Un final deslucido: Boca perdió con Rosario Central en el último capítulo del ciclo de Gustavo Alfaro

Argentina Superliga
  • 1
Rosario Central

Rosario Central

  • Sebastián Ribas
  • 0
Boca Juniors

Boca Juniors

Franco Tossi
(0)
8 de diciembre de 2019  • 22:00

Gustavo Alfaro no bailó al son de las elecciones. Simplemente decidió ser, ahora sí, más sincero que nunca y aceptar que su ciclo estaba terminado hace semanas. ¿El gran culpable? Probablemente, sus propias declaraciones que tanto ruido hicieron post eliminación con River y toda la cadena de frases que le siguieron. "Es el final de un proceso", sentenció antes de la derrota por 1-0 ante Rosario Central, en el que fue su último partido en el xeneize.

Con el de anoche en Arroyito, fueron exactamente 50 encuentros oficiales: 27 triunfos, 16 empates y 7 caídas. Aunque la próxima dirigencia no haya confirmado su salida, hay algo que está claro: Alfaro no entra en los planes de la temporada 2020.

Otro de los motivos tiene que ver con mucho de lo que se observó anoche. Riquelme, una de las cabezas de la oposición, siempre se refirió respetuosamente sobre la labor del entrenador, pero dejó entrever que nunca lo conformó: "Boca sabía muy bien lo que iba a buscar cuando se decidió por él". Ante el Canalla, repitió muchos conceptos de su ciclo: un conjunto que cedió la pelota, que careció de profundidad y que tuvo a Esteban Andrada como la mayor figura.

Porque en el primer tiempo tuvo tres intervenciones destacadas: dos pelotazos de Zabala al cuerpo que despejó a puro reflejos y una buena volada para sacarle un cabezazo a Ribas. Aunque a los 17 minutos, la poca fortuna le impidió reaccionar: centro potente de Molina, pifia de Zabala que lo dejó tirado y permitió que Ribas la empujara con comodidad. Una de las cosas más destacadas del ciclo fue el aspecto defensivo, pero en Rosario la última línea la pasó mal como en muchos partidos del año en los que el arquero mendocino fue figura: inmóviles, parecían estar en una marcha menos.

De Rossi, en la marca; el italiano fue amonestado en un duelo con muchos roces
De Rossi, en la marca; el italiano fue amonestado en un duelo con muchos roces Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Manera

El juego volvió a ser una deuda. Un equipo lleno de imprecisiones, inconexo y casi sin oportunidades de gol. Apenas tuvo un remate de Ramón Ábila y un zurdazo con tres dedos de Emmanuel Mas, en la mejor jugada pensada por el xeneize, que terminó con el pase al espacio para el ingreso al área del lateral . ¿Quién la elaboró? Junior Alonso...

Si el visitante, una vez más, no tuvo grandes ideas con la pelota, quizás, también tuvo que ver la posición de Alexis Mac Allister. A lo largo del semestre (arribó a mitad de año), Alfaro lo ubicó como volante por la izquierda siendo él un enganche clásico. Estuvo claro siempre: el compromiso del exArgentinos fue indiscutible, pero él se dedica a otra cuestión. Y eso que tiene la capacidad de producir, tuvo pocas oportunidades de mostrarlo.

Crédito: Twitter Rosario Central

De hecho, el propio Eduardo Salvio se dio cuenta que la única solución era él, siempre y cuando la pelota se jugara por abajo. O, mejor dicho, el que podía cambiar algo de una difícil ecuación con su agilidad, inteligencia y facilidad para realizar movimientos que parecen imposibles ante tanta marca. Así, Boca fue agarrando la ruta del individualismo con el correr de los minutos. Por eso, Toto fue de más a menos: de ser lo más peligroso pasó a ser el que más abusó de la confianza, perdiendo muchas pelotas. Sí Alfaro entendió bien que, a falta de juego, debía entrar Emanuel Reynoso. Esa modificación (por Buffarini) retrasó a los rosarinos en el campo y Boca empezó a gestionar la pelota, aunque siempre la cuestión se encerrará en el mismo concepto: mucho empuje, con más centros que otra cosa, pero poca idea.

Así y todo, el xeneize fue mucho más en el complemento. A los 22 minutos, la pegada de Bebelo exigió a Jeremías Ledesma, que respondió con una atajada impresionante a una mano. A los 27, Franco Soldano -que ingresó en el complemento- metió un cabezazo al segundo palo que le faltó apenas unos centímetros para entrar al arco Canalla. Sin dudas, la jugada insólita de la noche sucedió a los 39: tras un centro, Salvio metió un derechazo al palo y, en el rebote, Soldano definió fuerte, superando la línea del arquero, pero ahí estuvo Britez para despejarla.

El empate era lo más justo: el primer tiempo tuvo un fuerte protagonismo de Central, pero en el complemento Boca mereció llevarse un punto. Aunque el equipo y Alfaro repitieron cosas que justifican el por qué de la no renovación del ciclo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.