Patronato-Huracán, por la Copa Liga Profesional: el Globo festejó su primer triunfo

Andrés Chávez festeja el primer gol de Huracán en Paraná
Andrés Chávez festeja el primer gol de Huracán en Paraná Crédito: Diego Arias/Pool ARGRA
Alejandro Casar González
(0)
6 de noviembre de 2020  • 20:50

Huracán no mereció sufrir hasta el final del partido para traerse la primera victoria de su vida (en primera división) en Paraná. El Globo fue más que Patronato: le ganó en los duelos individuales, lo superó en intensidad y supo desde el comienzo por dónde estaba su negocio a la hora de atacar. Los de Parque Patricios fueron verticales y se aprovecharon de la letanía entrerriana para convertir los goles del 2-1 final. El primero, a pura potencia, se lo inventó Andrés Chávez con una media vuelta desde el borde del área. Nadie lo marcó. Franco Cristaldo, a la salida de un tiro libre, anotó el segundo con un disparo al ángulo.

El mejor de la cancha, sin embargo, no apareció en el marcador ni dio una asistencia. Fue Santiago Hezze, un mediocampista central que se prodigó en toda la zona medular del campo. Siempre bien ubicado, ayudó a sus compañeros, relevó, trabó y redondeó un gran rendimiento. Sus genes son puro Huracán: es sobrino de Antonio Mohamed, uno de los últimos grandes ídolos del Globo.

Lautaro Torres (Patronato) y Santiago Hezze (Huracan), un partido con emociones en Paraná, en el arranque de la 2° fecha de la Copa Liga Profesional del fútbol argentino
Lautaro Torres (Patronato) y Santiago Hezze (Huracan), un partido con emociones en Paraná, en el arranque de la 2° fecha de la Copa Liga Profesional del fútbol argentino Crédito: Diego Arias/Pool ARGRA

Así como Huracán mostró virtudes y buenos rendimientos en Chávez, Juan Garro y Cristaldo, Patronato fue todo lo contrario. En el resultado y el juego estuvo siempre uno o dos goles por debajo del equipo visitante. Se metió en partido por una jugada aislada: un centro al corazón del área que el uruguayo Junior Arias cabeceó al gol. Un espejismo en medio de un desierto ofensivo. Porque los dirigidos por Gustavo Alvarez no supieron nunca cómo jugar el partido, aunque sobre el final tuvieron una oportunidad para igualar el partido.

Huracán, plagado de chicos con un puñado de partidos, hizo un buen negocio en Paraná. Padeció los últimos minutos y cada uno de los centros con los que Patronato bombardeó su área. Allí apareció el arquero Facundo Cambeses con un par de atajadas para el aplauso. Israel Damonte, entrenador del Globo, intentó asegurar el resultado con los cambios. Sumó gente en la mitad de la cancha e hizo correr el reloj. Patronato buscó, pero no se llevó nada y encadenó su segunda derrota en dos partidos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.