La canción de moda de la Eurocopa: es de 1996 y está dedicada a un jugador suplente

"Freed from Desire" suena en Francia gracias a los hinchas de Irlanda del Norte; conocé la historia de Will Grigg, el protagonista de la nueva versión del hit
(0)
20 de junio de 2016  • 11:08

PARIS (EFE).- Por encima de cualquier otro jugador de Irlanda del Norte se impone la figura de George Best, el crack que vistió los colores de Manchester United y que deslumbró al mundo en los años sesenta y setenta con sus regates imposibles, sus excesos y sus excentricidades. Pero su sucesor estos días se llama Will Grigg y pese a que no jugó ni un minuto en la Eurocopa 2016 , logró que desde las tribunas coreen su nombre en cada partido y contagie de simpatía al resto de las hinchadas.

Paradojas de la vida moderna, las redes sociales convirtieron a uno de sus anónimos compatriotas en la gran estrella de su selección en la primera Eurocopa en la que participa Irlanda del Norte, con opciones incluso de clasificarse para octavos de final como primeros de grupo, por delante de la Alemania campeona del mundo. El héroe en cuestión se llama Will Grigg y es un delantero de 24 años que milita en el modesto Wigan Athletic, club que acaba de lograr el ascenso a la segunda división inglesa tras ganar la League One.

Grigg aportó a esa gesta cinco asistencias y 25 goles -20 tantos desde enero- con los que llamó a las puertas del seleccionador de Irlanda del Norte, Michael O'Neill, quien lo incluyó en la lista de los 23 para la Eurocopa. El joven delantero -nacido en Inglaterra (Solihull) pero con pasaporte norirlandés- aún no saltó al campo de de juego, ni en la derrota contra Polonia (1-0) ni en la victoria contra Ucrania (0-2), pero es la musa de la afición norirlandesa y su nombre retumba en las tribunas cuando su selección juega al fútbol.

La culpa la tiene Sean Kennedy, un hincha de Wigan que se grabó en el salón de su casa con una pandereta, versionando la noventera canción de Gala "Freed for Desire", y convirtió el video en un fenómeno viral. A capela, con el tema original de fondo, Kennedy alteró la letra de la canción, cuyo estribillo quedó así: "Will Grigg's On Fire, your defence is terrified" ("Will Grigg está en racha, tu defensa está aterrorizada").

El hit pegó primero entre los aficionados de Wigan y pronto la hicieron suya los seguidores de la selección de Irlanda del Norte.

Sea cual sea el devenir de la selección de Irlanda del Norte, de lo que no hay duda es de que volverá a escucharse el pegadizo himno en honor de Will Grigg. Sonará en París, si logran la victoria mañana ante Alemania, y aún con más motivos si debuta el delantero de Wigan. Pero también retumbará si les toca hacer las valijas y tomar un avión con rumbo a casa, donde muy posiblemente su incondicionales los reciban como grandes campeones al aterrizar, quizás, en el aeropuerto "George Best" de Belfast.

"Freed from Desire"

"Will Grigg On Fire"

La broma norirlandesa con el "911"

js

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.