. Porque cuando el viernes estaba cerca de terminar, una nueva etapa comenzaba: la era Gustavo Alfaro como DT xeneize. Y aunque todavía no hubo confirmaciones oficiales, es todo un hecho: lo presentarán tras la Navidad y le harán un contrato por dos años.

Con el tiempo se descubrirán más argumentos acerca de la decisión que tomó convencido Nicolás Burdisso, el nuevo director deportivo de la institución de la Ribera, y en la que Daniel Angelici acompañó desde atrás, generando simplemente un consenso: el presidente no estaba completamente de acuerdo (ningún candidato de los terrenales lo terminaban de convencer del todo), pero dio su visto bueno. No obstante, se sabe que el diálogo telefónico entre Burdisso y Alfaro terminó de inclinar la balanza del exzaguero: la charla futbolera, tocando puntos vinculados al proyecto deportivo que se encarará desde el plantel profesional hasta el fútbol amateur, causó grandes sensaciones. Encontró la seriedad, el compromiso, las ganas y una lectura que viene justa para lo que él cree que precisa Boca para renacer.

No obstante, hay algunas cosas que exceden a ese contacto que llevaron adelante en los últimos días. Y aunque, obviamente, no fue lo que más pesó a la hora de convencerse de que era el elegido, también se tuvo en consideración: en los años anteriores, Alfaro estuvo muy cerca de varios protagonistas que actualmente están en la entidad azul y oro. Y, con la mayoría, tuvo grandes éxitos. Es por eso que en este nuevo equipo de trabajo, que incluye la secretaría técnica y el primer equipo, hay tranquilidad y alegría por su arribo.

Años atrás, Arsenal supo ser un dolor de cabeza reiterado para Boca. Justamente, cuando Gustavo Alfaro era el entrenador en el Viaducto. Aquella fue la casa que albergó grandes festejos a través de su método. En su primer ciclo, que fue del 2006 al 2008, obtuvo la Copa Sudamericana. Ese equipo que supo hacer historia tenía en uno de sus líderes a Aníbal Matellán, campeón del mundo con Boca y ahora secretario deportivo (colaborador de Burdisso). Aunque pasó más de una década de esa gesta, él lo tiene muy presente y se reencontrarán en cuestión de horas.

Al contactarlo, Burdisso ya tenía varias certezas de lo que iba a encontrar en esa voz. Nunca tuvieron la oportunidad de cruzarse en sus carreras: en Argentina, Nicolás solo vistió la camiseta boquense y luego hizo un extenso recorrido en el fútbol italiano; Gustavo apenas salió del país para dirigir un año en Arabia Saudita, pero será la primera vez que pertenezca al Mundo Boca. Sin embargo, hay lazos que también ayudaron a que la decisión se dirija en esta dirección. Porque Guillermo Burdisso, su hermano –que también tiene pasado en Boca–, sí lo conoce muy bien. Integró uno de los planteles de su segundo ciclo en Sarandí (del 2010 al 2014) y fue uno de los zagueros titulares en la obtención del Torneo Clausura 2012: sobre el final del campeonato, Arsenal goleó (3-0) en la Bombonera y bajó de la lucha al conjunto de, por entonces, Julio César Falcioni.

En aquel momento, también contaba con un delantero que años más tarde sorprendería y daría que hablar en Boca: Darío Benedetto. No solo fue el entrenador que lo hizo debutar profesionalmente en 2007 sino que además lo potenció durante su segundo ciclo: el Pipa ya mostraba en ese Arsenal toda la técnica que también explotó Guillermo Barros Schelotto. Así, el goleador levantó también la Supercopa Argentina 2012 (derrotaron al xeneize en los penales) y fue parte del equipo que terminó alzándose con la Copa Argentina 2013, cuando él ya jugaba en Tijuana de México. Cuando hace poco se lo preguntaron en un ping pong rápido, el N° 9 no dudó: "El mejor entrenador que tuve en mi carrera fue Gustavo Alfaro".

Hay otro delantero que ya vivió la experiencia de ser dirigido por "Lechuga", como lo llaman, y ahora lo recibirá con los brazos abiertos. Se trata de Ramón Ábila: antes de llegar a Boca, a comienzos de este año, recaló en Huracán a préstamo por seis meses como parte de la negociación. Ahí se encontraron, aunque luego el DT se quedó con las ganas de disfrutarlo unos partidos más: Wanchope sufrió un desgarro en el final del 2017 y no tuvo la despedida adentro de la cancha, como ambos querían. Pero ahora Alfaro se dará el gusto de tenerlo otra vez.

Aunque hubo un chiste reciente del hombre del momento que permite tener en la mano una pista sobre lo que puede ser una de sus primeras decisiones en el futuro armado del equipo. Cuando se mencionaba el nombre de Marcos Díaz para el arco de Boca, tras la grave lesión que había sufrido Esteban Andrada, Alfaro ironizó: "Yo también quiero a préstamo a Pavón y a Benedetto". ¿Habrá sido un anticipo fallido? ¿Será la dupla de ataque de ahora en más?

Ya hay técnico en Boca. Uno que es del agrado de muchos nombres importantes que ya pertenecen a la Ribera.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.