Libertadores de América: un estadio, un nombre y un debate que recorre el mundo de Independiente

La última conquista del Rojo en la Libertadores, en 1984, cuando también ganó la Intercontinental
La última conquista del Rojo en la Libertadores, en 1984, cuando también ganó la Intercontinental Crédito: Twitter
Rodolfo Chisleanschi
(0)
8 de diciembre de 2018  • 10:00

El grupo de hinchas, la mayoría veteranos de cientos de tardes y noches en la vieja Doble Visera y en el nuevo Libertadores de América, debatían con pasión en la Bochini baja. Faltaba casi una hora para el inicio del Independiente-Boca del domingo pasado y el tema que les amenizaba la espera estaba bien definido: ¿Qué hay que hacer con el nombre del estadio?

La visita xeneize activó en las últimas semanas la inquietud de buena parte de la hinchada Roja, ya que si la postergada revancha por la final de Copa ante River se hubiera jugado cuando estaba prevista cabía la posibilidad que el equipo de la Ribera llegase a Avellaneda con un flamante título con el nombre de la cancha bajo el brazo. Y peor aún, ese título serviría para alcanzar a Independiente como máximo ganador histórico del trofeo.

"Es cierto que no somos los dueños de esta Copa, pero casi, y estoy convencido de que nadie va a repetir lo que hizo el Rojo: ganar cuatro seguidas", reflexionaba Juan Carlos, de 59 años. Guillermo, de 50, era el más enfático: "Vengo a la cancha desde el ‘75, vi a Bochini y para los que somos contemporáneos suyos siempre será el más grande. Pero si nos planteamos un cambio seguro habrá otros hinchas mayores que dirán que prefieren a Erico o De la Mata. Y por otro lado no sabemos lo que vendrá más adelante. Bochini fue el mejor del siglo XX, todavía no vimos al del siglo XXI. Mientras tanto, yo lo dejaría así". Sus compañeros de tertulia asentían, de acuerdo con esa postura.

Sin embargo, apenas unas filas más arriba, Jerónimo, 25 años, dudaba: "Es una decisión difícil. A mí me gustaría que se llamara Ricardo Bochini, porque creo que se lo merece". Marcelo, su compañero de butaca, apoyaba la idea: "Si se cambia por Bochini me parecería bien. Si no, que se quede como está. No hay otro nombre posible".

La gente de Independiente espera con expectación la final del domingo: quiere seguir siendo el "Rey de Copas"
La gente de Independiente espera con expectación la final del domingo: quiere seguir siendo el "Rey de Copas" Crédito: Twitter

El tema, como se aprecia, está abierto. Una rápida encuesta realizada a través de Twitter reveló que existe una mayoría suficiente, aunque no contundente: el 57% de los votantes prefiere mantener la actual denominación; el 43% restante apuesta por el cambio.

En la misma red social, las opiniones fueron divergentes. "Siempre debió llamarse Bochini", decía Pablo Gotan. "No debería cambiarse porque Boca pueda ganar la séptima. Simplemente DEBE llamarse Ricardo Enrique Bochini", afirmaba así, con mayúsculas, Ezequiel Zema, quien aprovechó para pedir que las distintas tribunas lleven los apellidos de Pavoni, Santoro o Pastoriza. En la vereda de enfrente, Tuitero Coco sostenía que "tiene que seguir llamándose igual porque es parte de nuestra historia", en tanto que Todo Rojo encendió la discusión al preguntar: "¿Cuál es el mérito de Bochini para que el estadio se llame así?".

Consultado sobre el pensamiento oficial del club, Carlos Montaña, vicepresidente 2º, elimina cualquier duda: "No conversamos nada sobre el tema y no parece que haya ninguna inquietud al respecto. Además, sería hasta políticamente incorrecto, porque podría interpretarse que lo hacemos motivados por una circunstancia que en realidad no nos afecta", subraya, antes de desgranar las razones que tiene el Rojo para mantener el nombre de su cancha: "La historia de Independiente está muy ligada a la Copa Libertadores de América e Independiente fue uno de los clubes que hizo grande a esta Copa", concepto que comparte un "prócer" de la institución como Miguel Ángel Santoro: "Fuimos el primer equipo argentino en ganarla, nosotros le dimos impulso a la Libertadores. Y nadie más la ganó 4 veces consecutivas. Tiene que seguir llamándose como hasta ahora", repasa Pepé.

Ricardo Daniel Bertoni, otro tótem en la iconografía del Rey de Copas aporta una propuesta diferente: "Yo haría como en Milán, donde el estadio se llama San Siro Giuseppe Meazza. El nuestro podría ser Libertadores de América Ricardo Enrique Bochini, que es el ídolo máximo del club".

Montaña recuerda: "En su momento [2005], el nombre fue elegido democráticamente a través de una compulsa en la que votaron quienes tuvieron ganas de hacerlo, y si algún día se decide cambiarlo habrá que hacerlo de la misma manera". Y añadió: "Si ocurriera que Boca nos alcance en número de títulos, la historia no se termina este fin de semana ni en los próximos años. Podemos volver a ganar más copas y ratificar que el nombre actual es el correcto".

Roxana, 34 años, piensa parecido: "Hay que mantener la raíz. Si un día elegimos ese nombre tiene que seguir por encima de las circunstancias y darnos fuerzas para volver a ganar la Copa". A su lado, Jorge desafía: "¿Y por qué habría que cambiarlo? ¿Con qué argumentos?".

No hay unanimidad, ni siquiera una mayoría contundente, pero aunque el recuerdo del Bocha todavía pisa fuerte en la preferencia del hincha, hoy por hoy no se aprecian modificaciones a la vista. Independiente se mantendrá fiel a un nombre y una Copa que los identifican. En Alsina y Bochini seguirá levantándose el Libertadores de América, sin importar lo que vaya a ocurrir este domingo en Madrid.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.