Usos y costumbres de los ídolos criollos

Juan Butvilofsky
(0)
18 de junio de 2012  • 08:23

El primer gol que hice en mi vida fue en contra (risas). Empaté, en el último minuto, la final del torneo de fútbol de cuarto grado. Para colmo, al impactar la bola se me voló el zapato. Evidentemente, había nacido para ser distinto; sólo debía encausarlo… Veintisiete años después, gracias a los usos y costumbres de los ídolos del balompié criollo, entendí que para ejercer el don de la popularidad, además de patear hacia el arco rival, es necesario atender ciertos aspectos complementarios. Sea como Verón, Milito, Almeyda o Palermo. Anote esta receta para lograrlo…

Un apodo singular, un corte de pelo imitado y un tatuaje visible son distintivos fundamentales. Deje al Juan Gómez con jopo adentro de su armario. Sea el "Manguera" Gómez, con dreadlooks hasta la cintura, y un tatuaje de la "Mona" Jiménez en uno de sus antebrazos. Y si es pelado, aféitese la cabeza al ras y déjese la barba candado. Sea el "Patovica" Gómez (sólo si juega de cuatro).

Una foto escandalosa y una frase memorable suelen aumentar los niveles de popularidad al máximo. El álbum de su expedición por Lesoto es el puente hacia la titularidad. No etiquete a nadie. Se ganará hasta el respeto del árbitro... "Como Gómez en Lesoto", a la hora de pedir una marcación hombre a hombre, será la máxima utilizada por propios y extraños.

Y si usted es futbolista profesional y procura llegar al Olimpo; como la "Bruja" Verón, el "Gaby" Milito, el DT Almeyda o el "Loco" Palermo; deberá sumarle a lo anteriormente expuesto: buenos rendimientos; goles; un palmarés robusto; una experiencia en Europa; un momento en un mundial; coherencia al decir y al hacer, de tanto en tanto; la novia de toda la vida, o toda la vida con novias (califican los dos casos); un bolo en "Graduados"; una tapa en la revista "Hola"; un grupo de cumbia que le dedique un hit (y cantarlo); cantar bien el himno, o balbucearlo con perfil bajo; y, si se puede, que retiren su camiseta y que le regalen un arco.

¿Cuál será su extravagante apodo, estimado lector de "Canchallena"?

¿Cómo será su nuevo peinado?

¿Y qué foto nos va a mostrar?

Ha nacido un nuevo ídolo criollo. Brujas bajarán desde el cielo de los estadios, sólo para homenajearlo. Ajústese los cordones y patee hacia el arco de enfrente. "Manguera", usted ya está preparado…

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.