Una vieja costumbre que volvió una noche: la Reserva de Boca protagonizó el encuentro preliminar

Crédito: Prensa Boca Juniors
Franco Tossi
(0)
29 de marzo de 2019  • 20:26

Hace algunas semanas fueron las Gladiadoras las encargadas de protagonizar el encuentro preliminar de la Primera. En la previa de este viernes, la Reserva de Rolando Schiavi tuvo ese privilegio después de muchos años: recibió a su par de Banfield, que lo sorprendió en el amanecer del encuentro, aunque luego el xeneize se repuso, revirtió el resultado y lo terminó aplastando 5 a 1. Hubo un doblete del chileno Brandon Cortez (categoría 2001), un tanto de Nicolás Capaldo (ya tuvo minutos en Primera), otro de tiro libre de Lucas Brochero (1999) y uno en contra del lateral derecho Franco Torres (1999). Ignacio González (2000) había puesto en ventaja al Taladro.

Más de dos años y medio debieron pasar para que la categoría más cercana al plantel profesional pudiera desenvolverse en la Bombonera, en la previa de la actuación del primer equipo. La última vez había sido el 26 de septiembre de 2016: aquella tarde Boca perdió 2 a 1 con Quilmes. Aunque esta vez terminó siendo con éxito ante una pequeña parte de la parcialidad boquense que más tarde se acercaría a alentar a los de Alfaro: si bien ya no puede ser campeón (ya se consagró San Lorenzo), el triunfo le sirvió para asentarse en la segunda posición, con 49 unidades.

Más allá del resultado, el punto de la cuestión es otro. Tal como pasó con el fútbol femenino hace pocas semanas, lo de los chicos también fue transmitido por televisión. Todo aquello es parte de la idea de Nicolás Burdisso, director deportivo del club de la Ribera. ¿Qué es lo que pretende? "Buscamos crear el sentido de pertenencia. Tratamos de explicarlo y transmitirlo en cada gesto o en cada partido", fueron sus palabras en medio de la pretemporada de enero, cuando recién llevaba algunas semanas en el cargo.

Esto significa que el exzaguero desea retomar ese espíritu que inundaba a la Bombonera en los viejos tiempos. Que los chicos y las chicas empiecen a sentir lo que genera sumar minutos en el mítico estadio, con la presencia de una buena cantidad de fanáticos. De hecho, estas decisiones van de la mano con otras acciones que ya se conocen: hace unos días todas las categorías, de la Primera a la Novena, entrenaron en simultáneo en el Centro de Entrenamiento que Boca tiene en Ezeiza. Una idea que piensan repetir. Empaparse de azul y oro entre todos, esa es la idea. De hecho, tanto Burdisso como Aníbal Matellán, secretario deportivo, estuvieron sentados cerca del túnel del vestuario siguiendo con atención el desarrollo del encuentro de los juveniles.

La única pálida de la tarde fue la grave lesión que sufrió Gastón Ávila, el juvenil que llegó en el último mercado de pases desde Rosario Central, pensado como una apuesta a futuro: en una acción en mitad de cancha, el zaguero de 17 años no pudo girar correctamente y se rompió el ligamento cruzado de la rodilla derecha.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.