Racing se durmió y Quilmes lo dio vuelta: 2-1, con un golazo de tiro libre