Por qué el audio atmosférico ganó su partido con los estadios vacíos

Marcelo Gantman
Marcelo Gantman PARA LA NACION
El festejo de Sevilla tras avanzar a la final de la Europa League: estadios vacíos y sonido atmosférico
El festejo de Sevilla tras avanzar a la final de la Europa League: estadios vacíos y sonido atmosférico Fuente: Archivo
(0)
18 de agosto de 2020  • 00:01

La secuencia de partidos de Champions League y Europa League capturaron la atención total de los fanáticos del fútbol globales. Todo promete ir en aumento con los cruces definitorios en formato mundialista diseñado por UEFA para poner en marcha esos campeonatos durante la pandemia con canchas vacías. Desde la experiencia de butaca del espectador televisivo se advierte una tendencia: el ojo se acostumbró a los estadios sin público y el oído aceptó con más naturalidad el uso del audio atmosférico que proviene de los bancos de sonidos.

Los experimentos elaborados para ofrecer un espectáculo futbolístico que hiciera olvidar la ausencia de hinchas ofrecen una línea de tiempo que permitió separar con criterio lo útil de lo forzado. Afuera lo que no funcionó con la tecnología, (como las gradas con espectadores virtuales en La Liga) y a profundizar aquello que fue incorporado sin contaminar la escena. En este caso, quedan en pie el audio simulado y el uso de los espacios vacíos como fondos virtuales para mensajes institucionales y patrocinios. Conmebol recurrirá a estas últimas opciones cuando regresen la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana.

El audio atmosférico tiene éxito porque marca el ritmo de la historia de un partido. El sonido pone en situación las acciones del partido y conectan con las emociones del juego. Esos audios son también una orientación automática en tiempos de segundas pantallas cuando un espectador le quita la atención a la TV y decide opinar en Twitter. La reacción de la multitud simulada puede ser un llamado para volver la mirada a la pantalla principal.

Es bueno recordarlo: los audios atmosféricos en fútbol no rigen para los estadios, sino para las transmisiones televisivas. La UEFA da muestras de habilidad cuando su ingeniero de sonido carga el aire con silbatinas cuando se recurre al VAR para confirmar un gol. Esa sería la reacción natural de los hinchas en el estadio mientras esperan la decisión. Ese comportamiento esperado y que se corresponde con la escena, es el mismo que durante décadas le dio respaldo a las comedias televisivas que utilizaban las "pistas" grabadas de risas falsas para poner el acento en los remates de los guiones. No importaba tanto la veracidad de esas carcajadas, sino su oportunismo. El espectador se acostumbró al recurso.

World Athletics dio un paso más allá del fútbol: contrató para la Diamond League de Mónaco a una empresa australiana llamada aFX para generar la atmósfera que precisan los atletas mientras compiten. El uso de los audios tomados de los campeonatos mundiales de atletismo y de otras competencias completó el clima de un estadio con 5 mil espectadores admitidos sobre una capacidad de 16 mil. Los ingenieros de sonido de aFX utilizan la inteligencia artificial para calcular la acústica de los escenarios y la intensidad de la performance de cada atleta. La generación de atmósfera en los estadios es parte de los recursos que algunos atletas utilizan como motivación antes de saltar, correr o lanzar.

"Los eventos ´fantasma´ no tienen por qué estar en silencio. Nuestro proyecto de atmósfera crea un entorno al que los atletas están acostumbrados, los ayuda a competir y mejora la experiencia del espectador para la audiencia de televisión", dijo Florian Weber, director de eventos de World Athletics, que implementará el audio atmosférico en las Diamond League de Estocolmo (23 de agosto) y Bruselas (4 de septiembre). Serán fechas del atletismo que no tendrán público, pero si el sonido de multitud.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.