Tiene 16 años, juega en los seleccionados de fútbol y handball y le gustaría estudiar neurocirugía

Chiara Singarella integra el seleccionado argentino juvenil de handball, en el que fue campeona del Sudamericano de 2017; por ahora tiene la posibilidad de formar parte también del sub 17 de fútbol.
Chiara Singarella integra el seleccionado argentino juvenil de handball, en el que fue campeona del Sudamericano de 2017; por ahora tiene la posibilidad de formar parte también del sub 17 de fútbol. Crédito: Gonzalo Pacheco / CAH
Olivia Díaz Ugalde
(0)
8 de mayo de 2020  • 23:59

Tal vez su fanatismo por el deporte sea heredado de su abuelo materno, arquero de Luján SC y de la selección mendocina de fútbol. O bien de su padre, que dividía su tiempo libre entre las prácticas de fútbol y handball. También puede deberse a su madre, profesora de educación física y amante de los deportes en conjunto. Chiara Singarella es capaz de pasarse horas y horas frente a la TV mirando partidos, cualquiera fuera y siente una particular predilección por ser parte de un equipo.

No hay mucho misterio, entonces, para que esta adolescente despliegue su pasión a la par de los estudios, dividiendo su tiempo entre el colegio, el handball y el fútbol. Juega por Municipalidad de Maipú y Las Pumas, y en los seleccionados argentinos junior de handball y Sub 17 de fútbol.

Nació en Mendoza y tiene 16 años. Es una pieza fundamental en los equipos de los que forma parte. Sabe ubicarse, lee muy bien el juego, encuentra los espacios y se mueve con sapiencia, tanto en el handball como en el fútbol. Hace valer los más de diez años entre ambas prácticas, con adaptación y aprendizaje de conceptos de un deporte y otro. No siente presión: lo hace con gusto, lo disfruta. No conoce aún sus límites y se anima a soñar, pero mantiene firmes los pies sobre la tierra. Sin soslayar un objetivo a futuro: ser neurocirujana.

La ubicación, las gambetas y el manejo de la pelota son virtudes de la Chiara mediocampista; puesta a elegir entre el fútbol y el handball, tomaría el primero por su salida laboral, pero le gustaría seguir la carrera de medicina.
La ubicación, las gambetas y el manejo de la pelota son virtudes de la Chiara mediocampista; puesta a elegir entre el fútbol y el handball, tomaría el primero por su salida laboral, pero le gustaría seguir la carrera de medicina. Crédito: Stefanía León / AFA

"Del handball lo que más me atrapa es que es un juego muy dinámico y aguerrido. También el fútbol es aguerrido, pero no hay tanto contacto ni comunicación. Son distintos. En handball, al jugar como central o pivote, tengo mucha visión del campo de juego y creo que soy bastante buena para los pases sorpresivos. Ser pivote y la buena visión me permiten moverme cerca del área y en los espacios más libres. En fútbol soy volante y pienso que tengo un buen remate, y que ando bien en regatear o dribblear con la pelota. Además de que sé ubicarme bien en los espacios. Creo que el handball me dio eso", explica desde Mendoza la joven que desde los seis años está inmersa en el deporte.

Singarella integró el equipo nacional sub 14 de fútbol y actualmente está en el sub 17, y resultó la deportista argentina más joven en los Juegos Odesur Cochabamba 2018, al integrar a los 14 años el seleccionado sub 20 que participó en ese torneo. En el handball, en tanto, fue campeona del Sudamericano Juvenil de 2017.

Su realidad se vio modificada por el coronavirus. Los viajes, las concentraciones, el Sudamericano Sub 17 de fútbol y el torneo Centro y Sur de handball, clasificatorios para mundiales ambos, se vieron truncos. Los entrenamientos pasaron a ser individuales en el patio de su hogar y las bromas y distracciones con sus compañeras existen vía grupos de WhatsApp.

"Las rutinas del club de handball están rebuenas porque además de ser duras, son divertidas. Por el grupo mandamos los videos en los que hacemos las rutinas y nos matamos de risa. Desde AFA nos mandaron trabajos que se adaptan a lo que podemos tener en casa y están muy buenos, porque incluyen zona media y tren inferior y superior. Al profe del seleccionado le mandamos nuestros videos de entrenamiento y él siempre nos contesta, nos corrige y nos felicita. Además, nos motiva y eso es relindo", cuenta Chiara para LA NACION respecto a su nueva realidad.

"Mis compañeras de handball y yo habíamos empezado a entrenarnos por videollamadas algunos días, pero las de fútbol nos entrenamos solas porque es más difícil encontrar un horario; hay mucha diferencia de edades. Lo hacemos siendo muy responsables y respetuosas con las compañeras, sabemos que cada una se entrena tres o cuatro veces por semana. Tiramos todas para el mismo lado. Es un grupo muy lindo", añade.

Zurda para patear en fútbol; diestra para lanzar en handball.
Zurda para patear en fútbol; diestra para lanzar en handball. Crédito: Stefanía León / AFA

El estudio, la otra parte importante de su vida

Eso no implica que descuide sus obligaciones escolares en el colegio Santa María Goretti, de Luján de Cuyo. Si bien durante el calendario regular goza de asistencia temporal, dados los viajes a Buenos Aires para las concentraciones, se esmera en los cursos y aprueba cada una de las materias. Sabe que primero tiene que cumplir las tareas educativas. También es dedicada para los idiomas (estudia inglés desde muy chica): sabe que son una salida profesional y una conexión con el mundo.

"Trato de hacer las cosas de la escuela primero, así me queda tiempo libre para las rutinas que nos dan el club y la selección. Estoy aprovechando todo lo que puedo este tiempo para adelantar, así cuando nos toque volver a entrenarnos en la selección podré irme sin problemas. Este año fui sólo una semana, porque después tuvimos un viaje de la Sub 17 de fútbol a Uruguay", afirma Singarella.

En el seleccionado de handball juega como pivote, cerca del área; una de sus habilidades es la ubicación, con la que suele anticiparse para ganarles las espaldas a las defensoras.
En el seleccionado de handball juega como pivote, cerca del área; una de sus habilidades es la ubicación, con la que suele anticiparse para ganarles las espaldas a las defensoras. Crédito: Gonzalo Pacheco / CAH

-¿Qué planes tenés para una vez finalizada tu etapa escolar?

-Estoy en cuarto año, aún me falta un año y medio. Pero cuando termine el colegio me encantaría estudiar medicina. Me interesa mucho el tema de la neurocirugía. Y si bien aún no me hicieron tomar la decisión de elegir uno de los dos deportes, de tener que hacerlo creo que me inclinaría por el fútbol, por la salida profesional que tiene. En la Argentina ya está semiprofesionalizado y en el mundo es una puerta de acceso a universidades y clubes. Estoy viendo. Pensaba irme a fin de año a Estados Unidos o España para probar, pero este tema [la pandemia] frenó todo. Además, se nos corrió -si nos clasificábamos- la fecha del Mundial de India, que iba a ser a fin de año, pero ahora no se sabe mucho... Esas dos son mis opciones; serían lo mejor. ¡Ojalá se dé alguna!

Sabe lo que quiere y trabaja para alcanzarlo. Es consciente de que sin sacrificio es difícil llegar a la meta. Y como todos, necesita del amor de su familia para impulsarse. Por eso se refugia en su hogar, con su mamá, su papá y su hermano menor. Comparte afecto hasta en los mates vespertinos en el patio de la casa y en las charlas de sobremesa. También distrae su mente tocando el piano y con idas al cine. Mira de reojo las salidas nocturnas y los boliches: prefiere un día soleado -si es fin de semana, mejor-, vestir la camiseta celeste y blanca y tener un partido por afrontar.

¡Gol! El tiro al arco es uno de los mejores aportes que Singarella le hace al sub 17 de fútbol.
¡Gol! El tiro al arco es uno de los mejores aportes que Singarella le hace al sub 17 de fútbol. Crédito: Stefanía León / AFA

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.