Oficio puro: Boca se deshizo de Cobreloa y ya piensa en el clásico

Hizo dos goles en 14 minutos y después bajó su rendimiento, pero venció por 2 a 1 a los chilenos y pasó a las semifinales; lo espera América de Cali
Christian Leblebidjian
(0)
29 de mayo de 2003  

Toda la Copa Libertadores en LA NACION LINE

No quedó lugar para sorpresas. Así lo quiso Boca, que no necesitó extremarse para dar un paso más hacia su gran sueño en la Copa Libertadores. La misión era cerrar sin demasiados sobresaltos su pleito con Cobreloa, y el conjunto de Carlos Bianchi la cumplió con el oficio que se le conoce. El 2-1 sobre los chilenos tuvo un valor práctico y otro simbólico: colocó al equipo xeneize en las semifinales del certamen -jugará con América, de Cali- y lo fortaleció espiritualmente a la espera del choque con River del domingo próximo, en la Bombonera.

En menos de un cuarto de hora -14 minutos, con exactitud- Boca tomó una diferencia que hizo pensar que todo estaba liquidado. A los 8, Donnet definió a dos metros del arco tras una muy buena jugada colectiva, y a los 14, Tevez, en posición adelantada tras un pase de Cagna -después del primer tanto, los chilenos practicaron el achique -, puso el partido 2 a 0. Asunto cerrado, creyeron muchos. No fue tanto así.

Cobreloa empezó a preocupar al fondo xeneize. Pudo descontar si el árbitro brasileño Carlos Simón no ignoraba un claro penal de Schiavi a González. Una razón sobre la que los chilenos fundamentaban su mejoría fue el buen trabajo de Martel, por la derecha. Boca también llegaba, pero no garantizaba tener todo bajo control.

Tapia intervino tres veces con acierto -ante una volea de Tevez, un remate de Jerez y otro de Barros Schelotto-, pero Cobreloa devolvía los ataques. Y logró el descuento con una corajeada de Galaz, que dejó atrás a Schiavi y definió con un toque de cachetada junto al palo izquierdo de Abbondanzieri.

Boca advirtió que no podía relajarse. Así como fue beneficiado por dos errores del juez, también sufrió lo suyo cuando quedó sin sanción un pase irregular de Fuentes a su arquero, Tapia.

Se justificaba la diferencia en favor de Boca en la primera etapa. Era el mejor, más allá de los sofocones, y en eso tuvo que ver, una vez más, la influencia de Tevez, que otra vez le agregó el gol a su capacidad para crear. Otro aporte interesante fue el del juvenil Pablo Jerez.

Boca siguió pasando algunos sustos porque sus lagunas animaron los intentos de Cobreloa, que un par de veces estuvo cerca del empate, pero no tuvo ni claridad ni fuerza para alcanzarlo. El árbitro sumaba errores: no se entiende por qué no expulsó a Pérez tras un planchazo a Tevez, que le respondió y también puso en riesgo la integridad numérica de Boca.

Después el protagonismo pasó a las tribunas, que desataron el festejo por anticipado y dedicaron toda su sorna a River. Otra vez, Boca se sienta a la mesa de las grandes decisiones en la Copa Libertadores.

Battaglia se quedaría afuera

Sebastián Battaglia se perdería el superclásico ante River del domingo próximo. El volante de Boca salió lesionado en el primer tiempo, con una molestia en el muslo izquierdo. Hoy se le hará una resonancia magnética para conocer la gravedad de la lesión, pero estaría casi descartado.

Los que estarán son Nicolás Burdisso y Marcelo Delgado, que anoche no jugaron para ser preservados. Además, Bianchi dispondrá del mejor equipo, ya que la primera semifinal con América de Cali se jugará el 11 del mes próximo. Mañana se pondrán en venta las generales para el choque con River, de 10 a 17, en La Boca.

  • LA FIGURA

    El momento de Tevez
  • En los últimos partidos, se hizo vital en el funcionamiento de Boca. Carlos Tevez volvió anoche a ser figura, y fue quien encendió el motor del equipo de Bianchi. Además, convirtió su primer gol en esta Copa Libertadores.

  • LO NEGATIVO

    Mala tarea de Simón
  • El brasileño Carlos Simón no tuvo una buena tarea. Dejó que los jugadores chilenos provocaron demasiado a los de Boca, no cobró un claro penal en favor de Cobreloa y convalidó el gol de Tevez, que estaba en off-side.

  • EL DATO

    Invicto con chilenos
  • Como local, el conjunto xeneize jugó siete partidos frente a equipos chilenos por la Copa Libertadores y está invicto: ganó en seis ocasiones y empató uno. En esos enfrentamientos, marcó 11 tantos y sólo recibió cuatro.

    Bianchi: "La victoria era lógica"

    El DT Carlos Bianchi estaba sereno tras asegurar el pase de Boca a las semifinales de la Copa Libertadores. "La victoria era lógica y jugamos este partido mejor que el de ida. En el segundo tiempo, planteamos el partido de contraataque, pero ellos no nos inquietaron demasiado. Abbondanzieri casi no tuvo trabajo", analizó.

    Luego habló de River y del futuro. "River es un adversario de primer nivel, pero sólo mañana (por hoy) nos vamos a poner a pensar cómo vamos a plantear el partido. En ningún momento siento que jugar con América de Cali es menos presión que si hubiera sido River el rival. De acá al 6 de julio tenemos ocho partidos por delante (entre el Clausura y la Copa), y son ocho finales", aclaró.

    "Clasificarnos es una ventaja anímica sobre River -explicó Abbondanzieri-, pero no es decisivo para el superclásico."

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.