Jerome Champagne, candidato a presidente de FIFA: “Sin un gobierno, la globalización matará al juego”

Jerome Champagne integró once años la FIFA
Jerome Champagne integró once años la FIFA Fuente: Archivo
El diplomático francés de 57 años trabajó en la máxima entidad del fútbol mundial entre 1999 y 2010 y ahora irá por la presidencia; en una entrevista con canchallena.com advierte que los futbolistas deberán tener una participación activa y que no se puede manejar la FIFA como una empresa privada
Alejandro Casar González
(0)
21 de febrero de 2016  • 23:59

Jerome Champagne se autodefine como "un ciudadano del mundo". Con pasaporte francés, este diplomático de carrera vivió en cuatro continentes. Integró la FIFA de Joseph Blatter , Michel Platini y Julio Humberto Grondona hasta 2010. Ahora, quiere ser presidente para salvar al fútbol de las desigualdades. "La FIFA necesita un gobierno; si no, la globalización matará al juego", advierte.

-¿Cómo ve hoy a la FIFA a la luz de las sanciones a Blatter y a Platini?

-La FIFA está atravesando una crisis muy severa de credibilidad, que afecta su capacidad de gobernar al fútbol y también su independencia. Ello ocurre porque está bajo un régimen de tutelaje en algunos puntos.

-¿Hoy son más importantes los abogados que los dirigentes?

-Siempre he defendido la idea de no posponer la elección. Necesitamos un nuevo liderazgo, elegido de manera democrática. Por eso le asigno tanta importancia a la programación. Los otros candidatos no tienen un programa muy detallado, son sólo una lista de eslóganes. Y algunos han tomado mis ideas. Yo siempre he dicho que voy a continuar con lo que se hizo bien. Voy a cambiar lo que se necesite cambiar. Fui no sólo el primero, sino el único en tener una posición balanceada. En 40 años se hicieron muchas cosas buenas. E incluso (y tengo que decirlo con fuerza) conozco muy bien las controversias que rodean el fin de una carrera de una persona como Havelange. Pero en el 74, Havelange, con su elección, derrotó el eurocentrismo de la FIFA. Cuando llegó no había nada.

El dinero de la FIFA es público, un dinero que pertenece al pueblo. Si conocemos el salario del presidente Obama, estoy a favor de conocer el salario del presidente de la FIFA

-Y Blatter la globalizó...

-Havelange y Blatter globalizaron la FIFA. Entonces, se puede criticar el liderazgo de uno o de otro, pero la realidad histórica es que la FIFA estaba solamente al servicio del fútbol europeo. Hoy, está al servicio del fútbol mundial. Entonces, desde el 74, cada cuatro años, la UEFA está tratando de retomar el poder. Vienen con sonrisas, a veces vienen con un candidato de otro continente, para mostrar que son generosos. Pero, la verdad, es que atrás de estas candidaturas está solamente la voluntad de retomar el poder de la FIFA.

-La de hoy es la UEFA más débil de los últimos 40 años. Es ahora o nunca.

-Tu análisis es correcto. Fui el primero en poner el dedo sobre el mal funcionamiento del comité ejecutivo; sobre la necesidad de reformas, de separar el gobierno político de la economía (que es el nudo de los problemas). Estoy convencido de que tenemos que salir de esta crisis con una FIFA más respetada, más democrática. Pero, también, volver al papel de la FIFA que no es solamente editar las reglas del juego ni organizar la Copa del Mundo, sino gobernar el juego.

-Durante la presidencia de Blatter, el asunto de los proyectos de desarrollo del fútbol fue una moneda para conseguir votos. Si fuera presidente, ¿seguiría ese modelo?

-Discrepo totalmente con este análisis. Cuando yo llegué a la FIFA, en el 99, muchas federaciones no tenían nada. Entonces, tu análisis sería que la FIFA no debería haber hecho cosas porque se podría pensar que lo utilizarían para mantenerse en el poder. ¡Es ridículo! Después, esta leyenda de que Blatter distribuye el dinero es totalmente falsa. Hay una comisión de desarrollo en la cual nunca ha participado el presidente. Salvo los cinco primeros minutos en los que, siempre, el presidente entra, da un discurso y presenta los desafíos. En esta comisión de desarrollo, el presidente de la UEFA fue el vicepresidente durante ocho años. Es una comisión en la que la orden del día va desde los planes de canchas hasta vestuarios. Todo lo que hay que construir. El dinero de los proyectos GOAL! nunca aterriza en las cuentas de las federaciones.

-¿Nunca?

-Nunca, porque todo es negociado aquí en Zurich y se firma aquí. Hay problemas, no te lo niego. Hay casos que no han funcionado. No solamente hay que hacerlo mejor: hay que hacer mucho más.

-¿Por qué nunca se supo cuánto cobraba Blatter?

-En 1998, cuando entré en la FIFA, no había normas financieras. Blatter, a pesar de no tener obligación de hacerlas, en 2002 impuso que empezáramos a publicar los informes financieros. Considero que la FIFA no es una empresa privada, sino un gobierno, el Estado del fútbol mundial. Entonces, el dinero de la FIFA es público, un dinero que pertenece al pueblo. Si conocemos el salario del presidente Obama, estoy a favor de conocer el salario del presidente de la FIFA.

-¿Las únicas federaciones continentales involucradas en el FIFAgate son la Conmebol y la Concacaf? ¿Las demás están limpias?

-En una democracia existe la presunción de inocencia. No podemos condenar sin respetar esa presunción. La FIFA está atravesando una crisis grave. Hay que limpiar. Hay que cambiar. Lo veo muy bien. Creo que tenemos que dejar trabajar a la Justicia.

-Con todo esto, ¿tiene ganas de gobernar la FIFA?

-Sí. Estoy convencido de que el mundo en el que vivimos, tan difícil, desigual, violento…¿qué tenemos en común? El único vehículo que tenemos para ligar a un vietnamita y un argentino que no se conocen es el fútbol. Necesitamos protegerlo. Y para hacerlo, si no queremos que sea apropiado por los que lo quieren usar por razones políticas, económicas o criminales, tenemos que tener una FIFA fuerte.

-¿Qué rol jugarían en la FIFA de Champagne los jugadores como Messi o Cristiano Ronaldo?

-Desde 2012 estoy diciendo que no se puede manejar el fútbol del siglo XXI sin la participación activa de los actores, los futbolistas. He propuesto que la FIFpro, la asociación mundial de jugadores, y una asociación mundial de ligas, y una de clubes, tendrán un lugar en el comité ejecutivo.

-Dos preguntas sobre el fútbol argentino. En la AFA hubo elecciones y empataron 38 a 38, pero con 75 asambleístas. ¿Qué piensas?

-¡Es el milagro de América del Sur! (risas). No sé lo que pasó. Es algo fascinante. En todos los países del mundo, en todas las democracias hay momentos electorales interesantes. Estoy seguro de que vamos a tener nuevas elecciones en junio. Estoy convencido de que sabrán calcular bien. Sin chiste, es algo fascinante.

-¿Por qué?

-Bueno, quizás es un mensaje de igualdad perfecta. Quiere decir que quizá necesitemos más unidad.

-¿Qué significó Grondona para la FIFA y cuál fue tu contacto con él?

-Con Havelange contribuyeron mucho para la derrota del eurocentrismo. Porque hay que ver cómo era la FIFA en el 74. No había competición, no había empleados, no había programas de desarrollo. Y él siempre apoyó esta globalización, que era la decidida por Havelange y que, en realidad, la hizo Blatter.

-Si es presidente, ¿qué haría con el Mundial de Qatar?

-En el mundo de hoy es bastante justo llevar la Copa del Mundo al mundo árabe, al mundo musulmán, para enviar una señal: "Estamos todos juntos". Pero hay dos aspectos: uno es la situación de los trabajadores. El otro son las investigaciones. Tenemos que terminar. Una vez más, la presunción de inocencia tiene que beneficiar a los qataríes.

-¿Por qué no se publicó el reporte de Michael García, ese famoso informe sobre corrupción en el fútbol mundial?

-No sé. Dije desde 2014 que teníamos que publicarlo. Hay que imprimirlo protegiendo las fuentes, los arrepentidos.

-Como hizo el departamento de Justicia de Estados Unidos...

-Claro. Pero hay que publicarlo. En una democracia, la Justicia es pública.

-Si en ese reporte hay evidencia de que los votos de Qatar 2022 fueron comprados, ¿qué haría?

-Veremos. Algunas personas hablan del re-voto. No estoy a favor. Estaría más a favor de implementar la jurisprudencia del COI. Cuando en los JJOO a un atleta que ha recibido la medalla de oro se le comprueba un doping, se le da la medalla de oro al de plata. Estaría más a favor de hacer eso. De todas maneras, no tendríamos mucho tiempo para reorganizar el proceso. El Mundial quedaría en Estados Unidos.

-Pero en ese escenario, lo criticarían al día siguiente…El FBI atrás, le sacan la sede a Qatar y ahora se la dan a Estados Unidos…

-Si te quieres presentar a algún cargo en la Argentina, vas a ser criticado. La decisión es que vamos a Qatar.

-¿Cómo se ve el 27 de febrero?

-La FIFA necesita un gobierno, si no, la globalización matará al juego. Si no, se va a dividir. Se va a perder la universalidad. Tenemos que proteger la universalidad que proviene de la incertidumbre del resultado. Esta será mi tarea: cuidar del fútbol, reconstruir la credibilidad y cuidar el papel que el fútbol puede tener y jugar como instrumento de transformación social. Es muy excitante. Será mucho trabajo. Un aspecto importante de la FIFA será reconstruir un nivel de humildad. Me interesa reconstruir esta credibilidad: necesitamos una FIFA fuerte.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.