La jugada política para buscar un golpe de efecto en las urnas