Independiente-Talleres, Superliga: en un final de locos, los Rojos se quedaron con la victoria por 3-2

Argentina Superliga
  • 3
Independiente

Independiente

  • Cecilio Domínguez /
  • Juan Sánchez Miño /
  • Jorge Figal
  • 2
Talleres de Córdoba

Talleres de Córdoba

  • Nahuel Tenaglia /
  • Leonardo Godoy
Andrés Vázquez
(0)
29 de septiembre de 2019  • 23:55

Fue un buen triunfo en una noche de sensaciones distintas. Quizá pueda apelarse al viejo calificativo de mística, que acompaña naturalmente a las victorias de Independiente , a esas imágenes de jugadores exquisitos haciendo honor a su estilo. Pero no es eso lo que contagia el 3 a 2 contra Talleres . Habrá que buscarle una vuelta a este presente futbolístico, meterse en el microclima que rodea a sus partidos, pensar qué se decía antes de la llegada de Sebastián Beccacece y qué se escucha ahora. A lo mejor, quedarse con una frase lanzada por un dirigente y analizar el significado: "hay que seguir mejorando".

Algún lírico futbolero, una vez, aseguró que los resultados positivos pueden dejar sensaciones encontradas, ya que ganar sin exponer fundamentos mínimos causa preocupación a la hora de pensar en el futuro. La historia de Independiente en este campeonato cuenta algo parecido. Porque, si bien, ganó los últimos tres partidos, los hinchas miran de reojo el rendimiento futbolístico y los planteos tácticos de Sebastián Beccacece, quien todavía no logra ejecutar en plenitud la idea que lo llevó al éxito en Defensa y Justicia. Es que los encargados de defender a veces fallan, y quienes deben atacar y crear peligro todavía no lo hacen contundentemente.

Lo que se vio este domingo frente al encumbrado Talleres fue una versión muy mejorada de lo ofrecido hasta ahora. Independiente dominó con mucha comodidad en la primera mitad, consiguió dos goles y mereció sacar más ventaja. Y mucho de esa mejoría tuvo mucho que ver la vuelta a la titularidad del indultado Pablo Pérez, quien había sido marginado por el DT en los dos últimos encuentros. El ex volante de Boca revitalizó el mediocampo y le ofreció mayor recuperación y peso ofensivo. De hecho, el gol de Cecilio Domínguez, a los 33 minutos, fue producto de un desborde suyo que concluyó con un centro atrás que el paraguayo solo tuvo que empujar.

Con la tranquilidad de la ventaja, Independiente comenzó a manejar más cómodo el desarrollo del juego y obligó al conjunto cordobés a cometer desinteligencias defensivas. De hecho, a los 45, Sánchez Miño aprovechó un error entre el arquero Guido Herrera y el central Nahuel Tenaglia para anotar el 2 a 0 y generar un poco de alivio entre los desconfiados hinchas rojos.

En la segunda parte, Independiente se replegó en en el campo y le cedió el control del juego peligrosamente a Talleres, que, a los 34 minutos del segundo tiempo, llegó al descuento por intermedio de un cabezazo de Tenaglia. Desde entonces, todo se transformó en una pesadilla para los locales. A los 41, Leonel Godoy, con otro cabezazo dentro del área chica decretó la igualdad. Sin embargo, a los 45, cuando todo eran insultos y reprobación para Beccacce y sus muchachos, Figal conectó de cabeza un exquisito centro de Blanco para poner las cosas 3 a 2 y sepultó definitivamente las esperanzas de Talleres de lograr el gol que lo llevaba a la punta de la tabla de posiciones de la Superliga.

Con el pitazo final, Independiente respiró aliviado, aunque sus hinchas no se conforman con los tres triunfos consecutivos en los últimos ocho días (Atlético Tucuman, Talleres y Defensa y Justicia por Copa Argentina). Las críticas están enfocadas en el rendimiento colectivo del equipo y en las indefiniciones tácticas del técnico Sebastián Beccacece, que a pesar de ganar sigue sumando cuestionamientos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.