Por andar en medias, el Nº 1 del mundo se quedó sin torneo

Johnson se resbaló en una escalera, se lesionó y debió retirarse; un líder sorpresa: Hoffman
(0)
7 de abril de 2017  

Hoffman fue el sorprendente líder tras la primera vuelta
Hoffman fue el sorprendente líder tras la primera vuelta

AUGUSTA, Estados Unidos (De un enviado especial).- Dustin Johnson llegó al Augusta Golf Club con la intención de jugar el Masters, pero en el fondo sabía que era muy difícil, que el golpe en la espalda al rodar en una escalera en la casa que alquiló cerca del campo sagrado de este deporte en los Estados Unidos había sido durísimo y que si no fuera por el torneo del que se trataba, el anuncio de su retiro habría ocurrido antes.

El estadonuidense, número 1 del mundo, bajaba los peldaños en medias para ir a buscar algo en su coche (que también debe ser alquilado), como cualquiera lo haría en el lugar que habita cada día, y se resbaló. Pero no era su casa y quizá producto del desconocimiento de los rincones de la vivienda, se le dificultó el cálculo de la pisada. Luego, calificaría el desliz como freaky (es el vocablo en inglés; extravagante o raro, en español).

Los calmantes cumplieron a medias con Johnson, la noche no fue como un deportista de alta competencia necesita para llegar en forma, y finalmente, el hecho determinante: su entrada en calor fue un ir y venir, parar y arrancar, en una muestra clara de que no había mucho por hacer. "Estuve haciendo todo lo que pude en el intento de jugar. Simplemente no siento que tenga alguna oportunidad", dijo ante los medios que lo rodearon después de que se dirigió al tee del hoyo 1, para finalmente no dar el primer golpe. Los 90 minutos de kinesiología en el Augusta National tampoco alcanzaron. "Quiero jugar más que cualquier otra cosa, pero apenas puedo hacer el swing; es una lástima", añadió. Si casi nunca es expresivo, no había lugar para gestos de pesar que apoyaran sus palabras al dar la noticia temida por la multitud que asiste al Masters.

Otra sorpresa del día, pero mucho más agradable, la dio el local Charley Hoffman, que con una vuelta de 65 (-7) quedó en la punta del Masters con cuatro golpes de ventaja sobre su compatriota William McGirt. Hoffman, de 50 años, hizo cuatro birdies en la ida y cinco en la vuelta, para compensar con creces el doble bogey del 3 y el bogey del 5. Los trece hoyos que siguieron fueron un torbellino que desactivó al viento que mortificó al resto.

Hoffman entró en el PGA Tour a los 40 años y jugó tres veces el Masters, con un 9° puesto en 2015 como su mejor clasificación, y obtuvo cuatro títulos de la gira. Él tampoco pudo abstenerse de hacer referencia al viento, y quizá por eso opinó: "Fui un poco afortunado; me puse en posición de hacer birdies, con largos putts en los que uno suele querer morirse por quedar muy cerca". Y fue aún más sincero: "Lo realista era pensar en terminar en el par".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.