Se hizo pasar por futbolista, engañó a cuatro clubes por el mundo y terminó preso

Bernio Verhagen posando con la camiseta de Viborg FF de Dinamarca, su último club
Bernio Verhagen posando con la camiseta de Viborg FF de Dinamarca, su último club Crédito: Viborg FF
(0)
19 de diciembre de 2019  • 12:34

Al buscar información de Bernio Verhagen en Google aparecen varias imágenes que lo muestran alrededor del mundo como futbolista: se lo ve firmando su contrato con FC Dinamo-Auto Tiraspol de Moldavia, entrenándose con Audax Italiano de Chile y posando con las camisetas de Cape Town City de Sudáfrica y Viborg FF de Dinamarca. Pero lejos de tener una próspera carrera como jugador de fútbol, su vida se asemeja más a una película hollywoodense: es un estafador que logró engañar a diferentes clubes por el mundo, nunca jugó un minuto, debió escapar de la Justicia y hoy se encuentra preso tras pasar varios días prófugo.

Su historia es tan increíble como insólita. Tiene 25 años, se llama Bernio Jordan Enzo Verhagen, nació en Surinam el 13 de febrero de 1994 y mide 1,75 metros. Hasta ahí, toda información verídica. Pero, a principios de año, creó una falsa identidad en la que se hizo pasar por holandés y jugador de fútbol: a partir de un video de YouTube en el que supuestamente marca un golazo y con algunas cartas de recomendación, empezó una carrera como futbolista.

FC Dinamo-Auto Tiraspol de Moldavia fue su primer club del año
FC Dinamo-Auto Tiraspol de Moldavia fue su primer club del año Crédito: FC Dinamo-Auto Tiraspol

De acuerdo a la reconocida revista VICE, el joven tuvo su paso por las inferiores de Willem II de Holanda en 2009, jugó en tres equipos amateurs y su última experiencia habían sido cuatro pobres partidos en el equipo Den Dungen, según la información que tenía la Federación Nacional de Fútbol de Holanda (KNVB). Así, sin experiencia profesional, a comienzos de 2019 recaló en el FC Dinamo-Auto Tiraspol de Transnistria, un país no reconocido en la frontera de Moldavia con Ucrania que se declaró independiente en 1990.

Su primer paso fue sin pena ni gloria. Permaneció poco tiempo en el club, no llegó a jugar ni un minuto en la División Nacional de Moldavia y se fue del país con acusaciones por un fraude con tarjetas de crédito. Pese a eso, a fines de julio dio un paso hacia adelante: fue fichado por Cape Town City FC, que juega en la Premier Soccer League, la primera división sudafricana. ¿Cómo llegó? A través de un "representante cercano al equipo", por lo que lo presentaron como refuerzo estelar, pero duró tan solo 26 días en el equipo y nuevamente rescindió su contrato sin jugar.

Ver esta publicación en Instagram

Time for the next Chapter @capetowncityfc [R][R][R]

Una publicación compartida de Bernio Verhagen (@berniov28) el

Un mes después, recaló en Audax Italiano de Chile, pero a comienzos de octubre decidió irse, señalando que sus compañeros eran racistas. "Me decían mono, negro, esclavo. Me robaron la plata del vestuario. ¿Podés creerlo? Jugadores de un equipo profesional de fútbol. Tengo pruebas... tengo mensajes y videos", le contó Verhagen al diario chileno El Mercurio.

Sin embargo, el club trasandino desmintió los dichos del jugador a través de un comunicado y destacó: "El jugador abandonó sorpresivamente el país, sin autorización ni conocimiento por parte de Audax Italiano. Desconocemos los motivos de su determinación, aunque sí estamos conscientes de su molestia debido a la demora de su anterior empleador para enviar el TMS que lo habilitara para competir profesionalmente en Chile".

Su paso por Latinoamérica tampoco estuvo exento de polémicas: partió rumbo a Europa con su novia chilena Nayaret Muci, quien luego denunció a través de Instagram que la golpeaba, la escupía y la tenía "secuestrada en un hotel" de Dinamarca, donde recaló para jugar en Viborg FF, de la segunda división. Y esta vez el engaño fue tan grande que no se pudo sostener: Verhagen les hizo creer que les escribía en nombre de "Stellar Group", la empresa de representación que lidera el reconocido agente inglés Jonathan Barnett y que tiene en sus filas a Gareth Bale, entre otras estrellas del fútbol mundial.

Su paso por Dinamarca duró solo un entrenamiento. "No sabía dar un pase a tres metros", comentaron desde el club, que el 26 de noviembre publicó un comunicado. "El contrato con Bernio Verhagen ha finalizado y ambas partes lo han firmado", aseguró Morten Jensen, CEO del Viborg. "Está claro que ésta es una gran estafa que podría involucrar a muchas personas en muchos países".

Todo se realizó a través de correos electrónicos, documentos y llamadas telefónicas fraudulentas con personas que se hacían pasar por empleados de Stellar Group. Finalmente, acordaron que venderían al jugador a un equipo chino que mostraba interés, pero las supuestas cartas del conjunto oriental también eran falsas. ¿Cómo se dieron cuenta de la estafa? Al analizar el material, en Viborg detectaron que las direcciones de los correos que supuestamente recibían desde Stellar Group tenían una extensión ".co" en vez de ".co.uk", que sería la verdadera. Ahora, la institución ya trabaja con la empresa para denunciar el caso a la policía danesa.

Un día después de la denuncia del club danés, Verhagen fue arrestado por la Policía por un supuesto ataque y robo a varias personas, entre ellas a su novia Nayaret Muci, quien lo denunció por "amenazas de muerte" contra ella y su padre. Luego, el 3 de diciembre, las autoridades de Dinamarca lo acusaron de fraude, pero cuando se enteró que iba a estar en prisión preventiva hasta el 20 de enero, se dio a la fuga cuando era escoltado por la Policía. Pero la huida no se concretó: lo encontraron en un sótano de Holstebro, a 100 kilómetros de Viborg, cuando se fugaba rumbo a Suecia. Pero su historia ya tiene un final.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.