Y un día nació la pasión por el soccer

Kim Mandel
(0)
30 de junio de 2014  

PHOENIX, Arizona.- Miles y miles de personas en las plazas mirando a una pantalla gigante, otras cuantas personas en bares siguiendo el partido por televisión, y muchas otras que se escaparon del trabajo para seguir a su equipo.

¿En la Argentina? No... ¡en los Estados Unidos! Hay una pasión sorprendente, jamás vista en una Copa del Mundo, y por los resultados del equipo estadounidense. El hecho de que el equipo rojo, blanco y azul haya sobrevivido a un grupo muy difícil con Portugal, Alemania y Ghana y esté en los octavos de final tiene al país alborotado.

Es la primera vez que el equipo norteamericano alcanza esta instancia en la Copa del Mundo en dos oportunidades consecutivas. El director técnico, el alemán Jürgen Klinsmann, que dijo antes de empezara la competencia, que su equipo no iba a ganar la Copa, considera este hecho "uno de los logros más grandes en la historia del soccer del país.

Entre los televidentes de ESPN y Univisión, un total de 26 millones de personas miraron al partido contra Portugal. Y Obama difundió una foto suya mirando el partido ante Alemania, en el avión presidencial. Fue el evento deportivo más visto en lo que va el año, con la excepción del fútbol americano.

Hay varios hechos que explican el auge del soccer. Uno es que muchos chicos y chicas lo juegan en la escuela tanto primaria como secundaria. Otra es que hay más de 53 millones de hispanos viviendo en los Estados Unidos y son fanáticos del soccer.

Difícilmente reemplace al fútbol americano o al béisbol como el deporte nacional favorito, pero de que está cosechando seguidores no cabe ninguna duda.

26

millones de personas vieron el partido de EE.UU. frente a Portugal, superando la audiencia de la final de la NBA, que tuvo 25 millones de espectadores.

43

por ciento es el aumento en publicidad que tuvieron las cadenas de televisión que emiten Brasil 2014 en los Estados Unidos respecto de Sudáfrica 2010.

Por: Kim Mandel

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.