Selección argentina: un historial negativo ante las potencias y con hechos curiosos que pudieron cambiar el recorrido

Fuente: AFP - Crédito: Daniel Garcia
Julián Lichene
(0)
18 de mayo de 2020  • 00:01

La Argentina ha disputado 17 de los 21 mundiales. Por diferentes motivos, ha faltado a los de los años 1938, 1950, 1954 y 1970. Y ha enfrentado a todo tipo de rivales: débiles, de mediano calibre y potencias. En total, jugó 81 partidos: ganó 43 (53%), empató 15 (19%) y perdió 23 (28%) con 137 goles a favor y 93 en contra (diferencia de +44). Pero está abajo en el historial contra las potencias (ver aparte), como ante Alemania, Brasil, Inglaterra e Italia. E igualada con Uruguay. ¿Hace cuánto que la selección no gana en un Mundial uno de esos "partidos importantes", en referencia a la historia de ese equipo y la instancia puntual? A Holanda, en 2014, lo venció por penales. En medio del desarrollo, hubo algunos hechos en los cotejos que pudieron cambiar un poco la historia y el historial.

La amenaza y el subcampeonato: Luis Monti fue campeón con Huracán en (1921) y San Lorenzo (1923, 1924 y 1927). El Doble Ancho, brillaba como volante en la selección Argentina. Había ganado el Sudamericano de 1927 y obtenido la medalla de plata en los Juegos Olímpicos del 1928. En las dos instancias, jugando la final contra Uruguay.

El partido se repitió en otra final: en 1930, en Montevideo, durante el primer Mundial. Ese último encuentro tuvo circunstancias cargadas de tensión y violencia. A tal punto que uno de sus compañeros, años más tarde, describió la actitud del volante en la derrota 4 a 2. Pancho Varallo, joven delantero de ese equipo, contó que Monti jugó atemorizado: "Se la pasó levantando a los rivales del piso".

Fuente: Archivo - Crédito: dpa

Monti había sido amenazado vía carta por emisarios italianos camuflados que iban en representación de Mussolini para que jugara en la selección italiana el siguiente mundial, ya que el dictador tenía un dossier que hablaba de sus virtudes. Ellos eran Luciano Benetti y Marco Scaglia, quien en su libro Memorias de un agente secreto fascista, admitiría el hecho. La carta hablaba de matar a él o a su madre si la Argentina ganaba la final. El título fue para Uruguay y Monti, señalado como el gran culpable, aceptó la oferta para jugar en Italia con la Juventus y la selección. Allí Monti sí sería campeón del mundo, aunque también amenazado: "En el '30 me mataban si ganaba, en el '34 me fusilaban si perdía", recordó mucho tiempo después.

Una mala mirada: Semifinales del Mundial de 1966. En el sorteo de árbitros ocurre una irregularidad importante: se designan los jueces anticipadamente mientras representantes de otros países no pueden concurrir. Cuando llegan, se enteran que el inglés Finney dirigirá Alemania vs. Uruguay y el alemán Kreitner hará lo mismo con Inglaterra vs. Argentina. Pedro Escartín, delegado español, estalla: "No puede ser que dirijan árbitros de equipos involucrados en semifinales". La decisión ya estaba tomada. El jefe de la FIFA era el inglés Stanley Rous.

Argentina había hecho una muy buena primera etapa venciendo a españoles y suizos y empatando con Alemania, que sería uno de los finalistas. El equipo del Toto Lorenzo aguanta el ataque inglés y no lastima, aunque un tiro de Pinino Más pasa al lado del palo de Banks. A poco de terminar el primer tiempo, el juez echa a Rattín, el volante central argentino, por presuntos insultos ante una mala mirada del argentino y reiterados reclamos, que son evidentes. En esa época no había tarjetas. El partido queda demorado cerca de 10 minutos y Rattín pide un traductor. Pero la decisión es irrevocable.

En el segundo tiempo Argentina resiste, pero Más vuelve a preocupar a Inglaterra con un remate que pasa cerca del arco después de un magnífico pelotazo de Onega. Hasta que Hurst convierte el único gol de cabeza.

Campeones gracias a Pepe: Faltan dos meses para que empiece el Mundial en la Argentina. El 1º de abril, Mario Kempes, quien ya le había dado su palabra a Menotti de que estaría disponible para el torneo, juega con el Valencia ante el Sporting Gijón. Gana 1 a 0 el equipo Che con gol del cordobés. Pero luego del partido su rodilla derecha se inflama producto de un choque con un adversario. Al otro día el dolor es muy fuerte y consulta a los médicos del club, quienes le aconsejan operarse. Kempes se niega rotundamente.

Lo carcome la desesperación y aparece el miedo de perder su sueño mundialista. Junto a su padre obtienen un dato: en las afueras de Valencia, en un pueblito, atiende el curandero-masajista Pepe. Hacia allí se dirigen padre e hijo. El hombre, bajito, de pocas palabras y manos grandes, los recibe y comienza a trabajar con masajes sobre la rodilla lesionada. Uno, dos y tres días dentro de los cuales le prohibe al argentino que se entrene. En la última sesión y ante la desaparición del dolor le da la receta eterna al delantero: "Ponete una venda para que te sostenga la rodilla hasta el último día que juegues". A Mario le vuelve la tranquilidad. Y Argentina fue campeón.

Del palo al cabezazo y a la derrota: Van 1 a 1 en la soleada tarde de Marsella entre Argentina y Holanda del Mundial de 1998. Los naranjas dominan y someten a una selección que apuesta al contraataque. En una salida rápida, Verón asiste a Batistuta, que recibe el balón y remata un bombazo que retumba en el segundo palo de Van der Sar.

Fuente: AFP

Al rato, Holanda se queda con un jugador menos por la expulsión de Numan. Argentina se anima y comienza a atacar vía Ortega, quien amaga por adentro y sale por afuera ante el defensor Stam. En el contacto, cae. El árbitro mexicano Arturo Carter no sanciona penal. El arquero holandés sale a recriminarle al argentino una supuesta simulación y el delantero responde con un cabezazo en su rostro. La tarjeta roja aparece a tres minutos del final. El equipo queda aturdido. Faltando un minuto, el pelotazo desde más de 50 metros de Frank de Boer encuentra a Dennis Bergkamp en carrera ante la marca de Roberto Ayala y define magistralmente con tres dedos. En poco tiempo el equipo estuvo cerca de vencer y terminó cayendo.

Como un castillo de naipes: En el Mundial de Alemania 2006 la selección fue eliminada sin haber perdido un solo partido. La caída por penales ante el local, en los cuartos de final, fue producto de un empate cuando Argentina tenía todo para ganarlo. El gol de Ayala, tras un córner de Riquelme, había puesto en ventaja al equipo comandado por José Pekerman. A partir de ese momento Alemania empezó a empujar como pudo, pero sin claridad.

Riquelme en un contragolpe elige a Maxi Rodríguez por derecha cuando tiene solo a Crespo por izquierda y la jugada se diluye. Aunque estaba cansado, increíblemente es reemplazado por Cambiasso cuando se necesitaba a alguien que tuviera la pelota (Aimar pudo haber entrado).

Luego en un córner, Klose choca con Abbondanzieri y el arquero no puede continuar (entra Franco). El último cambio es Julio Cruz por Crespo para defender por arriba. Al minuto y por esa vía llega el empate en un centro perdido que Klose manda a la red.

¿Y Messi? Una fuente cercana a los hechos le contó a LA NACION casi la misma versión que divulgó hace poco Leandro Cufré, integrante del plantel: "Lionel no llegó en perfecto estado, tuvo alguna dolencia muscular. No lo vieron en condiciones para jugar. ¿Si podía haber entrado? En ese momento se pensó que sí, pero el partido estaba totalmente controlado". Luego llegaron los penales y el famoso papelito de Lehmann.

El detalle del historial de la Argentina en los mundiales

Estos son los historiales sobre los rivales que enfrentó en los mundiales. Le cuesta superar a potencias.

Argentina supera a: Francia (2 ganados y 1 perdido), Chile (1G, 1930), Estados Unidos (1G, 1930), Irlanda del Norte (1G, 1958), Bulgaria (2G, 1962 y 1986 -1P 1994), Hungría (2G, 1978 y 1982-1E 1962), Suiza (2G, 1966 y 2014) Corea del Sur (2G), España (1G, 1966), Haití (1G, 1974), Perú (1G, 1978), El Salvador (1G, 1982), Bélgica (2G-1P), URSS (1G, 1990), Japón (1G 1998), Jamaica (1G, 1998), Costa de Marfil (1G 2006), Serbia y Montenegro (1G, 2006), Irán (1G, 2014) Nigeria (5G), México (3G), Bosnia (1G, 2014) y Grecia (2G).

Está igualada con: Uruguay (1G y 1P); Polonia(1G y 1P), Islandia (E, 2018); Croacia (1G y 1P), Alemania Oriental (E, 1974) y Yugoslavia (E, 1990).

Está abajo ante: Alemania (1G, 2E y 4P); Suecia (1E, 2002 y 1P, 1934); Checoslovaquia (1P, 1958); Inglaterra (1G, 1E y 3P); Brasil (1G, 1E y 2P); Italia (3E y 2P); Holanda (1G, 2E y 2P); Camerún (1P, 1990) y Rumania (1E, 1990 y 1P, 1994).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.