Mauro Zárate, polémico tras la victoria de Boca: "Lo importante es que pasó el equipo grande"

El festejo de Mauro Zárate tras anotar su penal
El festejo de Mauro Zárate tras anotar su penal Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
(0)
17 de mayo de 2019  • 00:11

Mauro Zárate jugó un partido aparte. Estaba claro en la previa, estuvo así de claro en la ida en Liniers, donde recibió los insultos de los hinchas de Vélez. Pero la Bombonera volvió a poner el foco en él. Estuvo cerca de convertir en el primer tiempo, con un tiro libre que dio en el travesaño, luego convirtió su penal en la definición y no solo lo gritó con furia y de manera sostenida, sino que además (luego) no bien terminado el encuentro, agitó las aguas con la frase: "Pasó el equipo grande", una declaración que agrandará más todavía la grieta que se había generado con los simpatizantes fortineros.

"Nos vamos con una linda sensación. Estamos cansados, jugamos diez u once partidos más que ellos (Vélez) en el semestre. Esta Copa de la Superliga se puso de imprevisto, hacemos lo que podemos, tuvimos un partido difícil allá y acá lo pudimos manejar bien. Tuvimos las ocasiones para convertir los goles, aunque no los hicimos", comentó luego del encuentro y agregó: "Lo importante es que pasamos, ahora tenemos que jugar la semifinal, vamos a tratar de pasar y ganar esta copa que es una obligación".

La novela de Zárate comenzó a mediados de 2018, cuando el delantero fue tentado por Guillermo Barros Schelotto para pasar de Vélez a Boca. A partir de allí, Zárate, que había dicho que "en el único club de la Argentina" que iba a jugar era en "Vélez", vio como la gran oportunidad para dar un salto en su carrera. Hacía ya algunos meses en los que Zárate se reprochaba, a los 31 años, que nunca había tenido la chance de jugar en un equipo popular.

Entonces, a partir de allí, empezaron los enojos de los hinchas de Vélez. Y todo se potenció cuando se supo que Boca y Vélez se iban a enfrentar por los cuartos de final de la Copa de la Superliga. En Liniers recibió insultos de los locales incluso mientras estaban tocando el Himno Nacional Argentino. "El que no salta, es un traidor", le cantaron desde los cuatro costados del Amalfitani. Él intentó responder con gambetas y haciendo "cuernitos" para tratar de neutralizar cada ataque de Vélez. Lo mismo hizo en la definición por penales en la Bombonera.

Zárate agregó: "Allá fuimos a buscar el resultado, tratamos de hacer un gol, no se pudo, el 0-0 nos sirvió, tuvimos las ocasiones y después se complicó. Es lindo pasar por penales, es un poco a lo Boca, hicimos lo posible, corrimos, hicimos un gran desgaste y nos cansamos. Pasó el que tenía que pasar, pasó el equipo grande", cerró una noche en la que volvió a ser protagonista, con más gestos que fútbol.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.