Diego Maradona, de la pastilla viral a la incertidumbre sobre su futuro en Gimnasia

Máximo Randrup
(0)
19 de febrero de 2020  • 00:28

LA PLATA.– Ayer, cuando en La Plata se hablaba de la polémica frase que despachó Diego Maradona después de la derrota ante Rosario Central ("Que no se le ocurra al presidente de Gimnasia echarme, antes lo echo yo a él"), comenzó a circular un breve video del entrenador que enseguida se viralizó. La situación, de mínima, resultó sospechosa.

La escena del compacto mostraba que mientras el Lobo jugaba el segundo tiempo contra el Canalla, un colaborador le acerca algo a Maradona y otros dos lo tapan adrede para obstaculizar la cámara que lo filma a cada instante durante los partidos; en los últimos segundos se nota que Diego tiene una botella de agua en la mano derecha.

Tras varias horas de suspicacias, en las que el entrenador fue tendencia en las redes sociales, se supo que aquello que le acercaron a Maradona era una pastilla para la presión arterial; al menos eso afirmaron desde su entorno. Argumentaron que le dieron la medicación porque estaba bastante nervioso por el partido y que obstaculizaron la visual de la cámara de TV para tratar de evitar que se hablara del tema.

Apremiado por el promedio

La medicación que le alcanzaron a Diego, sin embargo, no es el único tema que lo coloca en el centro de la opinión pública platense por estas horas. Maradona también genera interrogantes que hace unos días no existían o bien no se percibían con tanta fuerza. La razón es simple: el cuerpo técnico no le encuentra la vuelta al equipo y el margen de error se achica fecha a fecha.

Incluso, en La Plata, muchos especulan con lo que pasará si Gimnasia pierde contra Independiente el próximo sábado, por la 21a primera de la Superliga.

Lo concreto es que Maradona pretende seguir hasta las últimas consecuencias y entonces, de no cambiar esa rígida postura, todo dependerá de la comisión directiva encabezada por Gabriel Pellegrino: ni más ni menos que el dirigente que alcanzó la reelección por el apoyo del actual entrenador. Más enredado, imposible: la comisión directiva que debería despedir al DT, en caso de considerarlo oportuno, es comisión directiva gracias al DT.

Pellegrino quedó en una encerrona y quizás en algún momento deba tomar una decisión por demás compleja: ser leal a los socios del club o serle fiel a quien lo llevó a su segunda presidencia.

Vale el repaso. A fines del año pasado, las elecciones en Gimnasia resultaron caóticas. Casi grotescas. El oficialismo decidió no participar de la contienda, Diego renunció a su cargo, los dos candidatos que habían presentado listas bajaron sus postulaciones, se fijó una nueva fecha, Pellegrino se presentó y ganó por amplio margen gracias a la presión que ejerció Maradona ("Sólo sigo si gana el presi", había anunciado el técnico).

Esa desprolijidad en algún momento iba a pasar algún tipo de factura y es posible que ese instante llegue antes de lo previsto. Si el Lobo sigue sin arrancar en este semestre y lo más lógico es modificar el rumbo, ¿cómo hace la dirigencia para despedir a quien le otorgó poder? Sin soslayar el mensaje de Maradona pronunciado en el Gigante de Arroyito.

Es muy factible que hoy haya un encuentro entre Pellegrino y Diego, quien no asistió a las primeras dos prácticas de la semana. Aunque elijan no decirlo abiertamente, algunos directivos no están del todo conformes con el técnico y la lista de motivos cuenta con tres ítems principales: los malos resultados, la poca participación de Maradona en los entrenamientos y la amenaza de despido al presidente como si el DT fuese el dueño del club.

La del miércoles será una jornada importante y el del sábado será un partido trascendental. Gimnasia, mientras tanto, continúa último en la tabla de los promedios y más que nunca necesita coherencia para salir a flote. Una característica que no exhibió en el último tiempo.ß

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.