Tevez-Riquelme: la bajeza de negociar por TV o radio

Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
(0)
26 de junio de 2020  • 15:56

Juan Román Riquelme y Carlos Tevez son dos ídolos de Boca. El primero, el mejor jugador de la historia moderna en el equipo xeneize. Un jugador completo y tan elegante como determinante. Gente de otras épocas dicen que Rojitas fue mejor, pero no es el punto en cuestión. Estar entre los dos mejores ya lo hace un N° 1. Tevez fue determinante en más de un título y, por su alma de potrero y vivencias de su infancia, los hinchas lo adoptaron como propio, se veían reflejados en cada esfuerzo, en cada corrida, en cada gambeta, en cada corajeada que terminaba en gol.

Sin embargo, esa grandeza que tuvieron en el campo de juego a veces no coincide con actitudes o decisiones que se toman fuera de ella, aunque sigan teniendo la camiseta de Boca puesta. El último ejemplo está a la vista: ambos ídolos decidieron jugar sus partidos en los medios de comunicación. En lugar de sentarse a negociar desde las figuras que tienen ambos y como dos adultos que de verdad dejaron todas sus diferencias de lado en enero pasado, a falta de fútbol por el lógico receso que generó el coronavirus, decidieron armar tribunas para espectadores en los medios.

Y así fue como una renovación de contrato se transformó en un programa de la tarde que garantizaba el rating. Antes se negociaba cara a cara, incluso muchas veces sin intermediarios, se exponían las necesidades de ambos y se solía llegar a un punto intermedio (si es que el acuerdo se terminaba sellando). En toda negociación lógica ambas partes imponen condiciones y también ceden. Mauricio Macri, por entonces presidente de la entidad de la Ribera, y Carlos Bianchi estuvieron reunidos once horas entre los dos días de reuniones que mantuvieron en Madrid en 1998, antes de estrecharse la mano y anunciar que Boca tenía nuevo DT.

Los tiempos actuales dificultan la salida de las casas, la pandemia acuarteló a la gente. Pero como nunca antes hay una ventaja tecnológica no solo para tomar un café vía Zoom, sino también hasta para organizar un entrenamiento entre cuatro paredes. Si había (o hay) voluntad de comunicación seria y sin filtraciones ni chiquitajes, se hubieran comunicado entre ellos, sin intermediarios, por más capacidades de persuasión que puedan tener Raúl Cascini, Jorge Bermúdez o Adrian Ruocco.

Crédito: Twitter

Cascini sacó pecho diciendo que él lleva las negociaciones adelante con Tevez, pero en la misma entrevista por Fox Sports lo llamó "ex jugador", por más que no se refiera al 9 actual, al decisivo que contribuyó (y mucho) para que Boca le arrebate el título a River en la recta final de la Superliga. El ex 5 lo situaba en los equipos de Guillermo Barros Schelotto y de Gustavo Alfaro, donde el Apache tenía poco lugar. Bermúdez (qué casualidad) usó el mismo término en TyC Sports. Raro que hayan tenido esa falta de tacto, como si ellos no hubieran sido jugadores y supieran (por experiencia propia) qué cosas les gustan escuchar y qué cosas no a los futbolistas. También fue raro que hicieran público que "le ofrecían el mejor contrato del plantel de Boca". A ellos no les hubiera gustado que Macri, Pompilio, Angelici o hasta el propio Ameal dijera por los medios cuánto les estaba ofreciendo a los Cascini y Bermúdez jugadores para renovar un contrato.

El Tevez auténtico es el que gambetea y hace goles clave, pero también el visceral, el que sale desde China furioso por actitudes que veía que tomaba Riquelme como compañero o como ex jugador crítico del momento actual de Boca. Pero esa entrevista le dio muchos dolores de cabeza al Apache y en la repercusión con los hinchas, salió derrotado. Entoncescambió de estrategia: ya no buscó confrontar en los mensajes que dio este viernes en Radio La Red, por más que dejó en claro que Cascini y Bermúdez le faltaron el respeto, sino que se lo vio en "modo Riquelme", mucho más frío y calculador para negociar con los dirigentes que hasta no hace mucho habían sido sus compañeros de vestuario. El Tevez visceral es el que dice que se quiere retirar en Boca y en plenitud, el Tevez calculador es el que ahora "no cierra las puertas" para irse a jugar seis meses a West Ham y retirarse allá para que lo "aplaudan".

Si los dirigentes o jugadores de Boca eligen comunicarse por los medios están en su derecho, pero parece una bajeza que protagonistas de un club tan importante se manejen así. Pero es lo que está pasando, ya que entregado el formulario de la propuesta formal para la renovación del vínculo hasta diciembre de 2020, Cascini y Bermúdez dijeron por TV: "Ahora debe responder Tevez". Pensar que Oscar Ruggeri, muy atinadamente, le había advertido a Cascini cuando todavía estaba sentado como panelista de "90 minutos de fútbol", antes de las elecciones que luego ganarían Riquelme, Ameal y Pergolini. "¿Te estás preparando Raúl para ser dirigente?".

Cascini y Bermúdez le patearon la pelota a Tevez para la renovación. Y Tevez les devolvió la pared, pero no lo hizo celular en mano y hablando con Riquelme, Cascini o Bermúdez: "Acepto la propuesta, voy a seguir en Boca. Le dije a Rouco que les diga que sí, que acepto lo que me propusieron, pero con algunos cambios". Una forma elegante de agarrar la pelota y patearla otra vez al jardín de los dirigentes. Las dos partes están jugando y tienen derecho a negociar todo lo que crean necesario negociar para defender los intereses del club y del jugador, respectivamente. Pero las formas no parecen ser las correctas.

Habrá que ver si esos "detalles" de los que habla Tevez son aceptados ahora por el Consejo de Fútbol de Boca. Será cuestión de estar atentos a las redes sociales o el twitter. Quizás la próxima noticia (el próximo mensaje para seguir negociando) aparezca ahí.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.