Serrizuela: "Es imposible que se nos escape el título"

El defensor de Independiente mostró su optimismo de cara a la última fecha del certamen; además, no dudó de la actitud de sus ex compañeros: "San Lorenzo va a poner lo mejor"
Francisco Schiavo
(0)
28 de noviembre de 2002  

La condición nómade del futbolista depara situaciones de las más variadas a lo largo de una trayectoria. Quién sabe... una jugada del destino, una cuestión de suerte o sólo una elección atinada. Tal el caso de Juan José Serrizuela, ex jugador de San Lorenzo. El defensor ganó dos títulos con el club azulgrana el año último y, ahora, con Independiente, está a punto de levantar otro trofeo... en el Nuevo Gasómetro.

Se lo nota decidido, aunque con el tradicional tono pausado, desganado para algunos. "En San Lorenzo dejé amigos, un buen recuerdo y gané un par de campeonatos (Clausura y Copa Mercosur). Ahora son otros tiempos y quiero dar la vuelta olímpica con Independiente. Se viene una final y los partidos decisivos se juegan con todo. El rendimiento puede no ser bueno, pero hay que ganar como sea. Hay que mejorar, pero sobre todo ganar porque es el último partido", aseguró.

Un ambiente pesado se condensó alrededor del plantel del Ciclón, finalista en la Copa Sudamérica. Que ponen a los titulares, que ponen a los suplentes... Serrizuela, despreocupado, mira el asunto de reojo: "San Lorenzo va a poner lo mejor. Ellos están jugando la Copa Sudamericana, pero van a querer ganarnos. El técnico es inteligente y sabrá qué hacer. Todos los jugadores tienen condiciones, son profesionales y están a la altura de un encuentro tan importante. Acá lo fundamental es lo que haga Independiente. Si hacemos las cosas bien no vamos a tener problemas para ganarles".

Una transpiración helada recorrió el cuerpo de cada hincha de Independiente el domingo último, cuando Boca estuvo a segundos de arruinarlo todo. El defensor revisó la campaña y jamás perdió la compostura. "Estaba tranquilo porque sabía que un gol íbamos a hacer. Porque Independiente anotó en todos los partidos. Aunque parezca mentira, eso nos da una confianza extra al entrar en la cancha. No jugamos bien, pero por suerte pudimos empatar. Siempre tuve el presentimiento de que no íbamos a perder con Boca. Los partidos duran 94 minutos."

El conjunto de Avellaneda se mantuvo en la cima a fuerza de orgullo y de temperamento. Lejanas suenan las goleadas y las actuaciones perfectas que deslumbraron a todos a mitad del certamen. "Nuestro rendimiento bajó de manera notable en los últimos cinco partidos. No manejamos bien la pelota y fallamos mucho en los pases. Debido a esa imprecisión nos llegaron demasiado. Sobre todo Boca, que desperdició varias posibilidades. No encuentro demasiadas explicaciones. Influyeron las lesiones y el cansancio. Además, los rivales se protegieron muchísimo más con el transcurrir de las fechas".

Y si de curva descendente se trata, Serrizuela agachó la cabeza y reconoció el declive personal. "La lesión (distensión en el aductor derecho, ante Estudiantes, por la 13ª fecha) me afectó bastante. Las molestias pasaron, pero me costó recuperarme en lo físico. En las horas que faltan espero ponerme diez puntos para recuperar ese ida y vuelta que tenía antes", reconoció.

La arenga, plena de optimismo, quedó para lo último. Serrizuela borró cualquier vestigio de incertidumbre y pronunció las palabras más deseadas. "Tenemos una oportunidad única y no la podemos dejar pasar. Ganamos una parte importante del campeonato el domingo último y ahora nos falta un punto para dar la vuelta. Estamos a un paso de la gloria y no dependemos de nadie. Es imposible que se nos escape el título."

"Boca se recibió de gallina"

Aun a la distancia, Juan José Serrizuela le puso algo más de aderezo al clásico con Boca, que se disputó hace cinco días en Avellaneda. "No sé si Independiente se habría recibido de gallina en caso de haber perdido porque eso no sucedió. Ellos tenían el partido para ganarlo y desperdiciaron varias posibilidades para liquidarlo. Al final, fue un empate. Por lo tanto, Boca se recibió de gallina", manifestó en declaraciones a Radio La Red.

Hubo más. Mucho se dijo, se hizo y se discutió. "El partido se puso caliente. Pero es lógico porque ellos prácticamente perdieron la chance del campeonato, por el que tanto habían luchado. Además, se les cortó la serie de cinco victorias consecutivas. Durante la semana se habló mucho y eso influyó dentro del campo de juego. Hubo alguna pierna fuerte, pero no se vio mala intención de ninguna de las dos partes. Pasamos una prueba brava. Decían que íbamos a aflojar, pero al final aflojaron ellos", comentó el defensor.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.