¿Qué le pasa a Darío Benedetto? Más reacciones que goles para el Nº 9 de Boca

Darío Benedetto no pudo anotar tampoco frente a Argentinos Juniors
Darío Benedetto no pudo anotar tampoco frente a Argentinos Juniors Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
Pablo Lisotto
(0)
21 de mayo de 2019  • 00:01

La llamativa carencia de gol que padece Boca desde hace un tiempo (cuatro 0 a 0 y apenas un 2 a 0 en los últimos cinco partidos) es consecuencia de varios factores. La falta de efectividad de sus delanteros, sumada a las ausencias por lesiones de Emanuel Reynoso y de Ramón Ábila dinamitó la zona de creación y achicó las alternativas en la ofensiva del equipo que conduce Gustavo Alfaro.

Pero al mismo tiempo, deja en evidencia que Darío Benedetto no atraviesa un buen momento. No solo porque su promedio de gol se redujo considerablemente, sino porque además en el último tiempo fue más protagonista por situaciones ajenas al juego que por su voracidad frente al arco contrario.

Ante Argentinos, luego de recibir un codazo en la cabeza en una jugada aérea, le recriminó a Jonathan Sandoval con un exagerado y efervescente "¿Quién sos?". A comienzos de este mes, durante la celebración por la obtención de la Supercopa Argentina (por penales, frente a Rosario Central) dio la vuelta olímpica con una musculosa con los colores azul y amarillo y el número 12, que suelen usar los integrantes de la barra brava. En las últimas Pascuas, rompió una gallinita de chocolate y permitió que su hermana lo publique en una Storie de Instagram junto a un fantasma y la frase "Buuuuu". Y en diciembre, en el medio de la final de América en Madrid frente a River, celebró su gol sacándole provocativamente la lengua a Gonzalo Montiel, en una imagen que luego se convirtió en meme tras la consagración millonaria.

No hay nada raro detrás. Es solamente un goleador que atraviesa una racha sin convertir, como le ha pasado en alguna otra época

El listado de situaciones innecesarias obliga a pensar: ¿Le pasa algo más a Benedetto? Gente de su círculo íntimo le confiesa a LA NACIÓN: "No hay nada raro detrás. Es solamente un goleador que atraviesa una racha sin convertir, como le ha pasado en alguna otra época y en algún otro club. Pipa es muy seguro de sí mismo, y no se deja llevar por lo que digan. Ni para bien ni para mal. Tiene una personalidad fuerte, y ni se agranda cuando le dicen ídolo, ni se bajonea cuando lo critican."

Hay otro foco de atención: en la vida deportiva del Pipa hay un antes y un después, que la estadística desnuda. Desde que se rompió el ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha (frente a Racing, el 19 de noviembre de 2017), el Nº 9 de Boca no logró volver a aquellos números de ensueño.

Desde que debutó hasta que sufrió esa grave lesión, Benedetto había marcado 35 goles en 42 partidos, con un asombroso 0.83 de promedio. Muy por el contrario, desde que volvió, en agosto de 2018, hasta el 0 a 0 con Argentinos anotó 10 tantos en 32 juegos (0.31 de coeficiente). El índice sigue cayendo: en lo que va de 2019 hizo apenas cinco goles en 18 partidos (0.28).

Existe otro dato que sorprende: tras su regreso a las canchas apenas pudo jugar 6 encuentros completos. Durante la pretemporada de julio pasado, en Estados Unidos, el Pipa venía recuperándose bien, trabajando a la par del resto. Hasta que en un amistoso (4 a 2 ante Deportivo Independiente Medellín), ingresó en el segundo tiempo y apenas pudo jugar 40 minutos: salió con una contractura en el triceps sural izquierdo que lo obligó a volver antes a Buenos Aires. Aquello derivó en una tendinitis aquileana que lo preocupó. "Se va a tener que acostumbrar a convivir con dolor en esa zona", fue lo que dijeron entonces desde el cuerpo técnico que entonces comandaba Guillermo Barros Schelotto.

En el medio estuvieron esos goles fundamentales frente a Palmeiras (dos en la Bombonera y uno en San Pablo) en las semifinales de la Copa Libertadores, y los dos a River (uno de local y otro en Madrid) que hacían ilusionar con que el gran goleador estaba de regreso. Pero no fue así. Hoy, totalmente recuperado de su lesión, espera la chance de jugar varios partidos completos seguidos para volver a ser el que fue.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.