El sello Bielsa en Leeds: del 4-1-4-1 al 2-5-3 y un ritmo de juego avasallante

El gol de Pablo Hernández a Swansea, con 7 jugadores de Leeds en el área rival y resuelto con una fórmula made in Bielsa: el centro atrás de Ayling
El gol de Pablo Hernández a Swansea, con 7 jugadores de Leeds en el área rival y resuelto con una fórmula made in Bielsa: el centro atrás de Ayling
Christian Leblebidjian
(0)
17 de julio de 2020  • 23:59

No hay mayor satisfacción para un entrenador que ver que su equipo lo representa, juega como él pretende. Un título, un ascenso, es el objetivo que puede alcanzarse a raíz de esa construcción. Marcelo Bielsa encontró ese placer en Leeds. Más allá de la satisfacción que dan los buenos resultados, el Loco se sienta en su heladerita y lo que ve lo reconforta. Bielsa también ha disfrutado esa sensación en otros equipos. Pero no es algo sencillo de lograr. Sea la idea que sea, el trabajo merece muchos entrenamientos y una buena comunicación, además de que el estilo madre encaje dentro de las características del plantel que un director técnico reciba.

Desde el sistema táctico, Bielsa moldeó para Leeds un 4-1-4-1 que, volcado en ataque, termina siendo un 2-5-3. Hay tips que el DT no ha modificado a lo largo de los años y que este equipo inglés también representa: la propuesta ofensiva, intentar hacerse dueño el mayor tiempo posible de la pelota y del partido desde la intención protagonista, una posesión promedio del 64,1 %, las presiones ofensivas y los ataques respaldados hasta con siete futbolistas pisando el área rival; triangulaciones para hacer los avances anchos, usando todo el campo de juego, para luego ser profundos.

Los desdoblamientos que nacen desde sus laterales para luego alternarse en los desbordes y terminar las jugadas con otro sello bielsista: los centros atrás. Sin ir más lejos, el gol de Pablo Hernández sobre el final ante Swansea, el que se festejó casi como el equivalente al ascenso,llegó luego de la enésima proyección del lateral derecho Luke Ayling y un centro atrás, al punto penal. Pero hubo muchos goles que, en el desarrollo del largo certamen del Championship, Leeds convirtió así.

En la recta final del Championship, Bielsa utilizó el sistema táctico 4-1-4-1 con Leeds; en el último partido ante Barnsley usó el 3-1-3-3-, con el lateral derecho Ayling como líbero
En la recta final del Championship, Bielsa utilizó el sistema táctico 4-1-4-1 con Leeds; en el último partido ante Barnsley usó el 3-1-3-3-, con el lateral derecho Ayling como líbero Fuente: LA NACION

La vocación ofensiva se ve reflejada también en la estadística de los remates. Por partido, Leeds suma en el campeonato un promedio de 16,4 disparos, de los cuales un promedio de 5,4 van en dirección al arco, según datos de ESPN. En los últimos dos partidos, más allá de que ganó, los esfuerzos físicos le costaron más y no estuvo tan claro para generar situaciones de gol: apenas 6, dos ante Swansea y cuatro frente a Barnsley.

Trata de salir jugando desde el fondo y con casi todos los futbolistas involucrados en la idea, pero el joven arquero Illan Meslier (20 años) también suele jugar largo con pelotazos cruzados hacia la mitad de la cancha. El francés, que entró en escena por la suspensión de Kiko Casilla, da físicamente cierta imagen de fragilidad y presenta algunas dudas en los tiros libres frontales y laterales rivales, pero respondió con atajadas importantes (incluso en el partido del jueves ante el último, Barnsley) y terminó con el arco en cero más de una vez. Ya en la temporada anterior había mantenido 11 vallas invictas de los 30 partidos que le había tocado atajar.

Bielsa suele dar muchas indicaciones durante los partidos de Leeds; los vive intensamente
Bielsa suele dar muchas indicaciones durante los partidos de Leeds; los vive intensamente

Pablo Hernández es "El conector", el mejor jugador. A los 35 años, el español tiene una claridad conceptual y un pase filtrado capaz de vulnerar hasta la defensa más férrea. Puede meterle un pase largo para la corrida de Bamford, o -en la movilidad y rotación del equipo- terminar él como wing derecho para asistir con un centro atrás a otro compañero que llega de frente para definir. Puede bajar a "destrabar" la posesión a la altura del 5 tapón y es el primer respaldo en el "ataque con 7" de Leeds.

El gol del central Cooper para el 3-0 de Leeds ante Stoke City; vino de una tercera jugada de pelota parada y esta vez fue Pablo Hernández quien asistió con un centro atrás
El gol del central Cooper para el 3-0 de Leeds ante Stoke City; vino de una tercera jugada de pelota parada y esta vez fue Pablo Hernández quien asistió con un centro atrás

Hernández (con el gol que le hizo a Swansea) se transformó en el jugador que participó directamente en mayor cantidad de goles desde que llegó a Leeds (2016/2017). Según las estadísticas de La Pizarra de Bielsa, tuvo incidencia en 68 goles, con 33 tantos y 35 asistencias. Iguala la marca de Lewis Grabban con 68 (59 y 9) y supera a Jarrod Bowen, con 64 (52 y 12) y Lukas Jutkiewicz, con 60 (43 y 17).

Bielsa tiene sólo tres delanteros en el plantel y los tres son N° 9: Patrick Bamford, Tyler Roberts (a quien utiliza en el 4-1-4-1 por detrás de Bamford) y Jean Kevin Agustín. Por las bandas usa volantes profundos; no extremos puros. Ellos deben tener características y sacrificio de mediocampistas también, como Jack Harrison, Hélder Costa, Ezgjan Alioski (reconvertido en lateral izquierdo), Ian Poveda.

El Leeds de Bielsa en ataque, con los centrales a la altura de la mitad de la cancha y los extremos abriendo todo el ancho del campo
El Leeds de Bielsa en ataque, con los centrales a la altura de la mitad de la cancha y los extremos abriendo todo el ancho del campo Fuente: LA NACION

Pese a ser amigo de la línea de 3, Bielsa sólo la utilizó de entrada (en el tramo final) en la victoria ante Barnsley (3-1-3-3) quizás porque no tenía al lesionado Kalvin Phillips: ubicó como líbero al lateral derecho Ayling, rodeado de los centrales Berardi y Cooper; y a White de 5 tapón. Pero incluso en el mismo partido luego la corrigió y regresó Leeds al 4-1-4-1 clásico. En el medio, el polifuncional Dallas arrancó por la derecha, se corrió a la izquierda y finalizó como volante central.

En las pelotas paradas, pese al modismo general europeo de defender en zona, Bielsa mantiene la marcación más "sudamericana", el hombre a hombre, más allá de dejar libre para que ataque la pelota a Bamford (1m85) y de ubicar en el rebote a Harrison. El resto, toma marcas. Además del 9, tiene buenas alturas en muchos titulares: Ayling (1m85), White (1m82), Cooper (1m84), Dallas (1m85), Klich (1m83) y Roberts (1m80); y si a Leeds le hacen un gol de cabeza, habrá responsables. En cada córner, cada uno sigue la dirección de la pelota y la marca.

Donde sí muchas veces tiene falencias Leeds es en la marca y el retroceso. Cuando no logra bloquear con presión o superioridad numérica, se le complica en los mano a mano. Por momentos se ve cierta fragilidad en la zona de volantes, en los duelos individuales, y muchas veces -cuando no corta con foules- su primera línea de oposición para los rivales es directamente su arquero. Ni que hablar cuando la acción se genera por una mala decisión en una salida desde el fondo, en un exceso de tenencia. Pero aún así no recibió muchos goles: 34 en 44 partidos.

Otra definición luego de un centro atrás: el gol de Bamford a Fulham; el centrodelantero de Leeds recibió una asistencia de Hélder Costa desde la derecha
Otra definición luego de un centro atrás: el gol de Bamford a Fulham; el centrodelantero de Leeds recibió una asistencia de Hélder Costa desde la derecha

Patrick Bamford merece un párrafo aparte. Debe ser uno de los pocos centrodelanteros que, midiendo 1m85, le escapa al roce y no le saca rédito al juego de espalda. Hizo muchos goles importantes y sus movimientos son bien interpretados por sus compañeros, pero salvo cuando pivotea de primera, lejos del arco y devolviendo una pared, o cuando recibe de frente dentro del área (ya para definir), casi no participa ni gana infracciones cerca del área rival que puedan ser otra vía para convertir. Hasta hubo un partido, ante Fulham (clave por el ascenso) en donde Bamford había hecho el 1-0, pero igual Bielsa lo sacó en el entretiempo.

Más allá del afecto que pueda existir entre ambos, el DT lo sacó. Lejos de ser una crítica, fue un elogio a la forma en que el técnico se gana el respeto de sus dirigidos, tomando decisiones siempre buscando el bien colectivo, lo que cree mejor para el equipo. Al final, los cambios ante Fulham mejoraron al Leeds y terminó imponiéndose 3-0, por los goles de Ezgjan Alioski y Jack Harrison.

Bamford, el centrodelantero en el que confió Bielsa; hay respeto y afecto mutuo entre el 9 y el DT
Bamford, el centrodelantero en el que confió Bielsa; hay respeto y afecto mutuo entre el 9 y el DT Crédito: @LUFC

Hay respeto y admiración entre Bamford y el DT. En pleno receso por la pandemia, el centrodelantero había dicho en una entrevista al diario británico "i": "Le debo mucho a Marcelo porque es el primer DT que me ha visto como un número 9. Otros técnicos han sabido que puedo hacerlo, pero me han hecho jugar como segundo delantero o como extremo derecho. Bielsa ha confiado plenamente en mí y me ha convertido en un mejor jugador".

Bielsa repitió hace poco que le cuesta disfrutar de los triunfos que fue consiguiendo Leeds. "No, esto no se disfruta. El único paso que se celebra es el definitivo, en caso de que se consiga", fue la frase tras vencer a Swansea sobre el final 1-0. Ni que hablar lo que sufrió ante Barnsley, cuando Leeds ganó 1-0 pero jugó mal, se desinfló físicamente y terminó demasiado metido cerca de su arquero. Probablemente el desahogo venga (ahora sí) con la confirmación del ascenso a la Premier League, con haber alcanzado el objetivo propuesto. Pero, en el fondo, seguro que el técnico se sintió representado por el juego de Leeds durante todo el desarrollo. Aún en los puntos altos y en los bajos, en los errores o en las pocas derrotas. Aunque a los técnicos no le den ninguna medalla por eso.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.