srcset

Mundial Rusia 2018

Mundial Rusia 2018. Xavi Hernández: "Los grandes favoritos son Argentina, Brasil, Alemania y luego España""

Claudio Mauri
(0)
31 de mayo de 2018  

Xavi Hernández siempre da un pase, se relaciona a través de la asociación, dentro o fuera de la cancha. Es su modo de entender la vida, más que el fútbol. Cuando en Doha atiende el llamado teléfonico de la nacion, él propone el primer diálogo: "Me han dicho que la Argentina ganó un Mundial Juvenil aquí, en Qatar". Está en lo cierto, se refiere al título del Sub 20 de 1995, el primero de la fecunda gestión de José Pekerman al frente de las categorías menores.

Hace tres años que Xavi juega en Al Sadd de Qatar, e igual se mantiene como el futbolista con más presencias en la historia de Barcelona, con 767 partidos, por delante de Iniesta, con un contador que se acaba de parar en 674 encuentros, y de Messi, que con 637 se encamina a uno de sus tantos récords vestido de azulgrana.

Mientras su carrera de futbolista entra en tiempo de descuento, Xavi, que sobre el césped siempre se anticipaba a la jugada, también se prepara para la función de entrenador, a la vez que la actualidad lo ocupa como Embajador Globlal del Mundial Qatar 2022.

–Hace cuatro meses cumplió 38 años. ¿De más joven se imaginaba jugando al fútbol hasta esa edad?

–La verdad que no. Hombre, es una edad larga, pero sigo disfrutando. Tengo en claro que estoy en una liga de otro nivel, en un buen club, jugando la Champions de Asia, sigo motivado. Mi idea es seguir jugando en la medida que me respeten las lesiones. Mientras disfrute en la cancha, priorizaré seguir jugando. Todos los que se han retirado me dijeron intenta continuar que después lo echas de menos. Por lo tanto, lo estiraré todo lo que pueda, hasta que el cuerpo aguante.

–¿Qué es lo que más duele ahora del cuerpo al día siguiente de un partido?

–Todo (se ríe). El dolor empieza en las rodillas, pasa a los tobillos, pero bueno, tengo la suerte de que nunca sufrí una lesión grave, lo cual me permite seguir jugando. Si entrenas bien, con ritmo e intensidad, cuidas el peso y la alimentación, pues con 38, 40 años puedes seguir jugando, evidentemente a otro nivel. La Liga de Qatar es menos exigente, no es tan física, es más técnica, eso me favorece.

–¿Cuándo empezaría la etapa de Xavi entrenador?

–Pronto, creo que pronto. En Madrid debo sacar este año el carnet de entrenador y a partir de ahí ver las posibilidades que surjan para tomar a un equipo. En Qatar quieren que sigan relacionados con ellos hasta el Mundial 2022 para que les ayude a armar un equipo competitivo. Me gustaría ayudarlos. No va ser fácil porque tenemos nada más que 6000 futbolistas. Tengo la oportunidad de empezar aquí como entrenador. Ya trabajo mano a a mano con el entrenador actual de la selección, Félix Sánchez, que es un amigo.

Xavi Hernández
Xavi Hernández Fuente: AP

–¿Cómo fue tomar la decisión de salir de Barcelona? ¿Le costó mucho, siente nostalgia?

–Nostalgia no porque me fui con la sensación de que hice y gané todo en el Barça. Disfruté, pasé la mejor época de mi vida deportiva. También una de las peores, al principio de mi carrera, cuando no ganábamos nada, de 2000 al 2004, más o menos. Ahora miro a mis excompañeros por televisión, cuando saltan al campo para jugar la Champions, y siento que todo eso ya lo he hecho. Dejé el alma por el Barça, gané varias veces todos los títulos. En ese sentido estoy muy contento y orgulloso. Ahora estoy en otra etapa, diferente, mirando a futuro como entrenador. Qatar me permite hacer eso a la perfección. Es de alta calidad.

–Que empezara a perder el puesto con Rakitic supuso algo más que un reemplazo nominal. También se notó en el cambio de estilo del equipo. Empezó el viraje que sigue hasta estos días de un Barca más pragmático y menos estético.

–Bueno, sí, quizá Valverde le ha dado un fútbol más pragmático al equipo. Creo que pragmático es la palabra, pero también brillante en muchas ocasiones. Todavía hay futbolistas como Messi, Iniesta (NdR: emigró a Japón al final de esta temporada), Busquets, Piqué, que son el alma del Barça y al final esa idea, esa identidad, no se pierde porque es de la clase de jugador a la que le gusta tener el balón, controlar la posesión. Al final, la filosofía es la de siempre. Si algo bueno ha hecho el Barça en los últimos 20, 25 años, es seguir la filosofía de (Johan) Cruyff, la de de ser protagonista, manejar el balón, ejercer una presión alta. Siempre hay un adversario que te complica las cosas, pero el Barça tiene a Messi, a Iniesta, a Busquets… Pero sobre todo tiene a Messi, está claro que es el que marca la diferencia. Es el futbolista total, y más ahora, que el Barça no necesita una posesión tan alta, juega un poco diferente a lo que hacía antes. Cada año, Leo marca más la diferencia. Es increíble, es un jugador estratosférico, espectacular. Cada día que lo veo juega mejor al fútbol. Es inteligente, lo ve todo. No volveremos a ver un jugador así.

–Para señalar la evolución de Messi se remarca que ahora hace de Xavi. Juega, conduce, hace la pausa, organiza. ¿Qué opinión le merece?

–Messi puede hacer de Xavi, de Rakitic, de Busquets, de Iniesta, de Suárez. Lo hace todo bien este chico. Si lo pones de central, pues también sería el mejor zaguero central del mundo. Si te quiere quitar el balón, te lo roba. Si se propone driblearte, te driblea. Si quiere dar un pase, da la mejor asistencia del mundo. Si patea los tiros libres, te los mete por el ángulo. Es un futbolista incomparable, con nadie. Es como Maradona en su época, como Pelé en su época. En presente ya es el mejor futbolista de la historia.

–El único que puede estar tranquilo de que Messi no le va a quitar el puesto es Ter Stegen...

–(Se ríe con una carcajada). Exacto. Es un molde para jugar al fútbol ese chico, es una barbaridad. Además es competitivo, ganador, trabajador, generoso con el equipo. Brillante en todo lo que hace. Hay que disfrutarlo hasta que no pueda jugar más porque no habrá otro de ese calibre.

–A usted se le asigna una intermediación fundamental para que el conflicto no se agravase cuando Messi se enojó con Luis Enrique por un partido en el que fue al banco ante la Real Sociedad.

–Los que más contribuyeron a solucionar el conflicto fueron el propio jugador y el entrenador. En todo trabajo se discute alguna vez y se pasa por tensiones, nervios, momentos difíciles. Al final fue un tema de convivencia y fueron ellos mismos los que llegaron a un acuerdo mediante el diálogo. Como capitán, yo estuve ahí para consensuar y conciliar un poco entre ellos, pero nada más. Se le dio demasiada importancia a una situación que fue nada, que pasan a diario en cualquier empresa o familia. Es lo más normal del mundo, pero cuando le pasa a Messi todo se magnifica. Ahí está el tema.

–Sinceramente, el Balón de Oro que Messi ganó en 2010 ¿no cree que hubiera sido más justo para usted o Iniesta por el Mundial que habían ganado con España?

–No, no, no. En ese momento de la premiación, cuando Guardiola sacó el papel con el elegido y dijo el nombre de Messi, tuve la sensación de que se hacía justicia con el fútbol. Simplemente porque Messi es el mejor. Mejor que Iniesta, que Xavi, que Busquets. ¿Por qué? Porque domina todas las facetas del juego. Lo que decíamos antes. Messi puede hacer de Xavi, pero Xavi no puede hacer de Messi. Y así con el resto de los jugadores. Por eso no me molestó que en 2010 le dieran el Balón de Oro. En realidad, se lo tendrían que dar todos los años, a mi modo de ver. Si vamos a escoger al mejor futbolista del mundo, pues sin duda es Leo Messi. Ahora, si hay que elegir al mejor de la temporada por los títulos ganados de manera colectiva, eso es otra historia.

–¿Dónde queda Cristiano Ronaldo?

–Dice mucho de Cristiano todo lo que ha ganado. Un gran futbolista, un goleador histórico, que va a marcar una época, pero existe Messi, que es superior, a Cristiano y a todos. El que se compara con Messi queda retratado. Le hacen un flaco favor a cualquier futbolista compararlo con el mejor de la historia. Es imposible, todos salimos perdiendo, todos.

–A Messi lo habrá visto volver preocupado más de una vez después de jugar con la Argentina. ¿Le decía o le aconsejaba algo?

–Trataba de ayudarlo, de animarlo. Messi se preocupa mucho cuando no gana, y más cuando no lo consigue con su país. Él se siente muy argentino, es muy patriota de su país. Tiene el hambre y la necesidad de ganar con la Argentina. Para él era una frustración terrible no lograrlo; en realidad no solo para él, sino para toda esta generación de futbolistas argentinos que ha tenido muy mala fortuna en momentos clave. Perder dos copas América por penales, la final de un Mundial en la prórroga, puff… Si el fútbol es justo le debe algo a la Argentina en ese sentido. Esta generación de jugadores merecía ya haber ganado algo. Vamos a ver en el Mundial de Rusia; la Argentina, sin dudas, es una de las favoritas. Creo que Sampaoli trabaja muy bien, y teniendo a Messi y a toda esta generación, la Argentina tiene muchas chances de ser campeón.

–De las charlas que mantenían, ¿cuál es su conclusión de por qué la Argentina nunca pudo aprovechar a Messi como lo hace Barcelona?

–Sí, claro, pero también es injusto decir eso, porque sí lo ha aprovechado llegando a las finales, y las finales son detalles, momentos clave. Nosotros ganamos la del Mundial 2010, pero si Robben mete ese balón que Casillas para con un pie estaríamos hablando de que España no gana nada. Una final es una moneda al aire, a cara o cruz. Es muy fina la línea entre el triunfo y la derrota. La Argentina ha tenido la mala pata que antes tenía España, cuando nos eliminaban por penales, el árbitro se equivocaba o no estábamos en nuestro día. La Argentina no tuvo la fortuna de que los detalles le hayan ido de cara, pero Messi ha competido muy bien con su selección.

–En la Argentina muchos creen que Messi debe ganar un Mundial para estar a la altura de Maradona y ser el mejor de la historia. ¿Qué opina?

–Para mí no le hace falta, ya es el mejor de la historia, no he visto a nadie mejor que él. Entiendo la consideración por Maradona, ha sido y es el ídolo de todos. Lo que hizo con la Argentina todavía supera a la generación actual de jugadores, por eso hay gente que dice que Messi no hizo lo que logró Maradona. Lo entiendo, pero a nivel futbolístico, Messi hace lo que hacía Maradona 30 años después; en 2018 cuesta el doble, desde lo táctico, lo físico, lo técnico y lo mental, todos los futbolistas son mejores. Y pasará lo mismo dentro de 30 años, los futbolistas serán mejores porque la vida evoluciona. Para mí no hay debate; Messi es el mejor de la historia que yo haya visto. Y después Maradona.

–Por lo que lo conoce, ¿estima que el de Rusia será su último Mundial?

–No, lo veo capaz de llegar al de Qatar 2022 porque físicamente cada vez se cuida más. El nivel técnico no lo va a bajar ni va a perder el talento. Con 35, 36 años puede llegar perfectamente, por qué no. Dependerá de él, de su mentalidad, de sus ganas de continuar. Y también de lo que ocurra en el Mundial de Rusia, me imagino.

–¿Cómo fue compartir una cancha con Javier Mascherano?

–Es un amigo, al igual que Messi. Me une una amistad, le tengo mucho respeto y cariño. Mascherano es un líder natural, una persona que transmitió mucho en Barcelona. Ha sido un ejemplo de conducta, de cómo adaptarse a una nueva vida y a un nuevo estilo de juego; no fue fácil para él en los inicios. Javi ha sido un ejemplo, dentro y fuera de la cancha, para cualquiera que llegara al plantel. Sin llevar el brazalete, en los últimos años ha sido un capitán de Barcelona. Le deseé todo lo mejor en su nueva etapa en China.

–Salvo Messi, Otamendi y Di María, las incógnitas rodean al resto de la formación y al estilo de la Argentina. ¿Está dando un handicap muy grande?

–Creo que la Argentina ha ganado con Sampaoli; es un entrenador que tiene las ideas muy claras, está preparado, trabaja bien. Sus equipos tienen una identidad. Lo vimos con Sevilla y Chile, donde ha hecho grandes cosas. Tiene una capacidad muy buena para transmitir. Creo que la identidad y la idea que Sampaoli le dará al grupo serán muy buenas. Y teniendo a Messi, ya eres favorito al título. Y si a eso le unes todos los buenos jugadores que lo acompañan y un entrenador capacitado para llevar bien al grupo, la Argentina es favorita total.

–¿Qué Mundial cree que veremos?

–Creo que será muy táctico, con el atractivo de varios jugadores y selecciones brutales. A mi modo de ver, los grandes favoritos son los de siempre: Argentina, Brasil, Alemania, y luego va a estar España. De haber alguna sorpresa, puede ser Bélgica, Inglaterra, Francia, aunque ya no son sorpresa porque tienen futbolistas impresionantes. Por ahí va a estar la cosa, veo a la Argentina y Brasil por encima del resto.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.