Jugadores polifuncionales, posesión y compromiso: los sellos de Beccacece en sus primeros partidos en Racing

Fuente: FotoBAIRES
Nicolás Zuberman
(0)
23 de febrero de 2020  • 16:30

Ya con cinco partidos en el banco de suplentes (dos triunfos y tres empates) se puede redondear un primer análisis de Sebastián Beccacece como entrenador de Racing. Además de la posesión de la pelota, uno de los sellos que parece haber introducido el entrenador es la versatilidad de los futbolistas, que en el mismo partido pueden aparecer en tres posiciones distintas. "El compromiso de los chicos me emociona. Tenemos un grupo de 22 jugadores disponibles. A veces le toca a Ale (por Alexis Soto) pasar de jugar de volante por izquierda a central. Nery (Domínguez) le está tocando jugar de central, Mauri Martínez también. Hoy le llegó la chance a Nico (Reniero) que no había tenido minutos. Más allá de las circunstancia el equipo encuentra en el intérprete una forma definida, así que el hincha se puede quedar tranquilo porque entre quien entre y juegue donde juegue estos chicos le van a dar todo", fue el análisis de Beccacece luego del triunfo por 1 a 0 ante San Lorenzo.

El técnico rosarino tiene una alta consideración por Alexis Soto, al punto que hasta ahora lo utilizó en puestos que no son el de lateral izquierdo, su lugar natural. En la segunda fecha, contra Argentinos, ingresó los últimos minutos como un extremo izquierdo.

Ante Colón jugó en la posición de segundo marcador central. Y contra San Lorenzo cumplió ambas funciones: un rato como volante por izquierda y el último tramo del partido como zaguero. Si bien la polifuncionalidad puede justificarse por la falta de extremos que tiene el plantel y por las lesiones de Nery Domínguez y Lucas Orban, también es una apuesta del técnico poner a Soto en esos sectores del campo.

El caso de David Barbona tal vez sea de los más llamativos. En el estreno ante Atlético Tucumán, arrancó como wing derecho, lo que parecía que iba a ser una de las apuestas de Beccacece. Con Racing en ventaja 1 a 0, el ex Chicago miró todo el segundo tiempo desde el banco por una decisión táctica. Al partido siguiente, ante Argentinos, quedó fuera del banco de suplentes. Sin embargo contra Independiente reapareció como titular, aunque de extremo por la izquierda: jugó poco porque fue el primer reemplazo, por la expulsión de Gabriel Arias. Contra Colón, en Santa Fe, no tuvo un buen ingreso durante el segundo tiempo: los gritos de Beccacece pidiendo que cumpla con la posición que le habían pedido ("de ocho") se hicieron virales. Y ante San Lorenzo, justo en el día de su cumpleaños, otra vez miró el partido desde el palco.

La situación de Walter Montoya también empieza a ser icónica de este ciclo que lleva cinco partidos. En las dos primeras fechas, la sorpresa era que Montoya jugara como lateral derecho. El ex Rosario Central no se sintió cómodo en ese puesto, por eso Iván Pillud recuperó su lugar. Pero el chaqueño no salió del equipo: se adelantó unos metros para jugar como extremo derecho, una posición que tampoco era la suya natural. Ahí, ante Independiente y San Lorenzo, tuvo un gran rendimiento y fue vital para los dos triunfos que sumó la Academia en los clásicos de este año.

Si bien Beccacece no había podido contar con él durante la pretemporada por estar afectado al Preolímpico Sub 23 de Colombia, era sabido que Matías Zaracho iba a ser una pieza importante de su equipo. La incógnita era en qué lugar del campo iba a usar a un futbolista que entre sus características siempre ha tenido la polifuncionalidad. Dos fechas después la incógnita perdura: el juvenil de Wilde apareció de a ratos como segunda punta detrás del 9, por momentos como volante interno y sobre el final del partido ante San Lorenzo se repartió el doble cinco con Marcelo Díaz. Con Leonel Miranda, a quien Beccacece ya había tenido en Defensa y Justicia, también ocurre algo similar. En el estreno ante Atlético Tucumán fue el 5 del equipo. Pero luego no volvió a jugar esa posición. Por momentos se mueve como un interno y de a ratos se recuesta sobre la banda izquierda para empezar a generar los circuitos de juego con Matías Rojas. El paraguayo también tuvo sus movimientos tácticos: contra Argentinos sorprendió como extremo derecho, a veces actúo como interior y por momentos también fue segundo delantero detrás del 9.

Otra particularidad está entre los delanteros. El plantel tiene cuatro futbolistas de renombre para un solo puesto: Lisandro López, Jonatan Cristaldo, Darío Cvitanich y Nicolás Reniero. Cvitanich fue suplente los cinco partidos e ingresó durante el segundo tiempo en tres (Argentinos, Independiente y Colón). Cristaldo tuvo una oportunidad entrando desde el banco (Atlético Tucumán) y otra desde el arranque (Argentinos). Y lo más curioso es lo de Reniero: no había sumado minutos hasta que en el partido del sábado, ante San Lorenzo, le llegó la chance como titular, mientras los otros tres centrodelanteros miraban desde el banco de suplentes. Desde el cuerpo técnico explican que con la doble competencia necesitarán de los cuatro y es rotación busca hacerlos sentir importantes a todos.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.