No pasó nada: pese a la agresión a Lugüercio, seguirá el público visitante en la provincia