Tardó, pero llegó: cómo se construyó Lucas Ocampos, que a los 26 disfruta el mejor momento de su carrera

Debutó en primera cuando River estaba en la B Nacional, fue dirigido por Marcelo Bielsa, jugó en Milan y hoy es la estrella de Sevilla: Lucas Ocampos, muchas vivencias en una carrera que asciende a sus 26 años de edad.
Debutó en primera cuando River estaba en la B Nacional, fue dirigido por Marcelo Bielsa, jugó en Milan y hoy es la estrella de Sevilla: Lucas Ocampos, muchas vivencias en una carrera que asciende a sus 26 años de edad. Crédito: Instagram/LucasOcampos
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
6 de agosto de 2020  • 00:01

El martes 16 de agosto de 2011, River inició su tedioso y angustiante camino en la B Nacional para regresar a la máxima categoría. Ese día, en medio de la tensión y la incredulidad, Lucas Ocampos hizo su presentación absoluta en primera con tan solo 17 años y un puñado de amistosos informales encima. Con desfachatez, potencia, talento y desequilibrio, el juvenil se ganó su lugar y fue el único que disputó los 38 partidos de aquel interminable torneo en el que acumuló siete goles y cuatro asistencias. Lucirse en un contexto asfixiante no es para cualquiera, por eso hoy, con 26 años, nada de lo que vive en Sevilla es casualidad.

Con 16 goles y cuatro asistencias en 40 partidos (37 como titular), el extremo argentino atraviesa su mejor temporada desde su arribo al fútbol europeo hace ya ocho años. Con la camiseta número 5 en la espalda y la confianza de Julen Lopetegui desde el banco, Ocampos se volvió una estrella fundamental en la estructura 4-3-3 del equipo que finalizó en el cuarto puesto de la Liga de España y hoy buscará superar a Roma en el partido único de los octavos de final de la UEFA Europa League que se jugará en Duisburgo, Alemania.

Pese al extenso parate de más de tres meses por la pandemia de coronavirus, en la que debió disculparse y reconocer el error de violar la cuarentena en una reunión en mayo con las familias de los argentinos Éver Banega y Franco Vázquez y el holandés Luuk De Jong, este 2020 sigue siendo el año de la irrupción goleadora para el ex River, que anotó 11 goles en los 24 juegos que disputó, fue el goleador del equipo en la Liga con 14 tantos y hasta se lució como arquero improvisado con una atajada sensacional en tiempo de descuento hace algunas semanas en la recordada victoria ante Eibar.

Ocampos hoy es un todoterreno que reforzó su técnica con un imponente físico que le otorga potencia y velocidad. Puede ser mediocampista o extremo por su alto nivel de adaptación. Ataca y defiende los 90 minutos y entiende e influye en el juego como pocos. Por eso, en junio del año pasado, Sevilla invirtió 15 millones de euros y le selló un contrato de 5 años con una cláusula de salida de 70 millones, en una inversión sustentada por la visión de Monchi, el director deportivo del club.

Dos goles en tres partidos en el seleccionado argentino, en el que se estrenó el año pasado; aquí, con Marcos Acuña.
Dos goles en tres partidos en el seleccionado argentino, en el que se estrenó el año pasado; aquí, con Marcos Acuña. Fuente: Reuters

"Ocampos me enamoró al verlo en un Milan-Roma en Italia. Ganó Roma, pero Lucas hizo un partido magnífico y a raíz de ahí hubo un seguimiento importante. Intentamos reunir el perfil. Nos faltaba físico en la plantilla y él tiene un físico portentoso, en capacidad aeróbica y en fuerza y potencia. Y está despertando en algo que no era habitual, el gol. Está llegando arriba, el 4-3-3 es el sistema perfecto para él porque hace daño en los últimos 25 metros. Sé que tiene margen de mejora, porque creo que no ha exprimido todavía su potencial al cien", declaró Monchi en diciembre pasado en el canal Movistar Liga de Campeones de la TV española.

Alguna vez Ocampos confesó que se arrepiente de no haberle hecho caso a Claudio Ranieri cuando llegó a Mónaco: "Si lo hubiese escuchado, me habría convertido antes en un jugador físico. Y hoy sería mejor". Más tarde, entendió movimientos, pases y cómo distribuir la energía en el campo en Olympique de Marsella con Marcelo Bielsa. También aprendió el profesionalismo en Italia de la mano de Nicolás Burdisso en su paso por Genoa. Y principalmente potenció a fondo su físico desde que arribó al fútbol europeo: dejó atrás los 78 kilos que pesaba en la Argentina y alcanzó los 85 para mejorar su juego.

Pero su presente no hace más que confirmar que todos los pasos que dio en el pasado le permitieron crecer hasta transformarse en el jugador maduro que hoy brilla y hasta aparece en el radar de Real Madrid. Sus inicios fueron en las inferiores de Quilmes, hasta que River lo sumó en 2010 tras su participación en el Sudamericano Sub 15 de 2009. En aquel entonces, el club de Núñez adquirió los derechos federativos y en 2011, tras su participación en el Sudamericano y el Mundial Sub 20, debutó en el club, se volvió titular en el equipo de Matías Almeyda y se hizo uso de la opción de compra por el 50% de los derechos económicos en 300 mil dólares.

Ocampos y la camiseta de Sevilla, el club en el que llegó a atajar en un partido.
Ocampos y la camiseta de Sevilla, el club en el que llegó a atajar en un partido. Fuente: AFP

"Estábamos jugando en la B Nacional, en el momento más oscuro del club, pero para mí estábamos jugando la Champions League. Yo estaba cumpliendo un sueño: tenía 17 años y estaba jugando en primera, cosa que no le pasa a muchos jugadores, y encima en River. Lo disfruté un montón", reconoció hace pocos días en TyC Sports.

En agosto de 2012, consumado el ascenso y tras jugar únicamente el partido ante Belgrano que marcó el retorno a la primera división en el Torneo Inicial, River vendió a Ocampos a Mónaco, de Francia, que jugaba en la segunda división, en una cifra cercana a los 14 millones de euros. Como el club de Núñez solo tenía el 50% del pase (el resto se dividía entre Quilmes y un grupo empresario), recibió 8 millones entre la venta y las variables. Y su llegada a Francia fue el puntapié inicial de un desarrollo total.

En Mónaco estuvo dos temporadas y media y ayudó al equipo a lograr al ascenso en la Ligue 2 y reposicionarlo como un fuerte candidato en la Ligue 1. En total, acumuló 97 encuentros (43 de titular) con 15 goles en todas las competencias hasta que se fue en enero de 2015 a préstamo a Olympique de Marsella y luego en julio fue comprado por 7 millones de euros.

El atacante surgido de River, que pasó también por Olympique, de Marsella, es ahora una alternativa valiosa para Lionel Scaloni en la selección argentina.
El atacante surgido de River, que pasó también por Olympique, de Marsella, es ahora una alternativa valiosa para Lionel Scaloni en la selección argentina. Fuente: AFP

Allí su carrera entró en un pequeño bache. En un primer momento, jugó un año y medio con 39 partidos (16 de titular) y 6 goles en Marsella, pero luego pasó la temporada 2016/17 sin lucirse en el fútbol italiano: fue cedido a Genoa (17 juegos, 14 de titular y 3 goles) y a Milan (12 encuentros, 4 de titular y sin goles). Hasta que en las temporadas 2017/18 y 2018/19 logró afianzarse en Marsella con el entrenador francés Rudi García: acumuló 93 partidos (78 de titular) con 21 goles y fue subcampeón de la UEFA Europea League.

Hoy Sevilla disfruta y exprime al máximo a la joya argentina que también sueña con la selección argentina, donde ya acumula tres amistosos y dos goles en el ciclo de Lionel Scaloni. Con 26 años, Ocampos demuestra que tiene todo el potencial para instalarse en los primeros planos del fútbol mundial.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.