Jorge Amor Ameal, con LA NACION: "No me caben dudas: Román va a ser presidente de Boca"

Jorge Ameal, mano a mano con LA NACION: evitó hablar de los casos Villa y Almendra
Jorge Ameal, mano a mano con LA NACION: evitó hablar de los casos Villa y Almendra Crédito: Prensa Boca
Alejandro Casar González
(0)
28 de octubre de 2020  • 16:37

Jorge Amor Ameal jugaba de 8. A veces, de número 10, la camiseta que hizo ídolos a Diego Maradona y Juan Román Riquelme. "Era un volante con pierna cambiada", dice el hoy presidente de Boca, que tiene varios frentes abiertos: el primer informe de auditoría sobre la gestión anterior, su relación con la AFA y la Liga Profesional, la postura en común con River sobre el contrato de televisación, los efectos de la pandemia de coronavirus y el caso Sebastián Villa, denunciado por supuesta violencia de género.

En una charla con LA NACION, el directivo evita dos temas concretos: se excusa de hacer consideraciones sobre el caso Villa, que está en manos de la Justicia, y del conflicto que el jugador Agustín Almendra mantiene con el club. Y deja una frase para el futuro cercano; tal vez, para su sucesión: "Román va a ser presidente de Boca. No me caben dudas".

-A un año de la elección, ¿cree que ganaron por Riquelme?

-Todo tuvo que ver con muchos años de militancia, de mucho trabajo. Pensá que yo había perdido las dos elecciones anteriores por poco. Obviamente lo de Román nos potenció tremendamente. Pero hicimos un gran trabajo y estoy muy contento.

-¿Riquelme tiene condiciones para ser presidente? ¿Lo ve como sucesor?

-Él tomará sus decisiones cuando lo crea. Pero va a ser presidente de Boca. No me caben dudas.

-Con respecto al equipo, en el que influye Riquelme, ¿qué cambió en la mente de Carlos Tevez como para que se destacara como lo hizo en el desenlace de la Superliga y volviera como lo hizo después de seis meses sin jugar?

-Primero, la voluntad de Carlos. Y después, el trabajo del técnico [Miguel Russo] y de Román.

-¿Román también?

-Por supuesto. Román tuvo mucho que ver en todo esto. Él es el que habló para que Carlos decidiera volver. Si uno pudiera volver el tiempo para atrás, se daría cuenta de que hace un tiempo decían que Tevez dejaba el fútbol. Algunos periodistas lo consideraban un ex jugador. Y hoy es uno de los jugadores más importantes que tenemos.

-¿El más decisivo?

-Sí. Todos los jugadores son muy importantes, pero él logró que todos volvieran a hablar de él cuando para casi todos era un jugador terminado.

-¿Qué cambió en él?

-Cambió él pero también cambió la conducción. En cualquier trabajo, si un superior trata bien, comprende, alienta y potencia, y los compañeros acompañan, uno se siente mucho mejor. Si eso no ocurre, se desmotiva, más allá de que sea buena persona. Pero eso es lo que pasa en las relaciones humanas. Román hablándole...

-O sea que Riquelme es positivo para el plantel.

-No te quepa la menor duda. ¿Sabés cuál es el problema de Román? Que a veces no comunica. Pero puedo asegurarte esto: yo hablo todos los días con él, y todos los días tiene preocupaciones por los jugadores, por el plantel. Por todo. Y siempre se preocupa por la persona. Es un hombre tremendamente positivo. Yo le digo que ahora juega mejor que antes. Porque antes jugaba de 10, y ahora juega de 1, de 2, de 3. En los 11 puestos de la cancha y uno más. Doce. Cubre todos los puestos.

Román Riquelme, Ameal y Mario Pergolini, el tridente que conduce a Boca hasta 2023; el ex número 10 potenció "tremendamente" la candidatura, según el hoy presidente.
Román Riquelme, Ameal y Mario Pergolini, el tridente que conduce a Boca hasta 2023; el ex número 10 potenció "tremendamente" la candidatura, según el hoy presidente. Crédito: Prensa Boca

-La hinchada canta "la Copa Libertadores es mi obsesión". ¿Es un fracaso no ganarla?

-No. Los éxitos y fracasos se miden con el tiempo. Lo inmediato es de corto alcance. Nosotros miramos el club con idea de futuro. Estamos pensando en ampliar la Bombonera. Por eso la cuidamos y la mejoramos día tras día.

La gestión del fútbol argentino

-¿Cómo se evita que el fútbol argentino, en un país cuya moneda está devaluada y cuya economía está complicada, no pierda competitividad?

-Nosotros tenemos una suerte tremenda y un trabajo, que son nuestras grandes canteras. El fútbol argentino es el más lindo del mundo. Algunos me dirán que el inglés, el italiano, el francés... Yo me emociono cuando veo fútbol argentino. Principalmente a Boca, pero veo todo. El fútbol nuestro es maravilloso. Siempre aparecen nuevos talentos, nuevos jugadores. Y hay que tratar de mejorar la economía para sostenerlo.

-Sin embargo, la mayor parte de los titulares de Boca proviene de otros clubes, no de sus inferiores.

-El tema es que llegamos hace ocho meses. La reserva salió subcampeona y las divisiones inferiores no trabajaron nunca más... Si no se entrenan, no e puede sacar jugadores. Así y todo, Miguel [Russo] tiene a varios chicos entrenándose con el plantel profesional. Lo que hay que tener es voluntad de contar con los chicos, porque así se puede tenerlos a mano y ponerlos.

-Hasta no hace mucho tiempo la política era incorporar al mejor 5 de Colombia, al mejor 9 de Venezuela y al mejor central de Chile para nutrir las inferiores...

-Pero esa era la política de ellos [los predecesores en la gestión]. Nosotros queremos potenciar nuestro fútbol amateur.

-O sea que piensa que en un futuro cercano varios titulares de Boca van a ser formados en el club.

-Van a ir surgiendo jugadores y vamos a tratar de sostenerlos. De sostenerlos y de que jueguen.

El presidente junto a Raúl Cascini y Diego "Pulpo" González, el último refuerzo que sumó Boca.
El presidente junto a Raúl Cascini y Diego "Pulpo" González, el último refuerzo que sumó Boca. Crédito: Prensa Boca

-Para evitar otro caso Balerdi [se fue a Alemania con apenas un puñado de partidos en la primera]...

-Sí. Y Ramos Mingo, que está en el banco de Barça. Nosotros le hicimos juicio: no nos cambian la plata por la dignidad. No puede ser que instituciones como Barcelona nos compliquen la vida. Pero ahí está: renunció su presidente. Seguramente él tuvo mucho que ver con el tema Ramos Mingo. Si no hay complicidad del presidente y su comisión directiva, no se puede hacer estas cosas. Si traen a Boca a un jugador que fueron a robar a un equipo de otra provincia y uno lo acepta, es cómplice.

El campeonato de Boca: torneos de 20 equipos, con descensos y con promedios

-¿Qué visión tiene del fútbol argentino después de siete meses de pandemia y a punto de empezar el torneo?

-Nos parece un fútbol que debería tener una mejor organización. Nosotros planteamos siempre 20 equipos, promedios, partidos de ida y vuelta. Pero bueno... Hoy tenemos un campeonato del que no sabemos cuál va a ser el interés. Nosotros, de todas maneras, estamos preparados para jugarlo como corresponde.

-Se refiere a jugarlo pese a todos los planteos que hicieron...

-Claro. Pero aceptamos lo que diga la mayoría. La mayoría dijo: "No descensos". Y bueno, no podemos hacer descender a alguien. ¿Me explico? También aceptamos que va a arrancar el campeonato el sábado para nosotros. Para otros, el viernes, y para otros, el domingo.

-¿Cómo se condice la supuesta seriedad del fútbol argentino que invocan algunos dirigentes a la hora de criticar el uso del River Camp con el torneo que armaron y los no descensos con 26 equipos? ¿Hay manera de conjugar ambas cosas?

-No. Son dos cosas distintas. De una yo no voy a opinar, y es el River Camp. Ésta es una decisión de una institución que piensa que es lo mejor... allá ella. Vamos a jugar este campeonato, queremos jugarlo, nos interesa el fútbol argentino, estamos en favor de la vida y no de la muerte, pero este campeonato no encierra mucho interés.

-No va a opinar del River Camp, pero le pregunto si en algún momento pensó que Boca jugara en Ezeiza.

-No. Nosotros hoy por hoy estamos jugando en la Bombonera. Estudiaremos lo económico, veremos cómo es. Estamos preparando la Bombonera para jugar ahí. Éstas son decisiones de cada una de las instituciones. Cada una tiene que hablar por sí misma, no por las demás.

El primer aniversario y el informe de auditoría

-Se está por cumplir un año de su gestión. Coincidió la pandemia a partir de marzo con las consecuencias de lo que denunciaron en el informe de auditoría. ¿Era la tormenta perfecta?

-Cuando estábamos afuera del club veníamos diciendo y alertando de un montón de cosas. Así que lo que pasó no nos extrañó. Esto es un contexto. Vamos a seguir dando más informes sobre estos temas. La verdad es que esto fue un desastre. Hoy estábamos analizando algunas cosas que aparecen. Dicen: "Bueno, Boca adelantó... cambió un documento porque puede ser que el equipo que compró al jugador no lo pague". Bueno, si no lo paga, ¿para qué se lo vendés?

-Habla de Nahitan Nández, ¿no?

-Claro. Cuando uno transfiere el documento es responsable. A uno se lo compran. Después, lo tiene que pagar uno si no pagan ese documento. Nosotros hacemos un informe para los socios y la semana que viene todos los temas que no sean claros van a ir a la Justicia. Que determine qué es lo que pasó. Porque los socios son los verdaderos dueños del club. Nosotros, simples administradores. Porque si no, ¿sabés qué pasa? Lo de siempre: uno denuncia, denuncia, denuncia, y queda en nada. Y las cosas se repiten. Tenemos que tratar de que no se repitan nunca más.

-¿Confía en la Justicia?

-En algo hay que confiar. Si no, tendremos que decir como dicen algunos: "Nos vamos del país". Yo no me voy del país; lo quiero mucho, lo siento mucho. Como en todo orden de la vida, hay buenos y malos: hay buenos jueces, malos jueces; hay buenos dirigentes, malos dirigentes; hay buenos periodistas, malos periodistas. Hay de todo. Esperemos tener una justicia justa. Eso es lo que necesitamos.

-El estatuto de Boca prevé que si hay un problema económico o un desfalco financiero contra el club, los dirigentes devuelvan dinero con su patrimonio. ¿Hay alguna chance de que esto termine en eso?

-La anterior auditora no está más. Contratamos a otra, internacional, que es BBO. Está terminando. Cuando termine, tiene que hacer un dictamen y vamos a llevar ese dictamen a los socios y tomaremos la determinación que se tenga que tomar.

La TV: Boca y River, juntos a la par

-Con las decisiones que toman AFA y Liga, y tomando como ejemplo el contrato de los derechos de televisación, del que Boca y River están en la vereda de enfrente, ¿cuánta voz y cuánto voto tienen siendo las dos locomotoras del fútbol argentino, a pesar de que ni siquiera los convocaron a una consulta previa?

-Lo que lamentamos es que no nos consultaron absolutamente nada. No estoy hablando de nadie en particular. Creo que podíamos aportar. Teníamos un hombre que era especialista en esto, Mario Pergolini. Después, no hacían las reuniones y yo llamé a Tapia. Chiqui logró reunir a los dos en esa famosa foto en Ezeiza. Ahí empezaron. Creo que las cosas no fueron por un buen camino y no se habló de lo que se tenía que tratar. Nos obligaron a no estar de acuerdo y hacer un comunicado en conjunto.

-Pero la historia ya venía mal, porque de hecho ustedes, Boca y River, ya habían tenido un encontronazo por los derechos internacionales...

-Obvio. Vamos a ponerlo en su justa medida. Cuando uno habla de encontronazos, habla de pelea. Y lo que queremos nosotros es la razón. Lo que hay que hacer para tomar una decisión de este tipo es hablar, charlar, que todo el mundo esté conforme. No puede haber unos que sí y otros que no. Entonces, lo que decíamos era que queríamos opinar; no había un ámbito de opinión. Y las cosas eran hechas de todas maneras. Bueno, esperemos retomar el camino del diálogo. Esto se resuelve hablando, hablando y hablando.

-Dice que se resuelve hablando, pero habían charlado por los internacionales, pidieron una compulsa de precios y se la declararon desierta. Terminaron firmando con Torneos.

-A mí no me parece bueno. Cuando dijeron que llamaban a una compulsa de precios se tenía que hacerla con mucho tiempo e invitar a empresas de distintos lugares del mundo para que vinieran a decir que tenían interés por este producto. No se lo hizo. Nosotros seguimos pensando exactamente eso: que no fue bien tratado el tema.

-Ni el de los derechos internacionales ni el de los locales...

-El de los locales... imaginate. Antes repartían por 22 equipos; ahora van a repartir por 28.

-¿Y los que más salen perdiendo son Boca y River?

-Son los que mayores gastos tienen. Tenemos más todo. Para que nadie se confunda: creo en el fútbol solidario. ¿Me explico? No es que jueguen Boca y River entre sí todos los días. No. Vamos a jugar con todos los equipos. Nos hace bien ir a La Plata, nos hace bien ir a Avellaneda, a Lanús, a Rosario y Santa Fe. Nos hace bien, porque nosotros tenemos gente en todos lados.

-Dice que cree en el fútbol solidario. Boca y River cobran cada uno aproximadamente 6% de los ingresos totales de televisación. Por lo que generan, cualquiera diría que es poco. ¿Cómo haría que hubiera un fútbol solidario aumentando esa porción de la torta que reciben Boca y River?

-Hay que sentarse a una mesa y que todos nos sinceremos. Que lo que vos decís, que es cierto, sea comprendido por los compañeros de AFA. No hay cien formas. Hay que persuadir, persuadir y persuadir. Para llegar a buen puerto. Nadie puede vivir enfrentado en estas situaciones. Siempre hay que buscar el bien común. El bien común incluye que el reparto del dinero tiene que ser justo. Justo no implica que unos se lleven todo y otros no se lleven nada. Justo. También, por lo que produce cada uno. Entonces, ahí vamos a tener una medida.

-¿Piensa que esa discusión puede darse en un futuro cercano?

-Sí. No me cabe dudas. No se puede hacer las cosas a presión, en el nombre de "qué voto" y "qué te gano". No es "voto y te gano", porque el que pierde tiene un sabor amargo. Tuve varias comisiones directivas y presidí muchas. Jamás me gustó que la gente votara, porque el que pierde se siente mal. Nunca va a sentirse bien.

-¿Boca y River siguen juntos en el tema de la TV?

-Sí. Yo con Rodolfo hablo día por medio. Charlamos permanentemente. Estos temas son importantes. Necesitamos un fútbol competitivo. Lo que me llama a extrañeza es que en off todos me dicen que tengo razón, y después cuando salimos al aire y en on, nadie dice "che, el campeonato de los 26 equipos, de los 28...".

-¿Por qué pasa eso?

-Habría que averiguarlo. Esto es periodismo de investigación. No hago periodismo de investigación.

-Pero algo tiene que haber para que digan una cosa fuera de micrófono y otra delante del micrófono.

-Bueno, se va a ir revirtiendo esto. La razón triunfa siempre. No puede ser que la sinrazón triunfe. A la larga o a la corta se resuelve esto. Nosotros dijimos que queríamos tal tipo de campeonato, con descensos, ida y vuelta, promedios. Volvemos a sostener todo lo que dijimos. De esto pasaron siete meses, y seguimos repitiéndolo. Algún día esto se hará carne y seguramente lo resolveremos. Porque el problema no es Boca-River o River-Boca: el problema es del fútbol argentino. Es decir, un fútbol que tenga un mayor interés va a tener una mayor cantidad de ingresos. A mayor cantidad de ingresos, si tenemos menos equipos, dividimos por la totalidad de los equipos y vamos a estar mucho mejor.

Jorge Ameal lleva 10 meses como presidente de Boca y mantiene una relación de diálogo casi diaria con su par de River, Rodolfo D´Onofrio.
Jorge Ameal lleva 10 meses como presidente de Boca y mantiene una relación de diálogo casi diaria con su par de River, Rodolfo D´Onofrio. Crédito: Prensa Boca

El rol de la política

-El acta de defunción de la Superliga fue firmada en la casa de un político, Sergio Massa. ¿Hay otros intereses metidos en el medio del fútbol?

-Yo soy amigo de Sergio Massa. Es muy fácil decir "¿de quién? ¿Qué pasó?", y hacerse el distraído. Cuando se hizo la reunión, Sergio puso todo para colaborar. Nunca trabajó para dividir. Creémelo. Pero después pasan cosas, y después las cosas se dividen, y empezamos a tener dificultades. Pero él llamó a la unidad, no a dividir.

-A la unidad en contra de lo establecido...

-No, para nada. De esos temas, el único que hablaba era yo, que decía "no al doble comando", porque yo veía que había decisiones de un ente administrado y que del otro lado estaba la AFA. Eso chocaba. ¿Estaban mal hechas las cosas? Yo no puedo decir que estaban mal porque no viví esa etapa. Yo creo que deben de haber hecho cosas buenas, que hay que tomar, y cosas malas, que habría que erradicar. Lo que no puede haber en el fútbol argentino es la Liga y la AFA. Éste es un invento que vino de España. Sé quién lo trajo y todo. Vos también sabés.

-Sí, Javier Tebas, invitado por Daniel Angelici.

-Sí. Yo tengo una buena relación con Javier Tebas. La trajeron y dijeron "acá está la solución". Un título daba la solución a todo lo que iba a pasar en el futuro. Sin embargo, así no es. Uno tiene que ir a stu propia organización y decir cuál camino va a tomar.

-¿Funciona el monocomando?

-En la medida en que se abran las puertas de la AFA y podamos discutir todo, seguramente. Lo importante es que uno puedas hablar y explicarle al que tiene enfrente el por qué de su defensa a una situación. Hoy no existen ese diálogo ni esas reuniones. Con muchos de los dirigentes que no son de Boca y River tengo muy buenas relaciones. Y hablo. Y también entienden la potencia que son nuestros clubes. Nos dicen: "Ustedes existen, son importantes". Tenemos que buscar una organización y un orden en todo esto.

-¿A la dirigencia le falta ser orgánica, entonces?

-Le falta ordenarse. Hay que organizarse. Si nos organizamos, va a irnos muy bien a todos. Acá no puede haber algunos a los que les vaya muy bien y otros a los que les vaya muy mal. Porque si a unos les va muy bien y a otros les va muy mal, algo está mal. Si a todos los demás clubes les va muy bien y a Boca y a River les va muy mal, algo está mal.

-Además Boca y River son las locomotoras...

-Sí. Nosotros somos los cuadros populares... Aunque más populares somos nosotros [por Boca]: olvidate.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.