Núñez se abrió otra vez para un público que sólo alentó a Messi