San Lorenzo: otra falta de respeto de los hermanos Romero al DT y el plantel

Marcelo Tinelli con los hermanos Romero; el presidente tuvo que calmar las aguas tras los incidentes en el vestuario de Córdoba
Marcelo Tinelli con los hermanos Romero; el presidente tuvo que calmar las aguas tras los incidentes en el vestuario de Córdoba
(0)
17 de febrero de 2020  • 23:59

San Lorenzo necesita calma. Eso quiso aportar la figura de Marcelo Tinelli en sus reuniones con el plantel y los jugadores. El equipo le genera preocupación al presidente porque no puede jugar bien, pero además porque es noticia por incidentes en el vestuario, en un entretiempo de un partido en Córdoba que todavía no estaba perdiendo ante Talleres. Los futbolistas hablan muchas veces con sus actos. Y la realidad es que, desde la llegada de los hermanos Romero, ambos demostraron actitudes más relacionadas con las estrellas de cine que siendo figuras en la cancha. En Córdoba, tanto Oscar como Ángel Romero protagonizaron un papelón, como si fueran chiquilines. Y antepusieron los intereses personales por sobre los del equipo.

Se podrá estar de acuerdo o no con el estilo de juego que Diego Monarriz trata de darle a San Lorenzo, pero el cambio pensado tras la injusta expulsión de Juan Ramírez era lógico. Pero aunque no estuvieran de acuerdo, los Romero pusieron cara de fastidio, le generaron un desplante al técnico y terminaron los dos afuera. Y lo que es peor: ni siquiera sentados en el banco de suplentes, en lo que fue otra actitud negativa para sus compañeros.

Posiblemente Oscar y Angel Romero hayan pensado que llegaban a San Lorenzo como grandísimas figuras y por ahí hasta les sorprendió que no le pongan una alfombra roja cuando pisaron por primera vez el Nuevo Gasómetro, pero el rol de los dirigentes también es hacerles ver que están confundidos, que el fútbol es un deporte colectivo en donde pueden arrancar jugando 11, en el banco hay otros siete esperando su momento y otros diez -que ni se concentraron- se esfuerzan para tener su chance de jugar al menos unos minutos en el próximo partido.

Hace unas semanas también se supo que los mismos hermanos Romero habían abandonado la práctica del Ciclón por un contrapunto menor: los responsables de la seguridad de San Lorenzo (otra decisión lógica) no dejaban ingresar al campo de la práctica a un familiar de ellos. Éste podía observarla en un costado, sí, pero no en un sector que es privado y propio del plantel. Y fue motivo de otro desplante.

¿Ángel y Oscar Romero tienen ganas de jugar en San Lorenzo? Si la respuesta es afirmativa, ellos deberían dar el ejemplo siendo los primeros en respetar las decisiones de su entrenador y también del compañero que está por ingresar en sus lugares. En definitiva, saber que las reglas que deben ser iguales para todos.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.