Los clubes prometen ajustarse y lanzan un plan para devolver en diez años los $ 1200 millones que deben

Los clubes aceptaron por unanimidad un plan de desendeudamiento, que contempla la devolución de $ 1200 millones a la AFA en diez años; a la vez, buscan generar más recursos
Fuente: Archivo
Los clubes aceptaron por unanimidad un plan de desendeudamiento, que contempla la devolución de $ 1200 millones a la AFA en diez años; a la vez, buscan generar más recursos
Alejandro Casar González
(0)
20 de enero de 2016  • 23:30

El nuevo año en la AFA comenzó con una premisa muy clara: los clubes deben arreglarse con lo puesto. Se acabaron los adelantos de derechos televisivos y, a partir de ahora, todos deberán ponerse al día con sus deudas. El plan es a diez años, y contempla la devolución del dinero de acuerdo con un índice que no debe superar el 30% del ingreso del Fútbol Para Todos.

La amenaza del default, que se cernió sobre la AFA a finales del año pasado, marcó el final para un sistema que se basaba en giros de dinero sin interés para que los clubes pudieran hacer frente a sus gastos corrientes. Ese método, según dicen en el edificio de la AFA sobre la calle Viamonte, se terminó. Porque, además de provocarle a la AFA un desgaste económico –no cobrar interés en un país con una inflación anual del 30% genera un evidente perjuicio para sus cuentas–, se generaba un gran negocio para las cuevas y financieras que aceptaban los cheques de la AFA. Pero se quedaban con una comisión que fluctuaba entre el 25 y el 40%. Era dinero del fútbol, que ya no volvía a los clubes y se quedaba en la City porteña.

Cuando los responsables de las finanzas de la AFA vieron los números se agarraron la cabeza. El total financiado por la entidad a los clubes bordea los $ 1200 millones: $ 1.189.389.479,33. Si se tiene en cuenta que el Fútbol Para Todos –el principal ingreso de la AFA durante 2016– pagará alrededor de $ 1872 millones, el total de la deuda de los clubes con la AFA equivale al 63% del dinero que la secretaría general de la Presidencia girará a la tesorería de la AFA en 2016.

De los casi $ 1200 millones, el 81,6% corresponde a la primera división. Argentinos Juniors (el club del presidente de la AFA, Luis Segura), Vélez, Independiente, y Banfield son los cuatro clubes con mayor financiación por parte de la Casa del Fútbol. Entre los clubes de ascenso, All Boys, Chacarita, Instituto de Córdoba y Gimnasia de Jujuy (B Nacional); Acassuso y Atlanta (primera B), Laferrère y San Miguel (primera C), El Porvenir y Argentino de Rosario (primera D), lideran el ranking de moras con la AFA.

La primera reunión del comité ejecutivo de la AFA tuvo la presentación del llamado "plan de desendeudamiento", ideado por el flamante tesorero, Matías Lammens. Y fue aprobado por unanimidad. La iniciativa prevé recolectar $ 112 millones por año ($ 93 millones de la primera división, $ 13 millones de la B Nacional, $ 4 millones de la primera B y $ 2 millones de la C). El porcentaje de los ingresos del FPT que cada club debería dejar en la AFA se mantendrá fijo a lo largo del período de devolución de la deuda, que como máximo será de 10 años. Lo único que resta saber es a partir de cuándo los clubes comenzarán a devolver lo que deben.

La iniciativa va de la mano de otras que integran un paquete de medidas tendientes a normalizar la economía del fútbol argentino: castigos ejemplares por parte del Tribunal de Cuentas para aquellos clubes que no cumplan con lo acordado, y la imposibilidad de inscribir refuerzos para quienes adeuden haberes a jugadores de sus planteles actuales o anteriores. "Es una especie de Fair-Play financiero adaptado al fútbol argentino", señalaron desde la AFA.

El Gobierno también aportará lo suyo. Según pudo reconstruir LA NACION, la administración macrista estará pendiente del uso (y abuso) que hagan los clubes de los millones de pesos que les llegarán por el Fútbol Para Todos. Prometieron "un estricto control de los recursos". La Justicia, por lo pronto, dio el primer paso: a fines de 2015 renovó por seis meses el mandato de los tres veedores que tiene en la AFA auditando la ruta del dinero del Fútbol Para Todos: Alberto Piotti, Alicia López y Horacio Della Rocca.

El control fiscal y económico de los clubes no ocurre sólo en Argentina. En Brasil, que no tiene las transmisiones de fútbol estatizadas, también se discute: el martes, el gobierno que encabeza Dilma Rousseff creó la llamada "Autoridad Pública de Gobernanza del Fútbol". El objetivo es puntual: fiscalizar las deudas con el Estado, que ascienden a US$ 1000 millones. El programa de modernización de la gestión y responsabilidad fiscal del fútbol (Profut) que entró en vigencia en 2015 les permitió a los clubes brasileños refinanciar sus atrasos hasta en 240 cuotas mensuales.

A la caza de billetes frescos

Desde el año pasado, la AFA se queda con la explotación de los derechos internacionales del fútbol argentino. La idea es, al menos, duplicar los $50 millones que se conseguían.

La AFA también tiene una oferta firme de una compañía multinacional para organizar los partidos amistosos del seleccionado. Estiman una cifra cercana a los US$ 10 millones por año.

En los últimos meses se avanzó en la renegociación del convenio con Adidas, la marca que viste a la selección. Desde la AFA le explicaron a la empresa alemana que el ingreso que percibe quedó retrasado en relación con lo que cobran otras potencias, como Brasil, Francia e Inglaterra.

La AFA y el Gobierno buscan un sponsor principal del Fútbol Para Todos que reemplace a la automotriz Iveco, único auspiciante de las transmisiones en los últimos años.

Habrá reunión en Asunción por los premios de la Copa

Los clubes que integran la flamante Liga Sudamericana ya tienen confirmada una reunión con las autoridades de la Confederación Sudamericana de Fútbol, en Asunción. Será la semana que viene, aprovechando que el martes la entidad deberá elegir su nuevo presidente entre el paraguayo Alejandro Domínguez (el favorito) y el uruguayo Wilmar Valdez. Cada asociación sudamericana mandará a tres congresistas, aunque solo uno sufragará: la AFA designó a Rodolfo D’Onofrio (River), Daniel Onofri (Gimnasia de La Plata) y Nicolás Russo (Lanús). Votará D’Onofrio, quien también será uno de los representantes en la reunión de los clubes más poderosos del continente con la nueva cúpula de la Conmebol para reclamar más dinero por los partidos de la Copa Libertadores.

acg/jt

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.