La administración de Daniel Passarella se cierra con otro descenso

Con un pasivo de $ 383.849.564, la comisión directiva aprobó el balance con 9 votos contra 4; creció 30% respecto del ejercicio anterior
(0)
23 de noviembre de 2013  • 16:41

En una situación económico-financiera caótica recibirá al club el futuro presidente de River, tras las elecciones del próximo 15 de diciembre. En una reunión extraordinaria de la comisión directiva, los representantes aprobaron, por 9 votos contra 4, el balance anual, con un déficit de 60.520.530 pesos, mientras que el pasivo ahora asciende a 383.849.564 de pesos; así, creció un 30% respecto del ejercicio anterior que presentó la gestión Passarella y que también se convalidó bajo algunas artimañas. El próximo paso lo tendrá que dar la Asamblea de Representantes de Socios, el 13 de diciembre próximo.

Como ocurrió en el balance último, esta vez se activó a Manuel Lanzini bajo la figura de valor neto de realización en una cifra de 33.228.800 pesos. Pero ni esa jugada estratégica, aunque muy lejos de ser sincera, le alcanzó a Passarella para cubrir el rojo de los números. Sin dudas, el campeonato económico resultó otro descenso para el Káiser, que está de viaje por el Viejo Continente. En el último ejercicio, el elegido para amortiguar el déficit fue Rogelio Funes Mori, cotizado en 34.380.000 pesos. Tan desprolijo resulta todo en Núñez que de esa astronómica cifra a la tesorería no le ingresó nada cuando el delantero se marchó a Benfica.

El presidente no fue el único ausente de la reunión extraordinaria, ya que de los 20 vocales oficialistas apenas se presentaron 9, mientras que cuatro de los cinco dirigentes que corresponden a la minoría acudieron al llamado, que en primera instancia debía ser el lunes pasado. Frente a tamaña deserción, el ex tesorero Hugo Carreras empezó la sesión con una frase que refleja el descalabro institucional: "Gracias por venir, parece que están baratos los pasajes al exterior", expresó con indignación el dirigente, que les apuntó sin ningún reparo a los ausentes. Algunos de los vocales que no asistieron renunciaron a sus cargos hace un tiempo; otros se marcharon recientemente y varios ya negociaron con algunos de los candidatos de los próximos comicios.

Cuando Passarella asumió, heredó un pasivo que ascendía a 140.000.000 de pesos. En su primer ejercicio, aquel que compartió con la gestión del ex presidente José María Aguilar, la cifra ascendió a 216 millones, con un déficit de $ 79.000.000. Con dibujos técnicos, el Káiser enseñó como una victoria los números de los dos siguientes ejercicios, que arrojaron superávit: 89.000.000 de pesos el correspondiente a 2010/2011; apenas $ 17.000.000, el de 2011/2012.

Entre otros datos rotundos que ofreció el tratamiento del balance aparecen el gasto mensual, que es de 10.000.000 de pesos, y un capital negativo que ronda los $ 194.000.000. Los gastos crecieron en cifras que asustan: la administración, en un 67 por ciento; mantenimiento e intendencia, 90% y el fútbol profesional en 57%.

En el rubro jugadores disponibles para la venta figuran 15.414.000 pesos, aunque no se precisa el nombre o los nombres de los futbolistas a los que se hace referencia. Otro agujero negro, de esos que se profundizaron durante los días en que Passarella condujo a River.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.