El primer triunfo de Independiente con Pusineri como DT: goleó 5-0 a Rosario Central con un fútbol de alto vuelo

Independiente mostró un alto nivel ante Central
Independiente mostró un alto nivel ante Central Fuente: FotoBAIRES
Christian Leblebidjian
(0)
1 de febrero de 2020  • 19:31

Independiente necesitaba un partido así: goleó a Rosario Central 5-0, en Avellaneda, por la 18° fecha de la Superliga, en lo que fue el primer triunfo de Lucas Pusineri. El entrenador había debutado ante River (derrota por 2-1) y luego había jugado ante Boca (empate 0-0), aunque el equipo había dejado buenas señales pese a que no había podido ganar. El desahogo fue necesario para tranquilizar a los hinchas y también para aportar calma interna, luego de la polémica que se había generado entre el jugador y los dirigentes por la expulsión de Pablo Pérez en la Bombonera. El Rojo, además, no ganaba desde el 9 de noviembre pasado, cuando superó a Godoy Cruz 2-1, en Mendoza. Y todo en la previa del clásico con Racing.

Si bien fue clave el gol tempranero de Alexander Barboza (de pelota parada) a los dos minutos de comenzado el partido, el mérito del Rojo fue justamente que no se quedó en eso: siguió buscando en ataque: solo en el primer tiempo generó seis situaciones claras de gol y llegó al entretiempo goleando 3-0, por las restantes anotaciones de Leandro Fernández y Braian Romero. En la etapa final completaron el marcador Silvio Romero, con un golazo desde afuera del área al ángulo superior izquierdo de Ledesma, y el colombiano Andrés Roa, de contraataque. Y la diferencia pudo haber sido mayor.

Fuente: Telam

Rosario Central se vio superado y estuvo confundido, muy lejos de los rendimientos mostrados en los últimos partidos. El equipo de Diego Cocca se había recuperado en la Superliga, tal es así que no perdía desde la 11° fecha, cuando cayó en La Palta ante Estudiantes 3-0. Pero había encontrado un buen funcionamiento, incluso les había ganado por goleada a Godoy Cruz (5-2) y Aldosivi (5-1).

En la última fecha, además, Central le había sumado el plus anímico, ya que luego de ir perdiendo con Huracán en Rosario, logró dar vuelta el partido y se impuso 2-1 en tiempo de descuento con un golazo de Fabián Rinaudo desde afuera del área. Pero ante Independiente además que no jugó bien en ninguna de sus líneas, sufrió la lesión de su primer marcador central, Facundo Almada, que debió ser reemplazado a los 18 minutos del primer tiempo por Cristian González.

Independiente jugó muy bien, hizo el mejor partido en mucho tiempo, aunque ante Boca también se había destacado, ayudado por el hombre de más. Fue un equipo corto para presionar, recuperar y también para atacar con triangulaciones y respaldo. Tuvo movilidad desde el esquema 4-2-3-1 flexible de Pusineri, su juego ofensivo se vio potenciado por la proyección de los laterales Fabricio Bustos (por la derecha) y -sobre todo- de Juan Sánchez Miño (por la izquierda), y con un gran entendimiento entre la línea de volantes y los delanteros. Ninguno se superpuso al compañero, cada uno ocupó el espacio necesario para que la sumatoria de pases termine en situación de riesgo.

Hubo intentos de finalizaciones veloces, con arranques de jugadas para que los pases de los mediocampistas sean para adelante y muchas acciones de "pizarrón" que se ensayaron en la semana. El gol de Barboza llegó por esa vía luego de un córner corto jugado entre Cecilio Domínguez y Domingo Blanco, y un centro pasado de Lucas Romero para el ingreso por el fondo de Silvio Romero y Barboza.

El 2-0 fue un golazo. Por la jugada y la definición. La terminó Leandro Fernández, de cabeza, pero se inició desde el fondo Rojo: en los metros finales hubo una pisada y taco de Cecilio Domínguez para el pasaje por detrás de Sánchez Miño y un buen centro del zurdo al segundo palo. Y el tercero vino otra vez desde la izquierda, con un centro de Leandro Fernández que fue conectado en el segundo palo de arremetida por Braian Romero. Cada jugada de balón detenido, ya sea de córner o de tiro libre frontal, tenía un repertorio ensayado en la semana.

En el segundo tiempo Central intentó una reacción (se reclamó un penal sobre Ciro Rius), pero Independiente volvió a golpear fuerte con otro golazo, esta vez de Silvio Romero, que venció a Ledesma con un remate a colocar desde afuera del área al ángulo superior izquierdo del arquero. Y ni siquiera cuando armó una buena acción logró descontar. Tras un córner de Pereyra, el central González cabeceó con destino de ángulo, pero Campaña mandó la pelota al córner. Tampoco ingresó el tiro del final de Marcos Ruben.

Independiente volvía a hacer valer su buen manejo de la pelota, la movilidad y el entendimiento. Sin Pablo Pérez ni Martín Benítez, la búsqueda de pases entre Sánchez Miño, Leandro Fernández y los Romero (Braian y Silvio) se concretó con una alta eficacia. Lucas Romero también se destacó, no solo en la contención, sino también para desprenderse y probar con un remate de lejos.

El 5-0 se generó con Central jugado en ofensiva, y un contraataque de Independiente luego de un córner a favor de los dirigidos por Cocca que, tras una habilitación de Bustos, finalizó Roa con un remate junto al palo derecho de Ledesma.

Una goleada completa para Independiente, que necesitaba del buen juego y los goles para sumar calma en esta nueva etapa bien comenzada desde la conducción de Pusineri.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.