Independiente: clima caliente, lo que dijo Pusineri y el insólito gol que erró Fortaleza

El público de Independiente manifestó su enojo con la dirigencia
El público de Independiente manifestó su enojo con la dirigencia Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
(0)
14 de febrero de 2020  • 08:38

El clima está caldeado en Independiente. Suele suceder que cuando los resultados no acompañan al equipo, comienzan los roces. Pintadas afuera del estadio Libertadores de América, una seguridad reforzada e insultos a la comisión directiva y algunos futbolistas fueron los aspectos que envolvieron al triunfo sobre Fortaleza por 1-0, en el partido de ida de la primera fase de la Copa Sudamericana. Claro, la histórica derrota en el clásico contra Racing -que jugó un tiempo completo con nueve jugadores- dejó una huella profunda y abrió una crisis en el sector rojo de Avellaneda.

Si bien los simpatizantes de Independiente recibieron de buena manera al equipo cuando salió a la cancha, la situación se fue poniendo más tensa con el correr de los minutos. La paciencia se agotó con rapidez y el murmullo general mutó en un grito a viva voz en cuestión de segundos. Pasada la media hora de juego comenzaron con el clásico cantito: "La camiseta del Rojo / se tiene que transpirar / y si no, no se la pongan / váyanse no roben más", fue el himno del descontento. De vez en cuando, también, se mezclaban algunos aplausos.

Tras eso, empezaron los ataques contra la dirigencia de Independiente. El presidente del club, Hugo Moyano, fue el principal apuntado. "El Rojo va a salir campeón el día que se vayan todos los... de la comisión". Y siguieron: "Moyano, hijo de p..., la p... que te parió". Una noche en la que los focos de conflicto fueron varios. Ni Hugo ni Pablo Moyano estuvieron presentes en el palco presidencial del estadio.

Dentro de ese clima hostil, algunos jugadores también fueron los destinatarios de los insultos. Sobrevinieron los reclamos individuales. En permanente observación, el paraguayo Cecilio Domínguez recibió muchos silbidos a pesar de que estuvo en el campo de juego apenas unos minutos. Enojo. Furia. Distintas sensaciones que se unieron en un partido cargado de desconsuelo tras la caída ante el clásico rival.

El marco era de una presión extrema, tal como reconoció el entrenador Lucas Pusineri. "Los jugadores dieron una muestra de carácter pese al entorno. Pero también la gente nos acompañó. Eso es algo alentador para el futuro. El resultado termina siendo justo. Había que ganar y eso es importante", remarcó el DT.

Acerca del comportamiento de los simpatizantes, el ex volante consideró: "Tenemos que reconocer que la gente apoyó dentro de un marco en el que sabíamos cómo encarábamos este partido".

"Fue un desahogo, ganamos un partido difícil", sostuvo Silvio Romero al finalizar el compromiso. "Resultó una semana muy dura para todos, pero teníamos que estar más unidos que nunca y sobreponernos, esta camiseta exige eso", agrego el atacante de Independiente.

Ayer, Romero fue uno de los pocos futbolistas que se salvó de las críticas de los simpatizantes del Rojo. Con 11 conquistas, el centrodelantero es uno de los goleadores de la Superliga (Rafael Santos Borré tiene la misma cantidad de tantos). "La gente apoyó más. Ellos entienden la situación y nosotros también entendemos su enojo. Por eso les volvemos a pedir disculpas. Para mí es un orgullo y una satisfacción ser el capitán de Independiente", agregó.

Blooper: el gol insólito que falló Romarinho

Los jugadores de Fortaleza se lamentan: perdieron ante Independiente después de fallar muchas situaciones de gol
Los jugadores de Fortaleza se lamentan: perdieron ante Independiente después de fallar muchas situaciones de gol Fuente: LA NACION

Iban 26 minutos del segundo tiempo. Independiente ganaba 1-0 y Fortaleza tuvo una chance inmejorable para conseguir el empate. Osvaldo, la gran figura del encuentro, desbordó por la izquierda y mandó un pase al centro del área, pero Romarinho -con el arco a su merced- le dejó la pelota servida al arquero Martín Campaña. El volante de Fortaleza sólo tenia que poner el pie para empujarla.

La mayoría de los hinchas del Rojo respiró aliviada tras el fallo de Romarinho. Aplausos y silbidos e insultos: fue la manera con la que despidieron al equipo tras el éxito 1-0. La confusión de Independiente llegó hasta las tribunas. El reloj de la exigencia marca un ritmo muy alto.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.