Orcellet, el protector

En el arquero de Chicago se extinguieron varios de los ataques de River. "El equipo puso todo", dijo
(0)
5 de mayo de 2003  

La ansiedad de un cronista de TV, en el primer instante posterior al final del partido, lo obligó a retener por algunos segundos las ganas de desahogarse con sus compañeros. Enseguida, Catriel Orcellet corrió al encuentro del puñado de jugadores de camiseta verde y negra que lo esperaba para abrazarlo en el medio de la cancha. En el cierre a pura resistencia de Chicago ante los embates de River, el arquero había sido el último obstáculo, el bastión contra el que chocaron casi todos los intentos millonarios.

Después, este guardavalla de 24 años (cumplirá 25 el sábado próximo) procuró despojarse de protagonismo. "¿Si fui la figura? El equipo puso todo: corrió y metió. La figura fue el equipo. Lo mejor fueron los hue... que puso", dijo. Escueto, porque ya había sido suficientemente expresivo con los guantes puestos.

Hurgando en el pasado, las suspicacias futboleras encontraron un detalle que podía infundirle un sabor especial a la satisfacción que vivió ayer el arquero. En la carrera de Orcellet hay una huella boquense: fue suplente en el equipo xeneize durante ocho partidos, entre 1998 y 2000. Pero él borró de un plumazo las suposiciones cuando se le preguntó si, por ese antecedente, ayer sintió alguna alegría extra: "No, porque yo soy hincha de Gimnasia de Entre Ríos". Algo lógico; además de haberse criado desde los seis años en Concepción del Uruguay, Orcellet defendió esa camiseta.

Pero a Orcellet le importaba hacer foco en lo que el resultado significó para el equipo, pensando en que a Chicago aún le espera mucho esfuerzo para sentirse liberado en la lucha por escaparle al descenso. "El empate es muy importante -expresó-, pero por delante tenemos ocho finales, porque jugamos con los equipos que pelean con nosotros. Nos viene muy bien, porque perdió Olimpo y pasamos a uno más. Y también nos sirve para levantar en lo anímico. Tratamos de jugar de igual a igual, a pesar de que River tiene muy buenos jugadores. Con Boca nos metimos un poco atrás y no nos sirvió; hoy (por ayer) nos dimos cuenta de eso, y jugamos bastante bien. Siempre pensamos que podíamos llegar al empate. ¿La paternidad? Y... son pocos partidos, pero sigue. Tenemos un triunfo más."

Le comentaron que River pudo haber sentido el cansancio. "Que digan lo que quieran. Sacamos un punto que para nosotros es importante; no sé si lo será para ellos".

Orcellet llegó a Chicago a mediados del año último, a préstamo (vence a fines de junio próximo), y su pase pertenece a una empresa. En los últimos partidos del Apertura empezó a aparecer con frecuencia en el arco, que hasta entonces parecía ser propiedad de César Velázquez. Pero cuando el paraguayo marchó hacia Cerro Porteño, el puesto fue suyo. Y ayer, por caso, fue su primera vez en el Monumental. "Sí, fue mi debut en este estadio, y por suerte salió todo bien. Estuve tranquilo, y eso les transmitió tranquilidad a mis compañeros. Fue un partido importante; el mejor desde que estoy en Nueva Chicago, pero tuve mejores en la B Nacional".

¿Cuál fue la atajada más difícil? Hubo dos, según contó. "Una, a Cavenaghi, en el primer tiempo, que saqué con el pie. Después, otra de D´Alessandro, que no sé si entraba", dijo.

Una sombra para River

Nueva Chicago mantiene su dominio en el breve historial contra River: suma cuatro triunfos contra tres del equipo de Núñez y cinco empates, incluyendo el de ayer. Además, desde su regreso a primera división, Chicago no cayó en el Monumental: igualó los dos cotejos que jugó.

"Nos faltó la sintonía fina"

No sólo por el empate que Chicago consiguió ante River estaba feliz Néstor Gorosito; también, por la manera en que lo logró su equipo. "Jugamos contra un conjunto que venía con una racha ganadora y tiene un cuerpo técnico excelente. Y salvo en los últimos minutos, en los que nos metimos un poco atrás, tratamos de jugar de igual a igual. Tuvimos situaciones de gol, pero nos faltó la sintonía fina en el último toque. Pero estoy muy orgulloso de mis jugadores", señaló. Y tuvo palabras de reconocimiento para Manuel Pellegrini: "Es una de las personas de las que más aprendí. Hoy (por ayer), le ganamos un punto más que importante, sobre todo en lo anímico".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.