Javier Cantero vuelve a dar pelea en Independiente: el miedo y los motivos de una nueva lucha contra Moyano

Cantero, en sus tiempos como presidente del club
Cantero, en sus tiempos como presidente del club Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
Francisco Schiavo
(0)
25 de septiembre de 2019  • 07:32

Javier Cantero nunca se imaginó que volvería a la escena en Independiente. Al menos no por este motivo. El presidente que hizo una cruzada de lucha contra la barra brava, y bajo cuya gestión el club de Avellaneda descendió a la B Nacional en 2013, reapareció frente a la posibilidad de que la actual comisión directiva, encabezada por Hugo Moyano, por una iniciativa de su hijo Pablo, lo expulse como socio en la asamblea de pasado mañana, en la que se tratará el balance de la temporada 2018/2019.

"No me imaginaba estar en esta situación. Al principio, cuando me enteré, no iba a darle mucha bola. Pero después cambié de opinión. Dicen que hay una causa en mi contra y que quieren expulsarme del club. Averigüé en la Justicia y no tengo nada pendiente. Es una paradoja: una comisión integrada por un dirigente como Pablo Moyano, que está a punto de ir a juicio oral por presunta asociación ilícita, quiere echarme a mí. Al club envié una carta documento para que me dejaran ver el supuesto sumario interno que me iniciaron", le dijo Cantero a LA NACION.

-¿Por qué le pasa esto?

-Pusieron el tema a continuación de la asamblea en la que tienen que aprobar el balance hasta el 30 de junio. Y tengo entendido que los números están complicados. En parte puede ser para hacer ruido con otra cosa. Después está mi relación con Claudio Ciancio - expulsado a mediados de 2019 y secretario administrativo durante la gestión de Cantero-, que les ganó un juicio por incumplimiento. Porque jamás le devolvieron un préstamo (NdeR: cercano al millón de dólares) que él había hecho y que estaba debidamente documentado. Ciancio siempre quiso solucionar el tema. Hasta ofreció un arreglo con los negociadores para que la deuda se la pagaran en 48 meses, a partir de 2017 (5 años después del préstamo) y sin intereses. Le dijeron que sí y después quitaron a esos negociadores.

Cantero no quiere que lo expulsen
Cantero no quiere que lo expulsen Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

Los últimos tiempos de Cantero en Independiente fueron tumultuosos, ya cuando asomaba el clan Moyano para hacerse cargo del club. El líder sindical asumió la presidencia del club en julio de 2014, cuando consiguió casi el 70 por ciento de los votos, y fue reelecto en diciembre de 2017.

"Aunque tengo algunas diferencias conceptuales con Ciancio -prosiguió Cantero-, él es honesto y puntilloso. Se presentó en la Justicia, que le dio la razón en primera instancia y también en la apelación. Él tuvo muchos problemas en el club. La barra lo odiaba porque estaba a cargo de los controles de ingreso. Una vez lo asaltaron en la casa. Los delincuentes estaban disfrazados, curiosamente, con trajes de OCA. Lo golpearon y le pidieron la plata del club", contó Cantero.

-Había conseguido cierta tranquilidad lejos del club, ¿no tiene miedo de que reaparezcan las incomodidades?

-Sí, tengo miedo. Pero es lo que tengo que hacer. Igual este tema se acaba en dos semanas. No creo que haya mucho ruido. Sé que ellos son violentos y que igual van a expulsarme, pero recurriré a la Justicia. No contra el club, sino contra ellos. Me hace acordar a una escena de El Padrino III, en la que uno de los personajes dice: "Cuando estaba saliendo, me vuelven a meter". Pero me siento un poco cómodo estando del otro lado de los Moyano.

Además de Cantero, la comisión directiva de Independiente pretende expulsar a otros dos exdirigentes: Luis Felice, extesorero, y Pedro Larralde, exsecretario general.

"Nunca hablé sobre la gestión del club para no ser un obstáculo. Pero Independiente no está bien. No hay reuniones de comisión directiva. Se toman decisiones entre tres personas y después se pasan unas hojas para ser firmadas. Hay dirigentes que tienen empresas familiares que trabajan para el club. Es una muestra de cómo se manejan institucionalmente", subrayó.

Cantero arriesga, pero no dará un paso atrás. "Si hubiera sido vocal u ocupado otro cargo hubiera sido distinto. Más allá de los problemas, fui presidente. Pero que algo quede claro: a la política del club no volveré jamás".

-¿Y a la cancha?

-Hasta ahora no lo hice porque eso hubiera generado problemas para Independiente. En algún momento tuve la ilusión de volver con mis hijos, con mis nietos. Pero reconozco que ahora no tengo ganas. Estoy un poco asqueado de ese mundo.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.