Rosario Central lo hizo de nuevo: venció a Newell’s y suma siete clásicos sin perder

El Canalla se impuso como visitante ante la Lepra por 1-0; lleva cuatro triunfos consecutivos en el duelo rosarino, que no pierde desde 2008
Argentina Superliga
  • 0
Newell's Old Boys

Newell's Old Boys

  • 1
Rosario Central

Rosario Central

  • Marco Ruben
El Canalla se impuso como visitante ante la Lepra por 1-0; lleva cuatro triunfos consecutivos en el duelo rosarino, que no pierde desde 2008
Pablo Casazza
(0)
27 de julio de 2015  • 11:20

ROSARIO.- Rosario Central es un manojo de felicidad eterna, una plegaria al cielo hecha realidad, un grito que atraviesa la ciudad. Rosario Central festeja la victoria en su cuarto clásico consecutivo y no puede estar mas orgulloso, tan ancho que no cabe en su propia camiseta. Newell's, su archirrival, queda perplejo, mirando el piso, buscando explicaciones, ya no de la derrota de hoy, sino de esta racha maldita para los rojinegros.

Ganó Central y estuvo bien. Porque tuvo intensidad en los momentos en que el partido era un barullo, tuvo serenidad cuando el local buscaba, más bien intentaba tenuemente, atacar en el área de Caranta y porque tiene a un goleador en estado de gracia, Marco Ruben , que con cada pelota que toca en el área rival abre una grieta de felicidad: Central queda del lado del festejo, su rival de turno en la tristeza.

Así, con este triunfo, importante, muchas veces fundacional de procesos ganadores, le dice al resto de los equipos que Central es candidato, aunque falte mucho. Candidato porque resolver un partido difícil de por sí, en un escenario adverso -con el estadio repleto, hasta con la presencia de Tata Martino, el entrenador del seleccionado-, lo coloca con excelentes perspectivas hacia el futuro.

Newell's no supo nunca qué partido jugar. Tal vez por las dudas de su entrenador, Lucas Bernardi ; quizá porque la seguidilla de derrotas en el clásico condiciona su estado de ánimo, y porque nunca tuvo la solvencia para ganarlo.

Estuvo allí, en la inteligencia de Coudet , otro DT debutante en los clásicos, la clave para interpretar el partido. Esperó cuando lo sintió necesario en el comienzo del partido, alerta ante una actitud agresiva del local que nunca existió, dominó el medio con Nery Domínguez y Damián Musto, y si bien no tenía escrito en su libreto atacar, estuvo siempre atento a los errores rivales. Entendió que por allí podía lastimar.

Entre los quince y los treinta y cinco minutos del primer tiempo, el equipo de Coudet se impuso en cada aspecto del juego. Tácticamente y en cada pelea individual. Si bien no llegó con peligro al arco de Ustari a través del juego asociado, sí tuvo dos chances netas de gol de pelota parada. Primero, una media vuelta de Álvarez, tras un rebote en un córner que Ustari tapó a puro reflejo, y de esa jugada un zurdazo de Donatti que rozó el palo.

Newell's no atacó en ese primer tiempo ni en todo el partido. Mostró una manifiesta imposibilidad de hilvanar una jugada, incluso de sostener la pelota en campo contrario. Fue Central quien imponía su idea de juego. El empate parcial del primer tiempo le daba crédito al local, que se vio superado.

Fuente: FotoBAIRES

Bernardi metió mano en el inicio del segundo tiempo con el ingreso de Mancini, buscando intensidad y tratando de emparejar el medio campo. Lo logró a medias, y le permitió jugar un poco mas lejos de su propia área. Sin embargo en el aspecto individual siguió fallando, porque Bernardello fue sólo confusión, Maxi Rodríguez una sombra del crack y sólo Scocco , aislado, le aportaba actitud al partido.

Central siguió con su plan de vuelo; un poco más retrasado por momentos, saliendo rápido de contraataque en otros, siempre dejaba la sensación de que entendía mejor de qué se trató el clásico. Coudet se impuso sin contemplaciones en el duelo a Bernardi, el DT que llegó para reemplazar a Gallego por su mal desempeño y que hasta ahora no pudo mostrar nada mejor.

Central no tuvo puntos altos pero sí rendimientos serios: Pinola fue impasable en la última línea y apuntaló al equipo, Nery Domínguez y Damián Musto jugaron con coordinación y sabiduría, el resto acompaño con certezas y pocos errores. ¿Marco Ruben? El rey Midas de Central. Tuvo una sola chance, ganó las espaldas, miró la indecisión de Ustari y de zurda le dio un pase a la red para gritar el gol mas esperado por cada jugador que participa del derby rosarino.

Ese gol, a los 24, daba la sentencia definitiva. Los hinchas de Newell's, impávidos, miraban cómo se escapaba otro clásico. No reaccionó. Aun así contó con un remate de Maxi desde una buena posición que tapó Álvarez y no pudo aprovechar por poco un error de Caranta que le sirvió el empate: el remate por emboquillada desde 30 metros pegó en el palo.

Festeja Central, por uno, por dos, por tres, por cuatro. Ganó porque supo jugar el clásico, como el anterior y los otros. Un espaldarazo para el entrenador Coudet, para sus jugadores. Pequeñas grandes diferencias que, de sostenerlas, pueden convertirse en cosa seria.

Sobre el final del partido, Maxi Rodríguez tuvo el empate luego de un error de Mauricio Caranta en la salida. El destino y, fundamentalmente, el palo lo evitaron. Una jugada con la que los hinchas de Newell's pensaran durante toda la semana:

Las posiciones

jp

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.