River siente que hay una lupa que persigue cada uno de sus pasos