Racing campeón: Diego Milito y Coudet, de las miradas de reojo a un emotivo abrazo

El día de la presentación de ambos: Diego Milito saluda a Eduardo Coudet; observa Víctor Blanco, el presidente de Racing
El día de la presentación de ambos: Diego Milito saluda a Eduardo Coudet; observa Víctor Blanco, el presidente de Racing Crédito: Santiago Cichero/AFV
Claudio Mauri
(0)
1 de abril de 2019  • 23:59

En agosto pasado, Diego Milito , en una entrevista con LA NACION, decía que su misión era la de "proyectar un Racing de elite para los próximos 10 años". Desde su cargo de secretario técnico, el exPríncipe de las canchas se suma a los que quieren darle valor y sentido a una función que en el fútbol argentino suele estar un tanto difusa, que a veces queda atada de manos entre un presidencialismo muy acentuado y técnicos que solo se refugian en sus colaboradores. Lo que en Europa forma parte de cualquier organigrama futbolístico, aquí sigue en etapa experimental. No es casualidad que quienes muestran más vocación por ese puesto y resaltan su utilidad sean exfutbolistas con trayectoria en Europa.

Sin desconocer las urgencias del fútbol argentino, Milito también piensa en un Racing a mediano y largo plazo, para que la vuelta olímpica del fin de semana en el Cilindro de Avellaneda sea parte del recorrido, no un punto del llegada.

Felicito al plantel y al cuerpo técnico. Hicieron un campeonato extraordinario
Diego Milito

Por detrás de la alta exposición pública que tuvieron los festejos, en silencio trabaja una secretaría de scouting que examina a fondo todo el mercado sudamericano y a los que tienen posibilidades de volver desde Europa. El desarrollo de las inferiores también le incumbe a Milito.

En el mientras tanto, los éxitos en la primera división aumentan el crédito y ensanchan las espaldas. Milito no deja de ser un primerizo en esta responsabilidad. Sigue encontrando su lugar, incluso en su vínculo y relación con Eduardo Coudet , que fue mejorando con el tiempo. No faltaron disidencias y diferentes puntos de vista con el Chacho, pero de cada caso nunca hicieron una cuestión personal que terminara perjudicando a Racing. Del riesgo de ir por veredas opuestas se pasó a la certeza de un Milito acompañando la gestión de Coudet.

En la celebración del domingo a la noche, Milito y Coudet se terminaron dando un emotivo abrazo, símbolo del triunfo de las transigencias de cada uno en beneficio de Racing. El secretario técnico no dudó en avalar la autoridad del entrenador en la marginación por inconducta de Ricardo Centurión , en quien confiaba en su reconversión al profesionalismo. La incorporación de Darío Cvitanich respondió más a las preferencias de Milito que a las de Coudet, que hizo fuerza por el "Morro" García hasta que las negociaciones no prosperaron.

Sería muy boludo si vengo a Racing y me peleo con Milito. Si estuviera enojado con él, se lo diría
Eduardo Coudet, julio de 2018

A Milito le gustaría un entrenador más atento al desarrollo de las divisiones inferiores, pero asume que Coudet se enfoca casi exclusivamente en el plantel de primera. Si bien tiene que renovar contrato en junio, Coudet está más cerca de seguir de lo que parecía hace tres meses. De la negociación se encargará el presidente Víctor Blanco , con la venia de Milito porque en estos meses notó que una de sus virtudes es haber conseguido un plantel unido que le responde.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.