La historia de Santiago Ramos Mingo, el juvenil que se le escapa a Boca para firmar con Barcelona

El zurdo Santiago Ramos Mingo: no llegó a firmar contrato con Boca, y alcanzó un acuerdo para irse a la filial B de Barcelona
El zurdo Santiago Ramos Mingo: no llegó a firmar contrato con Boca, y alcanzó un acuerdo para irse a la filial B de Barcelona Crédito: Instagram
Franco Tossi
(0)
16 de enero de 2020  • 18:46

Hace tiempo que las divisiones inferiores de Boca están bajo la lupa. Por un lado, porque son pocos los juveniles promovidos, algo que genera el interrogante entre los hinchas sobre si el club tiene o no jugadores capaces en los diferentes puestos; por otro, por las ventas exorbitantes de chicos que han jugado muy poco o que ni siquiera habían debutado. Ahora se suma un nuevo capítulo: un juvenil que no tiene contrato y ya tendría todo arreglado para irse con libertad de acción a Barcelona.

Santiago Ramos Mingo cumplió 18 años el 21 de noviembre. Nacido en Córdoba, arribó a la institución de la Ribera hace más de cinco temporadas desde Deportivo Atalaya, club de la liga cordobesa. Zurdo, es catalogado como uno de los mejores centrales que Boca tiene en su semillero. Se trata de una de las grandes promesas y hace tiempo que está marcado por el club xeneize como uno de los nombres a potenciar para disfrutarlo dentro de la cancha y recibir, a futuro, una importante ganancia económica. Con 1,85 metro de altura, se describe como "un jugador agresivo en la marca, ordenado para posicionarse y con buen juego aéreo", tal como lo contó en entrevistas del pasado. Además, es muy técnico a la hora de las salidas y los cruces.

Santiago Ramos Mingo en acción, en uno de los encuentros que disputó en una pretemporada en Boca
Santiago Ramos Mingo en acción, en uno de los encuentros que disputó en una pretemporada en Boca Crédito: Instagram

Sin embargo, alrededor de ese nombre las cosas se vienen dando al revés de lo pretendido. No es una cuestión exclusiva de la actual dirigencia: desde que ganaron las elecciones del 8 de diciembre no lograron torcer un brazo que, sobre todo con la gestión de Daniel Angelici, estuvo muy rígido. Desde hace varios meses que, tanto las anteriores autoridades como Nicolás Burdisso, el ex director deportivo, insistieron una y otra vez para que el chico firmara su primer contrato, pero se encontraron con constantes negaciones del joven y su entorno.

Y todo, al parecer, se debe a lo que esta mañana explotó en los medios españoles: si bien el rumor ya estaba instalado desde septiembre, hoy se dio a conocer la información de que, sacando provecho de la situación, el Barcelona de Lionel Messi habría llegado a un acuerdo con el jugador para contratarlo y sumarlo a su filial (Barcelona B) para una mejor adaptación. Desde la prensa española aseguraron que las gestiones comenzaron hace varios meses, y que Ramos Mingo era asesorado por Adrián Ruocco, el representante de Carlos Tevez. Boca lo puede perder en todo aspecto y, de ahora en adelante, solo cobrar derechos de formación en una futura negociación que tenga al cordobés como protagonista. Es una incógnita cuándo se irá del club.

Marcó el quinto gol a Rosario Central en la reserva

"Vamos a buscar a los responsables, adentro y afuera. Nadie va a España y habla con Barcelona así porque sí. Vamos a ser duros con este tema. ¿Cómo no se le hizo un contrato a este chico? ¿Eran ciegos los que estaban? ¿Cómo lo van a ver desde España y no en Argentina?", le expresó -muy molesto- el presidente Jorge Amor Ameal a diferentes medios, desde San Juan, a la espera del amistoso de esta noche ante Universitario, de Perú.

Nadie va a España y habla con Barcelona así porque sí. ¿Eran ciegos los que estaban? ¿Cómo puede ser que no lo hayan visto en Argentina como para hacerle un contrato?
Jorge Amor Ameal

Si bien su edad correspondía a la quinta división, sus actuaciones prometedoras y su crecimiento avanzado en las juveniles lo llevaron a ser un habitué de la Reserva que dirigió Rolando Schiavi hasta 2019. Todo parecía encaminado a la aparición de una nueva figura azul y oro: producto de la grave lesión que sufrió en marzo Gastón Ávila (ruptura de ligamento cruzado anterior, lesión grado 2 del ligamento colateral medial y ruptura meniscal de la rodilla derecha), el otro central zurdo que el club contrató a comienzos del año pasado desde Rosario Central y que es del agrado de Miguel Russo tras su recuperación, Ramos Mingo fue subido al plantel profesional con Gustavo Alfaro como entrenador.

Joven promesa: Ramos Mingo, con los colores de Boca, donde llegó a disputar algunos minutos en encuentros amistosos
Joven promesa: Ramos Mingo, con los colores de Boca, donde llegó a disputar algunos minutos en encuentros amistosos Crédito: Instagram

De esa manera, formó parte de la pretemporada en Estados Unidos a mediados de 2019, participando de dos amistosos: ingresó sobre el final de la victoria (2-0) ante Chivas, de Guadalajara, mientras que cuatro días después jugó los últimos 20 minutos de la derrota (0-1) frente a Tijuana, en México. Incluso, ingresó en la lista de buena fe para los octavos de final de la Copa Libertadores en lugar de Ávila, pero nunca tuvo acción oficial. Pero eso tuvo un fin cuando apareció el rumor que hoy se transformó en información y su "no" siguió firme: la medida durante el último tramo del año pasado fue castigarlo con volver a ubicarlo en su categoría. Por eso, Alfaro debió escoger a Nicolás Valentini (también categoría 2001) para que sea uno de los zagueros en los entrenamientos.

Para conocerlo más, hay que retomar a su vínculo con Ávila: esa tarde fatídica de la lesión del rosarino, en la que la reserva de Boca enfrentó a Banfield en un partido preliminar en la Bombonera, ambos conformaron la dupla central, una dupla extraña teniendo en cuenta que la pierna hábil de los dos es la izquierda. Todo toma sentido si se habla de las cualidades de Ramos Mingo: se adapta muy bien a jugar con el perfil cambiado. De hecho, en un video presentación que publicó el departamento de Prensa azul y oro, nombró a los dos jugadores que más miró en el último tiempo: a uno que tiene muy cerca como Lisandro López y a otro al que próximamente podría pedirle consejos, como Gerard Piqué. Dos zagueros que tienden a jugar como primeros centrales, todo un síntoma.

Ver esta publicación en Instagram

La mejor forma de terminar el año! Salud campeón[R][R][R]

Una publicación compartida de Santiago Ramos Mingo (@santiramosmingo) el

Santiago tiene dos hermanos más que también están vinculados con Boca. Uno es Franco, el mayor (hoy con 22 años), que tiempo atrás quedó libre de la institución xeneize y en la actualidad vive una situación similar a la que tendrá su hermano: juega en la filial del Toronto FC, de Canadá. El otro es Matías, arquero que juega en la cuarta división y que, al menos por ahora, permanece en el club, pero que podría también dejarlo por las situaciones de sus hermanos.

Las noticias no son buenas. Boca está a punto de perder una de las joyas por la que tantos años trabajó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.